viernes. 19.08.2022
ENTREVISTA

“El gran objetivo es desbancar al PP en las elecciones generales y gobernar este país para cambiarlo”

Alberto Rodríguez, diputado de Unidos Podemos visita Cantabria con motivo del lanzamiento de la campaña “Nadie sin derechos” bajo la que se van a organizar las movilizaciones del 25 de marzo. Este canario,  técnico superior de Química Ambiental, puso rostro, sin él buscarlo, al cambio que se ha vivido en la política española.

Alberto Rodríguez
Alberto Rodríguez, diputado de Unidos Podemos, en Torrelavega

El diputado canario visita por primera vez Cantabria, en medio de una mañana gris y lluviosa, y lo hace inmiscuido en un importante proceso de cambio para el partido, con el que los círculos ganarán mayor peso y protagonismo en este renovado Podemos

-¿Cómo surge la idea de crear las movilizaciones del próximo 25 de marzo?

Nace de la asamblea que tuvimos el pasado día 22, la segunda estatal de ‘Vamos!’ en Madrid.  Este movimiento de fraternidad popular surge a finales del año pasado, y empieza atacando el problema de la pobreza energética con varias movilizaciones descentralizadas por todo el territorio. Es una articulación de ese músculo social que llevaba un tiempo un poco parado y desactivado. Con el 25 de marzo pretendemos dar un paso más allá y hablar no sólo de la pobreza energética, sino poner sobre la mesa la carencia de derechos que hay a todos los niveles. Hablamos sobre las pensiones, la precariedad laboral, de renta, vivienda, servicios públicos…Todo con la intención de construir un país en el que nadie esté sin luz, sin empleo, pensiones y servicios públicos dignos y en el que la infancia pueda disfrutar de una vida decente.

-Aseguráis que los derechos y la democracia de los españoles se encuentran en manos de una minoría que denomináis como ‘La trama’, ¿Quiénes la conforman?

‘La trama’ es el nombre que hemos venido dando a los poderes económicos y los tentáculos que tienen en el poder político, que son sus marionetas, ya que están perfectamente representados en la triple alianza, en el Partido Popular y sus amiguitos del PSOE y Ciudadanos.

Con la intención de construir un país en el que nadie esté sin luz, sin empleo, pensiones y servicios públicos dignos

Tejen una red que llega al poder mediático, al judicial, etc. Hemos visto lo que ha ocurrido en las últimas semanas con respecto a sentencias judiciales. Dependiendo de quien seas tienen una dureza determinada o no. También lo que ocurre en los medios de comunicación. ‘La trama’ es ese conjunto articulado pero difuso de poderes que saquean a la mayoría social del país, que hacen que vivamos en condiciones insoportables y que van a provocar que el cambio llegue tarde o temprano.

-¿Corre peligro la garantía de  que se mantenga la separación de poderes?

No es que corra peligro, es que realmente hay muchas evidencias de que no existe. Cuando hablamos de casos graves de corrupción con los que se han saqueado millones de dinero público, la separación de poderes es completamente invisible y son las élites económicas a través de sus marionetas en el poder político las que actúan presionando a jueces y en muchos casos llegando a cambiar fiscales si no son de su cuerda.

Hablamos de casos graves de corrupción con los que se han saqueado millones de dinero público

También hemos visto en las últimas semanas los nombramientos pactados a dedo entre Partido Popular y Partido Socialistas en el Tribunal Constitucional. Esto no deja de ser otra evidencia más de la existencia de ‘la trama’.

-Tras las últimas medidas adoptadas, ¿se puede hablar de que existe un pacto de gobierno entre PP y PSOE?

Es más que evidente. Ellos están en la dinámica de gritarse y enfrentarse por la mañana en el Parlamento y por la noche llegar a acuerdos. Con esto están ninguneando lo que votó la ciudadanía en las urnas, el poder legislativo del país y también a los agentes sociales. Ejemplos sobre estos tenemos muchos. Uno muy evidente es lo que ocurre con el salario mínimo. Nosotros llevamos una iniciativa al Congreso aplicando nuestro programa electoral para que subiera a 800€ los dos primeros años de legislatura y a 950€ los dos últimos años, después de mucho trabajo y de muchas conversaciones con los agentes sociales. A la semana siguiente nos encontramos con la sorpresa de que el Partido Popular había pactado con el Partido Socialista una subida irrisoria y mínima a solo 707€ que iba en contra de la soberanía popular y de lo que opinaban los agentes sociales, en este caso los sindicatos. Esto se podría extender a lo que ocurrió con las clausulas suelo, el bono social, la pobreza energética y un largo etcétera. Esta semana se nos ha vetado la posibilidad de tramitar la ley para los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles por ley, y así tenemos una larga lista de vetos a nuestras iniciativas legislativas e imposiciones vía Real Decreto Ley por parte del Partido Popular apoyados por sus amigos del  Partido Socialista.

Esto evidencia que de la crisis está saliendo una minoría muy privilegiada

-¿Las desigualdades entre clases sociales son cada vez más pronunciadas?

Creo que nadie lo puede poner en duda. No solo cualquiera que conozca la calle y se de una vuelta para saber como está la realidad social, sino nadie que conozca los datos. Hace poco se puso sobre la mesa como a pesar de que el PIB del país ha aumentado desde el inicio de la crisis, se han perdido 35,000 millones de euros en salarios. Esto evidencia que de la crisis está saliendo una minoría muy privilegiada. A determinadas élites les están yendo muy bien. A la mayoría social del país cada vez le va peor. Intentan que normalizaciones esta situación de precariedad, de bajos salarios y de millones de personas sin acceso a renta ni a derechos de ningún tipo pero nosotros no lo vamos a hacer.  Evidentemente la brecha y la desigualdad cada vez es más grande.

-¿En qué momento se encuentra el partido tras el congreso de Vistalegre?

Estamos en una etapa de cambio, pero que es muy ilusionante. Estamos enfrentando esta nueva etapa, el nuevo Podemos que decidió la gente en un proceso muy bonito en el que participaron más de 155,000 personas y, adecuando lo que fue una máquina de guerra electoral muy buena a una organización que necesita músculo social y estar allá dónde esté el conflicto, dónde haya una privación de derechos, ya sea un centro de trabajo, de estudios, en el mundo de la cultura, el deporte, allí tiene que estar Podemos y  esa va a ser la única posibilidad que tenemos de poder ganar las elecciones autonómicas y municipales y de lograr el gran objetivo que es desbancar al Partido Popular en las elecciones del 2020 y gobernar este país para cambiarlo.

-¿Qué importancia tienen los círculos dentro del partido?

Los círculos van a ganar importancia. Hasta ahora han sido una estructura que han mantenido un trabajo casi de manera heroica, ya que no han contado con los recursos ni la autonomía suficientes porque la organización ha estado volcada en enfrentarse a una gymkana electoral, elecciones tras elecciones y procesos tras procesos no solo externos sino también internos. Ahora eso ya ha terminado y necesitamos a los círculos como la máxima expresión de lo que es la organización real y los espacios en los que las bases y la ciudadanía pueden influir en política a pie de calle y en los conflictos. Para eso votamos mayoritariamente que tengan más autonomía y mas recursos, también económicos, algo que se traduce en más capacidad de hacer política y de transformar la realidad.

Es fundamental que la Ley Mordaza desaparezca y que volvamos a tener derecho a la libertad de expresión, de asociación y manifestación

-¿Cómo responde el partido a las acusaciones vertidas recientemente sobre un ataque a la libertad de prensa por parte de la organización?

Es una vergüenza. Que acusen a Podemos de atacar a los medios de comunicación es algo que no se sostiene de ninguna de las maneras. Solo ‘la trama’, actuando conjuntamente a través de sus voceros en los grandes medios de comunicación, es capaz de poner una barbaridad como esta en agenda. Nosotros estamos eternamente agradecidos de que hayan sido periodistas valientes las que hayan salido a desmentirlo y no hayamos tenido la necesidad de ser nosotros mismos, las portavoces y los portavoces de Podemos. Ellas son las que han dicho que lo que ataca la libertad de prensa de este país es que la gran mayoría de los medios de comunicación estén concentrados en muy pocas manos y casualmente relacionados con empresas del IBEX35 y grandes élites económicas y por otro lado, las condiciones de precariedad laboral absoluta en la que viven los trabajadores y las trabajadoras de los medios de comunicación, que les impiden que tengan libertad de opinión y tengan que escribir y opinar en función de lo que quiere el dueño del medio, porque su empleo y por tanto su vida penden de un hilo. Esto si que ataca a la libertad de prensa, de expresión y al periodismo de calidad de nuestro país, no las opiniones que puedan tener los portavoces de Podemos y,  por supuesto, en ningún caso ha habido acoso ni lo habrá. A la inversa por parte de determinados medios si que lo ha habido, pero nosotros estamos aquí, somos representantes públicos,  somos una organización que vinimos a transformar el país y sabíamos que esto iba a ocurrir. No tenemos ningún problema en ser el partido que tiene más lupas puestas encima y que recibe con más virulencia los ataques por parte de determinados medios.

-¿La Ley Mordaza desaparecerá algún día?

Si queremos considerar a España un estado democrático y en el que se respetan los derechos humanos es fundamental que la Ley Mordaza desaparezca y que volvamos a tener derecho a la libertad de expresión, de asociación y manifestación. Ahora mismo, por poner solo un ejemplo, hay más de 300 sindicalistas acusados y acusadas a raíz de la última huelga general que tienen sus vidas condicionadas y sufren la amenaza incluso de acabar en prisión por haber ejercido un derecho constitucional que tanta lucha, sangre y sudor costó como el derecho a huelga. Ahora hay una nueva oleada de acusados por las movilizaciones del 15M y posteriores. Creemos que no es lógico y es inadmisible en un país democrático. Debemos volver a una situación de normalidad de la protesta y de hacer políticas públicas, que por salir a la calle no acabes en un juzgado.

Comentarios