domingo 24/10/21
POLÍTICA

Una nueva realidad política y social esperada desde hace tiempo

Las elecciones generales han impedido que la moción de confianza para José Ramón Blanco se haya producido antes.

El líder de Podemos en Cantabria, José Ramón Blanco, junto a la diputada Verónica Ordóñez
El líder de Podemos en Cantabria, José Ramón Blanco

Este miércoles el Consejo Ciudadano de Podemos Cantabria sacará adelante la moción de confianza que varios miembros plantearán a José Ramón Blanco, actual secretario general de la formación. Los motivos, ya conocidos, son el autoritarismo y el nepotismo con el que ha dirigido el partido. El pasado 9 de enero se celebraba una nueva convocatoria del Consejo en la que, en principio, se abordaría esta cuestión, que finalmente fue aplazada. Pero el problema no es nuevo, ni siquiera se ha producido en 2016.

La incómoda situación que arrastra Podemos en Cantabria se genera unos meses antes, incluso antes de las elecciones generales del 20 de diciembre. La actitud de Blanco, quien no reconoce al Consejo Ciudadano y ha situado en puestos clave a varias personas de su confianza (el núcleo duro está formado por Marcos Martínez, Óscar Manteca y David González), ha provocado la renuncia de muchos consejeros incluso antes de la cita electoral.

Y ese ha sido el principal escollo para no precipitar los acontecimientos. Como explicó la formación en un comunicado del pasado 23 de diciembre, la jornada electoral dejó en Cantabria un “panorama político mucho más plural del que había hace cuatro años”. Podemos Cantabria, con 62.219 votos, ha logrado que Rosana Alonso sea miembro del Congreso para, como ha afirmado la formación, convertirse en “instrumento para el cambio que necesitamos”.

Sin embargo, ya entonces la formación morada hablaba de “un nuevo tiempo” para el partido, preparándose para “un importante periodo de reorganización”. Una reorganización profunda que “alcanzará al Consejo Ciudadano Autonómico”, así como a las “secretarías, áreas y responsables”.

De dichas palabras se desprende, por ejemplo, la decisión del Consejo de apartar a Manteca de la Secretaría de Comunicación. El afectado no solo incumplió dicho acuerdo, sino que contó con el consentimiento de Blanco, uno de los motivos que han precipitado la convocatoria extraordinaria de este miércoles.

A finales de diciembre la diputada regional de Podemos, Verónica Ordóñez, no quiso detallar ningún plazo en el desarrollo de los acontecimientos. Es un “periodo de reflexión interna” que permite a Podemos “hacer frente a una nueva realidad política y social”, ha explicado la formación, decisión que se tomó el pasado lunes.

“Queremos seguir trabajando a pie de calle y en las instituciones”, han mencionado en nota de prensa, logrando que los círculos y los Consejos Ciudadanos Municipales “cobren una mayor importancia”, de modo que Podemos “se consolide en Cantabria como una herramienta de cambio al servicio de la gente”.

Comentarios