viernes. 27.01.2023

El sindicato CSIF ha denunciado la "precaria" situación de la Comisaría de la Policía Local de Santander, que lleva "meses" sin calefacción ni agua caliente en las duchas desde que se averiara la caldera en noviembre del año pasado, y ha pedido al Ayuntamiento una "solución urgente" a esta situación.

En un escrito presentado ayer en el Consistorio, del que ha informado hoy el sindicato, el delegado de CSIF en este cuerpo, Manuel Garzón, señala que los agentes, al término de su jornada laboral, "se ven obligados a ducharse con agua fría y a pasar el invierno, noches incluidas, a una temperatura claramente inadecuada".

"Una gota más sobre un vaso desbordado hace ya tiempo debido a la situación de precariedad que sufre el cuerpo de seguridad acuciado por múltiples problemáticas", añade Garzón, que subraya que la ciudad "únicamente cuenta a día de hoy, con cerca de 201 efectivos, aunque la ratio marca que deberían ser 260 y Europa recomienda un total de 310".

Por ello, demanda nuevamente información acerca de los procesos selectivos "que se encuentran paralizados, pese a ser necesarios para cumplir la normativa", y recuerda que "continúan pendientes de provisión 29 puestos de Policía Local y otros 5 por turno de movilidad, además de la plaza de Intendente".

Esta última reviste, a su juicio, "especial gravedad". "Tememos que no se ejecute la oferta", agrega, "puesto que a día de hoy ni siquiera se ha confeccionado el tribunal". Por ello, desde CSIF aconsejan que "cada uno de los 25 participantes inscritos en dicha oferta" soliciten también por escrito la ejecución de la citada plaza.

Para Garzón, a la "desidia institucional" relativa a los medios humanos se suma el "desastre material" que sufre la Policía Local en sus comunicaciones desde 2016, cuando se decidió cambiar el sistema que utilizan, además, Protección Civil, Bomberos y Agentes de Movilidad.

Así, según dice, el Gobierno local sustituyó una tecnología que "funcionaba perfectamente" y resultaba gratuita para las arcas municipales, al ser sufragada por el Gobierno de Cantabria, por un conjunto de emisoras y repetidores, "valorado en 220.000 euros", que "falla desde que se instaló hace ya seis años".

Al respecto, destaca que una auditoría externa realizada en 2018 concluyó que el sistema "fallaba en casi el 80% de los casos", de manera que "4 de cada 5 veces los profesionales se hayan expuestos y deben usar sus propios teléfonos móviles" para prestar el mejor servicio posible a los ciudadanos. "Problema que continúa a día de hoy y puede desembocar en una tragedia fácilmente evitable", recalca.

En esta misma línea, destaca entre las "últimas deficiencias" la falta de chalecos antibalas. "Tras haberlo pedido durante años, parecía que el problema se iba a solucionar, pero la licitación se ha paralizado y seguimos sin una protección que es vital", explica.

Por último, recuerda que han pasado "otros cuatro años" desde que arrancaron las obras de la nueva sede de la Policía Local en Camarreal, aunque el edificio continúa con "problemas serios de humedades" en la planta subterránea y en espera de recibir las cámaras de seguridad y los equipamientos informáticos. Por este motivo, CSIF exige, una vez más, poder visitar las instalaciones.

Comentarios