domingo 23/1/22

Este sábado 1 de enero ha fallecido una mujer que se sometió a una cirugía estética en una clínica privada de Cartagena. La muerte se produjo como consecuencia de varias perforaciones y lesiones en el riñón, el hígado, el duodeno, el colon y el intestino que sufrió tras la lipoescultura que se le hizo el pasado 2 de diciembre. La mujer ha fallecido en la unidad de cuidados intensivos del hospital público Santa Lucía, en esa ciudad.

El médico que la intervino inició su licenciatura en Chile, la siguió en Murcia y la concluyó en Nápoles

Fuentes del entorno de la fallecida de 39 años ya denunciaron las lesiones por negligencia médica ante la fiscalía y ahora estudian presentar ante el juzgado de guardia una nueva denuncia por homicidio por imprudencia cuando obtengan el resultado de la autopsia.

En la propia denuncia que se presentó en fiscalía, el médico que la intervino inició su licenciatura en Chile, la siguió en Murcia y la concluyó en Nápoles (Italia) y hasta mayo de 2020 fue cirujano cardiovascular del Servicio Murciano de Salud. Hace poco consiguió el máster en medicina estética y antienvejecimiento por la Universidad Complutense de Madrid.

La operación se llevó a cabo en la clínica Galena, de Murcia y tuvo una duración de cinco horas. Tras la intervención se informó a la familia de que todo había ido bien y se indicó que la paciente había perdido líquidos y sangre y que por tanto era necesario estabilizarla, ya que costaba mantenerle la tensión y, a causa de ello, tenía que estar en el quirófano más tiempo.

Posteriormente se trasladó a la mujer al hospital de Cartagena, en el que entró en urgencias con shock hipovolémico en situación de extrema gravedad. En la operación reparadora de urgencia a la que se le sometió en ese momento dio como resultado lesiones "más propias del resultado de una reyerta con arma blanca", en palabras de su abogado, Ignacio Martínez.

El parte médico sobre su situación citaba "necrosis de la pared abdominal, peritonitis, absceso con contenido intestinal, disección de todo el retroperitoneo derecho e izquierdo con exposición de ambos músculos psoasiliacos, congestión gastrointestinal con múltiples perforaciones", entre otras cosas.

Según la denuncia, estos hallazgos no se pueden en ningún caso justificar como un riesgo típico de una intervención estética de lipoescultura, por lo que se pedía a la fiscalía que tomara muestras por posible consumo de drogas del cirujano y que se investigara a todas las personas que participaron en la intervención en la clínica privada. 

Comentarios