miércoles 8/12/21
POLÍTICA

La resaca de los Presupuestos incrementa la distancia entre PSOE y Podemos

Después de aprobarse las cuentas de 2018, la formación morada apunta al portavoz socialista en el Parlamento como el responsable de no llevar a la reunión mantenida el pasado miércoles los acuerdos a los que habían llegado con el líder del PSOE Cántabro, Pablo Zuloaga.

Víctor Casal niega “la mayor” y asegura que los socialistas llevaron las “enmiendas de Podemos”, muchas de las cuales se han aprobado este viernes, pero no las “líneas rojas muy marcadas” del partido en la oposición, al que acusa de no querer negociar.

Reunión entre Podemos, PRC y PSOE. Foto: edc
Reunión entre Podemos, PRC y PSOE. Foto: edc

El bipartito PRC-PSOE ha sacado adelante en el Pleno del Parlamento de Cantabria celebrado este viernes el presupuesto de 2018, que asciende a 2.729 millones de euros y que, tal y como estaba previsto, solo ha contado con el apoyo del exdiputado de Ciudadanos Juan Ramón Carrancio, considerado tránsfuga tanto por los partidos en el Gobierno como por la oposición, que durante el debate ha responsabilizado al presidente Miguel Ángel Revilla de pactar con un “tránsfuga”. Pero esta sesión parlamentaria ha dejado también una resaca en forma de un mayor distanciamiento político entre Podemos y PSOE, que junto a los regionalistas mantuvieron una reunión el pasado miércoles en la que la formación morada acusó al PRC y a su portavoz, Pedro Hernando, de boicotear el encuentro. Sin embargo, según la documentación a la que ha tenido acceso eldiariocantabria los acontecimientos se habrían desarrollado de otro modo.

La reunión del pasado miércoles estuvo precedida por conversaciones entre la dirección de Podemos y la del PSOE, entre las que al parecer “sí había voluntad” de llegar a un acuerdo para aprobar los presupuestos. Reuniones que se desarrollaron entre el lunes por la tarde y durante toda la jornada del martes, y en las que se llegaron a “acuerdos no cerrados” tanto en enmiendas a las cuentas de 2018 como en otros aspectos extrapresupuestarios, entre ellos un “pacto antitransfuguismo” y el puerto de San Vicente de la Barquera.

Las enmiendas presentadas por Podemos eran algo que tanto PRC como PSOE ya tenían sobre la mesa, pero los acuerdos extrapresupuestarios solo fueron presentadas por la formación morada

A pesar de la sintonía entre la ejecutiva encabezada por Pablo Zuloaga y el equipo negociador de la formación morada, dichos acuerdos no llegaron a la mesa de negociación, al menos por la parte socialista y, por extensión, del Gobierno. Y el motivo, según la información a la que ha tenido acceso este diario, habría sido el portavoz socialista, Víctor Casal, al que el secretario general de su partido envió los puntos acordados en las negociaciones con Podemos, pero que finalmente solo se presentaron por parte de la formación morada.

En realidad, lo que “dinamitó la conversación” fueron los acuerdos extrapresupuestarios. Las enmiendas presentadas por Podemos eran algo que tanto PRC como PSOE ya tenían sobre la mesa, pero las medidas ajenas a las cuentas solo fueron presentadas por la formación morada. Dado que los regionalistas desconocían esta información previamente, que afectaba tanto a las negociaciones ya avanzadas con Juan Ramón Carrancio como al proyecto regionalista del puerto de San Vicente, rechazaron su incorporación en lo que parecía ser una decisión de última hora, a pesar de que debería haber sido comunicada por el portavoz socialista. Todo ello a pesar de que, según estas mismas informaciones, Zuloaga estaba al tanto de lo que ocurría en dicha reunión a la que él no acudió.

LÍNEAS ROJAS

Ante estas acusaciones, Víctor Casal ha “negado la mayor”. A juicio del portavoz socialista, “Podemos está enfadado” con el desarrollo de las negociaciones y la aprobación final de los Presupuestos. Según ha confirmado a este diario, lo que el PSOE y el PRC llevaron a la reunión fueron las “enmiendas de Podemos” que se iban a negociar, “pero de ellas no hablamos”, a pesar de que, como ha explicado, “hoy hemos aprobado muchas”.

De hecho, Casal asegura que fue la formación morada la que “no quería negociar” en ningún momento, pues llevaron a la reunión “líneas rojas muy marcadas” como la de la Renta Social Básica, asegurando que pidió que le enviaran a través de sendos mensajes esos puntos acordados, en principio, con Pablo Zuloaga.

Casal asegura que fue la formación morada la que “no quería negociar” en ningún momento, pues llevaron a la reunión “líneas rojas muy marcadas”

“Es mentira”, ha aseverado en referencia a las informaciones que le acusan, afirmando que “sí había disposición de hablar por parte del PSOE”, y reiterando que muchas de las enmiendas presentadas por Podemos, y que eran las que “nosotros llevábamos”, se han aprobado este viernes.

DEBATE

Este distanciamiento entre Podemos y PSOE se ha conocido minutos después de que el Parlamento aprobara, con votos de PRC, los socialistas y Juan Ramón Carrancio, las cuentas para 2018. El acuerdo del Gobierno con el diputado considerado “tránsfuga”, negado hasta última hora por ambos partidos pero reconocido desde el primer momento por este último, que defiende que no es un tránsfuga, ha supuesto principalmente cambios en la reforma fiscal planteada por el bipartito, en concreto en los impuestos de sucesiones y donaciones y en el de transmisiones patrimoniales que grava la compraventa de viviendas de segunda mano, con el objetivo de aminorar el impacto de la propuesta del Gobierno sobre las rentas medias.

El transfuguismo ha sido el gran protagonista del debate presupuestario de este año, después de unos meses en que PP, Podemos y Cs ya venían refiriéndose a Carrancio, tras su salida de Cs este verano, como "el diputado 18" -el que le falta a la coalición PRC-PSOE para alcanzar la mayoría absoluta en la Cámara-.

Las acusaciones de los tres partidos se intensificaron con el rechazo de sus enmiendas a la totalidad gracias al no de Carrancio, que alineó su voto con el de PRC y PSOE. Sin embargo, socialistas y regionalistas aseguran que han intentado negociar con todos los partidos, pero que PP y Cs "no han querido".

Y es que, a juicio de los grupos que conforman y sustentan al Ejecutivo regional en la Cámara, ni PP, ni Cs y tampoco Podemos "no quieren Presupuesto" y, por ello, "no han trabajado" en estas cuentas, algo que han negado estos partidos de la oposición.

Podemos ha explicado que si no se ha llegado a un acuerdo es porque el Gobierno ha incumplido sus compromisos

Así, el PP le ha respondido que lo que "no quería era un mal Presupuesto" como el que, a su juicio, se ha aprobado, y ha señalado que el "problema es que no se ha podido negociar" el Presupuesto porque "estaba negociado" y "cerrado" con Carrancio y, por tanto, ha considerado un "paripé" el resto.

Por su parte, Podemos ha explicado que si no se ha llegado a un acuerdo es porque el Gobierno ha incumplido sus compromisos y el diputado de Ciudadanos, Rubén Gómez, ha asegurado que PRC y PSOE "no han hecho nada por negociar". Además, también ha aludido a los incumplimientos del acuerdo presupuestario al que llegó su formación con PRC y PSOE para aprobar los Presupuestos de 2017.

En contra de esto, PRC ha defendido que su partido ha cumplido la mayoría de los acuerdos firmados con Podemos en el pacto de investidura por el que el partido morado permitió con su abstención la elección de Revilla como presidente y también ha asegurado que el Gobierno bipartito ha cumplido el "85%" de los compromisos del pacto presupuestario suscrito entre PRC, PSOE y Ciudadanos para aprobar las cuentas de 2017.

El consejero de Economía y Hacienda, el socialista Juan José Sota, abrió el debate a primera hora de este viernes con una presentación en la que dio las gracias a Carrancio por facilitar la aprobación del presupuesto porque "por encima de cualquier debate se antepone el interés general de Cantabria".

La tramitación parlamentaria de los presupuestos y de la Ley de Medidas Fiscales que lo acompaña, ha tenido también como principal hito la fallida negociación del bipartito con Podemos, que ha estado abierta hasta el último momento. De hecho, el partido morado instaba este mismo jueves al secretario general del PSOE, Pablo Zuloaga, a parar la tramitación del presupuesto y todavía en el debate de esta mañana ambas partes se instaban a reflexionar y reconsiderar sus posturas.

De esta forma, la coalición presidida por Revilla ha sacado adelante los tres presupuestos de la legislatura actual cada año con diferentes apoyos.

El de 2016 se aprobó con la abstención de Podemos, que también favoreció la investidura de Revilla como presidente tras la firma de un acuerdo con el PRC. Y el de 2017 salió adelante con la abstención de Ciudadanos, previa acuerdo firmado por el presidente y la vicepresidenta cuando la formación naranja contaba todavía con dos diputados.