martes 3/8/21
JUEGO

Cantabria establece mayores limitaciones a la apertura de nuevos salones de juego

Salón de juego
Salón de juego

La Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior del Gobierno de Cantabria ha publicado en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) el nuevo reglamento de Máquinas Recreativas y de Azar que modifica el Decreto 23/2008, que establece mayores limitaciones a la apertura de nuevos salones de juego.

De esta forma, la nueva norma establece un régimen de caducidad de los estudios de viabilidad previos y necesarios para la concesión de las licencias de apertura de estos establecimientos, con lo que se solventa la inseguridad jurídica de estos procesos al carecer de plazo alguno de vigencia, ha señalado el Ejecutivo autonómico en un comunicado.

Asimismo, se modifica el proceso de autorización de los salones de juego, desapareciendo la consulta previa de viabilidad, y se introduce una autorización provisional de funcionamiento que se elevará a definitiva en el caso de que se obtenga con posterioridad la licencia municipal.

Igualmente, se establece un régimen transitorio de un mes para aquellas empresas de salones que hubieran obtenido consulta previa de viabilidad con anterioridad a la entrada en vigor del nuevo decreto con el fin de acreditar hacer solicitado la licencia municipal, plazo tras el cual el proceso perderá todos sus efectos.

Otras limitaciones que se introducen están relacionadas con la publicidad, con el fin de actualizarla la nueva situación del juego en la Comunidad Autónoma.

Así, se prohíbe de forma expresa la publicidad, promoción y patrocinio de actividades de juego que sugieran que las personas menores de edad puedan jugar o que utilicen o incluyan a menores de edad.

Se prohíbe además el uso de soportes visuales, sonoros, verbales o escritos cuyos destinatarios sean preferentemente menores de edad, así como anunciar los acontecimientos deportivos sobre los que versen las apuestas que puedan realizarse en el establecimiento en los accesos a la zona de admisión, incluyendo el exterior del local. 

En relación al funcionamiento de los salones, se establece que en las puertas de acceso de los mismo deberá constar, de forma visible, la prohibición de entrada a los menores de edad. Del mismo modo, se incluirá en los frontales de las máquinas tipo C la advertencia de prohibición de utilización a menores de 18 años y que su uso puede producir ludopatía.

Por último, se incluyen modificaciones en el régimen de finanzas para la explotación de máquinas y salones, las causas de revocación de la autorización de la explotación de máquinas recreativas y, finalmente, se suprime el artículo regulador de los documentos profesionales, puesto que esta exigencia se ha eliminado de la Ley de Juego autonómica.

JUEGO RESPONSABLE

La consejera Paula Fernández Viaña ha señalado que esta nueva iniciativa legal está incluida dentro de las políticas de juego responsable que el Gobierno de Cantabria inició en el año 2018, tendentes a adoptar varias medidas para proteger a los sectores más vulnerables.

Según ha indicado, la política de juego responsable construye la próxima Ley autonómica del juego, actualmente en tramitación, mediante el establecimiento de principios y limitaciones de la publicidad del juego, medidas de prevención del juego patológico y una planificación adecuada de los establecimientos de juego.

Por otro lado, ha resaltado la tramitación del decreto del servicio de admisión obligatorio, que impedirá el acceso a los locales de juego a los menores y a las personas que están inscritas en el registro de interdicciones, y ha recordado la aplicación efectiva, desde el 1 de enero de 2020, de la distancia mínima de 500 metros a los centros escolares y de atención a las ludopatías -una de las distancias más restrictivas del país- y entre los propios locales de juego, casas de apuestas, bingos y casinos.

Este régimen de distancias, además de impulsar la protección de los colectivos más vulnerables, constituye una medida de planificación adicional para evitar una proliferación excesiva de establecimientos.

Comentarios