jueves. 01.12.2022

La doctora María Elena Casuso Sáenz estudió en la Universidad de Cantabria y se especializó en Medicina Interna en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Ha trabajado como médico internista en el Hospital de Laredo hasta junio de 2021, momento en el que se trasladó a trabajar a Bilbao, al Hospital Santa Marina, para regresar en octubre del mismo año e incorporarse nuevamente al Hospital de Laredo como directora médica. En estos tres meses ha analizado la realidad del centro, sus necesidades, que pasan por un déficit de facultativos, y los proyectos más importantes del centro en la actualidad y en el futuro.

-Como directora médica del Hospital de Laredo ¿cuál es la situación actual del hospital con respecto al covid? ¿y cuál es estado de sus listas de espera? 

Como consecuencia de la elevada incidencia de infección por coronavirus en nuestra área de salud en el último mes hemos visto incrementado nuestro número de ingresos por infección covid. Esto ha supuesto una ocupación completa de nuestras camas de hospitalización médica y hemos tenido que redistribuir nuestros pacientes quirúrgicos para poder asumir todos los ingresos. Inicialmente hemos conseguido mantener nuestra actividad quirúrgica. Esta situación, junto con un brote en la planta de hospitalización no covid y las bajas del personal, han hecho que desde hace una semana estemos derivando pacientes con infección covid a Valdecilla.

Respecto a las listas de espera, en las consultas externas tenemos especialidades como cardiología y neumología en las que ya existía una demora importante previa a la pandemia debida a la falta de facultativos, esto se ha visto acentuado y ahora mismo tenemos una demora media muy elevada y nada deseable. En referencia a la lista de espera quirúrgica, tenemos también un demora media elevada sobre todo en traumatología y cirugía general, más que como consecuencia de la pandemia por las obras del bloque quirúrgico que nos han hecho disponer de un quirófano menos desde hace casi un año; añadido a esto, la falta de especialistas de anestesia nos limita la actividad de tarde por lo que es difícil aumentar el rendimiento quirúrgico en estos momentos.

-El hospital ha mantenido la actividad  médica a pesar de la pandemia, ¿verdad?

Desde el principio se mantuvo la actividad médica, lo que se hizo fue adaptarla a la situación, se implementaron mayor número de consultas telefónicas, se ajustaron los aforos de las salas de espera para minimizar los riesgos de contagio y se limitaron las visitas y acompañantes cuando la situación del paciente lo permitía.

En la actualidad, se han recuperado la mayor parte de las consultas presenciales y se mantienen algunas telefónicas que se van organizando según la especialidad, el facultativo y las características del paciente y su situación clínica.

-Laredo es uno de los municipios más turísticos de Cantabria con gran afluencia de visitantes con segundas viviendas ¿cómo influye en el hospital?

Laredo y sus municipios colindantes son una zona de segundas residencias que desde hace mucho tiempo en época vacacional ve incrementada su población de forma exponencial. En los dos últimos veranos este aumento ha sido mucho más llamativo con el consiguiente aumento de la demanda de asistencia hospitalaria,  sobre todo a través de nuestro servicio de urgencias que se ve muy sobrecargado.

Esta situación hace que tengamos que disponer de refuerzos de personal en esta área para poder asumir toda la demanda; a pesar de ello nuestros profesionales se ven sobrepasados en estas épocas del año que coinciden, además, con la necesarias vacaciones del personal sanitario.

-Cuéntanos  cómo va la coordinación con los otros hospitales del SCS

Por el tamaño y la cartera de servicios de nuestro hospital estamos en continua comunicación con los otros dos hospitales de la comunidad, sobre todo con Valdecilla por ser nuestro hospital de referencia. Tenemos herramientas de trabajo comunes a todos los profesionales e incluso tenemos algunos facultativos que realizan actividad compartida en ambos centros. Se mantienen reuniones semanales de las gerencias para tratar temas comunes y mantenemos comunicación fluida para resolver los problemas asistenciales que nos van afectando.

-Como directora médica  de Laredo ¿cuáles son los objetivos a medio plazo en los que trabajas?

Nuestro proyecto más importante en este momento es concluir la obra del bloque quirúrgico para poder aumentar la actividad quirúrgica y en un futuro poder poner en marcha una unidad de cuidados intermedios. Otro proyecto muy importante es poner en marcha la resonancia magnética en nuestro servicio de radiología y más a largo plazo renovar la zona de los laboratorios de análisis clínicos y microbiología y poder habilitar la nueva área de consultas.

Todo ello nos permitiría ser más resolutivos, dar una asistencia con mayor calidad y seguridad y evitar derivar un número importante de pacientes a nuestro hospital de referencia. Uno de nuestros mayores problemas en este momento es la falta de facultativos en algunas especialidades, esperamos con todo esto hacer nuestro hospital más atractivo a los profesionales para atraerlos a trabajar en nuestra área de salud.

-Y ¿qué pedirías para Laredo por parte de la Administración?

El Hospital de Laredo atiende un importante área de población que se ha incrementado en los últimos años tanto de forma permanente como estacional, nuestros pacientes se merecen una atención de calidad, para ello necesitamos además de una infraestructura adecuada que tenemos en vías de renovación, personal sanitario especializado que en ocasiones nos es difícil fidelizar; sería importante para ello disponer de herramientas de asistencia compartida ágiles con nuestro hospital de referencia y poder incentivar a nuestros profesionales por desarrollar actividad en especialidades de difícil cobertura en forma de puntos en bolsa de contratación, OPES, carrera profesional,…

-Eres una de las pocas mujeres con un cargo  de dirección en la Administración de Cantabria ¿por qué crees que es difícil encontrar a mujeres en estos puestos habiendo muchas más que hombres en la profesión médica?

En Laredo, desde mi incorporación en octubre de este año, todo el equipo directivo está formado por mujeres pero es cierto que no es lo habitual aunque cada vez es más frecuente encontrarlas ocupando puestos de mando.

Tradicionalmente la conciliación familiar y la adaptación del puesto de trabajo a la situación familiar la llevaba a cabo la mujer en la mayor parte de los casos, al menos durante un periodo de tiempo más o menos prolongado, esto dificultaba el acceso a puestos de mando que requieren una importante dedicación de tiempo muchas veces fuera del horario laboral.

En los próximos años, probablemente, esta situación cambie y encontremos más mujeres ocupando puestos de mando debido al aumento de su presencia en las distintas especialidades médicas.

Comentarios