domingo 23/1/22
SANTOÑA

Las familias de Santoña discrepan sobre llevar a los niños a los centros educativos este lunes

Hay partidarios de que sus hijos asistan al colegio y otros han decidido que no acudan a las aulas

 

A pesar de abrir los colegios el día 7 de septiembre, algunos padres y madres muestran aún dudas sobre la decisión final

Colegio Sagrado Corazón de Jesús
Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Santoña

Los centros escolares abrirán el lunes, día 7 de septiembre, y en el caso de Santoña, dada la situación que vive de cordón sanitario, las familias discrepan sobre la conveniencia de llevar o no a sus hijos a las aulas e incluso algunos padres y madres muestran aún su duda a pesar de la cercanía de la fecha.

“Yo si las voy a llevar al cole. Se supone que esos 64 positivos están controlados y están siguiendo los contactos. Tendremos que vivir con esto muchos meses e intentar hacer vida normal, cumpliendo las medidas de distanciamiento social e higiene”. Así manifestó sus intenciones una madre de 50 años, nacida en Santander, pero afincada en Santoña. 

Una de sus hijas, de 16 años, asiste a educación combinada, que consiste en compartir el proceso de enseñanza-aprendizaje con necesidades educativas especiales, así como los tiempos, espacios y contenidos curriculares entre un centro de educación especial y uno ordinario. 

Desde segundo curso de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) acude al Sagrado Corazón de Jesús, en Santoña, y a educación especial en el Pintor Martín Sáez, en Laredo. Este año, ya está en cuarto de la ESO, y los padres han elegido que acuda tres días a la semana a Laredo para que no vaya a dos centros y se mezcle con más alumnos, motivo por el que han tenido que devolver los libros del colegio santoñés.

Su otra hija, de 10 años, empieza sexto de primaria en el Sagrado Corazón de Jesús. Su madre repite que “si las vamos a llevar, pero creo que no se deberían abrir los colegios hasta el día 16 de septiembre. Es incongruente con el cierre total de la hostelería”, incidió.

Respecto al consenso existente entre los directores para no abrir, esta madre comentó que “supongo que la decisión la han tomado en base a lo que piensan profesores, padres y el pueblo en general, ya que no es razonable que no puedan abrir los bares, aunque limiten el aforo, y si reúnan a 20 o 30 niños en clase”.

De los parques infantiles, indicó que se pueden prescindir de ellos 14 días, pero quizás no debieran haberlos abierto en verano, y sobre la decisión de la Fiscalía de perseguir a las familias que no lleven a sus hijos a la enseñanza obligatoria, sin justificación, también ofrece su opinión. “Supongo que ya tienen suficiente trabajo, no pueden abarcar tanto, seguirán trabajando con los casos que les comuniquen los servicios sociales. Esto son momentos puntuales”, declaró.

Por su parte, Héctor Garmendia tiene dos niños, de 6 años y 11 meses. Este vallisoletano, afincado en Santoña desde los diez años, consideró preocupante e incongruente la apertura del curso escolar, “sobre todo por el aumento de contagios y más allá de esta situación de pseudoconfinamiento”.

La actualidad manda y si hace unas semanas el matrimonio tenía pensado que el niño mayor fuera a clase, ahora, tras los últimos datos y, sobre todo, por las medidas adoptadas desde diferentes Administraciones, creen que lo más sensato es que no empiece el curso.

Colegio Juan de la Cosa

Colegio Juan de la Cosa

Para Héctor Garmendia el consenso existente entre los directores de los centros para no comenzar el curso es realista y acorde a lo que se está viviendo. “Si ellos mismos lo han decidido así, será porque no son capaces de garantizar un total hermetismo frente al Covid-19 o carecen de los medios necesarios”, manifestó.

En cuanto a la Fiscalía, este padre de 40 años consideró curioso las intenciones. “Yo si no ejerzo mis responsabilidades como padre, me mandan a los servicios sociales. Pero si decido no exponerlo a un más que probable foco de infección vírica y pandémica a nivel mundial, me perseguirá la Fiscalía”, reflexionó. Desde su punto de vista, lo ve más como una amenaza que como una opción real y en caso de estabilizarse la situación no habrá que perseguir a nadie.

La clausura de los parques infantiles tampoco le deja indiferente. “El mundo al revés. Han estado abarrotados sin ningún tipo de medida de prevención o desinfección pública y ahora los cierran, cuando se ha marchado la mayor parte del turismo". 

Sobre el verano, recuerda que “hemos sido testigos de botellones, de un Pasaje o incluso el camino hasta el Faro del Caballo que parecían avenidas, y el propio Faro un hacinamiento sin ningún tipo de medida”. A ello añade conserveras abiertas o por reabrir, pese a ser consideradas foco de infección y bares obligados a cerrar pese a ser un ejemplo de seguimiento de los protocolos, y en ocasiones, los camareros haciendo el rol de policías de sus propios clientes.

Otra de las opiniones proviene de un santoñés que tiene tres hijos, dos niños de 14 y 11 años, y una niña de 6. Este padre ya adelanta que enviará a sus hijos al colegio Sagrado Corazón de Jesús. “Me parece mal que los directores de los colegios no quieran abrir los colegios”, afirmó. 

A pesar de la situación actual, este santoñés incide en que ahora existe más seguridad en el pueblo que durante el verano. En cuanto al anuncio de la Fiscalía de perseguir a las familias que no lleven a sus hijos a la enseñanza obligatoria, sin justificación, lo calificó de dictadura. Y sobre el cordón sanitario y el cierre de los parques infantiles señaló “ahora que los señoritos se han ido, los mayordomos confinados”.

A pesar de la cercanía de abrir los colegios, algunos padres y madres muestran aún dudas sobre la decisión final. Es el caso de unos padres que tienen dos hijos, un niño de seis años y una niña de ocho que están escolarizados en el centro Sagrado Corazón de Jesús. Cuando se les pregunta sobre la actualidad, califican la situación de desconcertante, ya que “hemos pasado de nada a 100 en un día”. 

Desde su visión personal, se tenía que haber informado de cómo estaba evolucionando la situación en Santoña y tomar medidas hace tres o cuatro semanas, “restringiendo ya parte del ocio, terrazas, aglomeraciones, pero como no lo han hecho, los santoñeses hemos tenido una falsa sensación de que todo iba bien, y la gente se relaja”.

Y además, indicó que “no es normal que ahora se cierre todo y no se tomasen medidas cuando hemos estado con una población de turistas que no era proporcional al espacio de Santoña”.

Tras este análisis previo, esta madre de 43 años comentó que el cierre de los colegios es controvertido, ya que se supone que se garantiza el bienestar y los protocolos marcados, “de hecho, muchos padres hemos protestado que queríamos garantías de que la educación fuese presencial y que no habría un cierre de los centros a la mínima, y eso es lo que nos prometen”.

Respecto al comportamiento de ciertas personas en verano, remarcó que “no es normal que madres y profesores que, durante todo el verano, han dejado que sus hijos y adolescentes y ellas mismas estén sin mascarilla y ahora claman medidas de seguridad si son las primeras que no las han cumplido”.

Pero claro no se olvida del otro lado del asunto, y se pregunta cómo abren las aulas si la Consejería de Sanidad  establece que la situación de Santoña es tan preocupante como para aislar el municipio, no permitir reuniones de más de diez personas y cerrar los parques infantiles. “Hay clases con 29 niños y yo me cuestionó si van a cumplir la distancia de seguridad. Si Sanidad prohíbe esas cosas fuera del colegio, va a permitir qué sucedan en los centros”, pregunta a las autoridades políticas..

En definitiva, para esta madre es todo un cúmulo de circunstancias desconcertantes y preocupantes.

Comentarios