domingo 5/12/21
CONSUELO GUTIÉRREZ

"Estamos avanzando hacia la igualdad plena, pero todavía queda camino"

La directora general de Igualdad y Mujer, Consuelo Gutiérrez, junto al vicepresidente, Pablo Zuloaga, durante el acto institucional por el 25N en el Gobierno de Cantabria
La directora general de Igualdad y Mujer, Consuelo Gutiérrez, junto al vicepresidente, Pablo Zuloaga, durante el acto institucional por el 25N en el Gobierno de Cantabria

Consuelo Gutiérrez es la directora general de Igualdad y Mujer desde 2019, cuando el actual bipartito PRC-PSOE volvió a ponerse al frente del Gobierno de Cantabria. Licenciada en Psicología, concretamente en Psicología Clínica por la Universidad de Salamanca, ha trabajado en diversos centros penitenciarios y desde 2007 hasta su entrada en la Dirección General había sido jefa de la Unidad de Coordinación contra la Violencia sobre la mujer de la Delegación del Gobierno en Cantabria. Cuenta con experiencia docente, habiendo formado a profesionales de diversos ámbitos en materia de tratamiento con agresores y violencia de género. Con motivo de este 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, publicamos esta entrevista en la que analiza la situación en Cantabria, los pasos dados y lo que todavía queda por conseguir para lograr esa eliminación tras su participación en el acto institucional del Gobierno de Cantabria.

Es necesario que todos los gobiernos, de forma transversal, aborden la desigualdad, la discriminación y la prevención de la violencia

Hoy es 25 de noviembre. Parece una fecha más en el calendario, pero se reivindican una serie de aspectos muy importantes para el departamento que dirige.

En nuestra Dirección General tenemos dos áreas relacionadas pero diferenciadas. Por un lado, es el apoyo y los avances en políticas de igualdad, y por otro las políticas y acciones que ponemos en marcha para erradicar los diferentes tipos de violencias sobre las mujeres.

Entonces, existen dos fases, una la de apoyo a las víctimas y otra la de erradicación de estas violencias, que es el objetivo final.

La mitad de nuestro presupuesto se dedica a la información y atención en materia de violencia de género a las mujeres. Tenemos tres centros especializados a los que se puede acudir llamando al 942214141, en Santander, Torrelavega y Laredo. Todos ellos están formados por equipos multidisciplinares que atienden a las mujeres, los menores y las familias para que salgan de ese ciclo de violencia de género, recuperarse y volver a vivir una vida plena y tranquila. Por otra parte, tenemos recursos habitacionales para aquellas personas que temporalmente o de forma más continuada lo necesiten.

25 de noviembre de 2021.¿Qué se está haciendo mal para que siga siendo necesario erradicar la violencia de género a día de hoy?

Los indicadores que nos podrían informar sobre la igualdad plena nos dicen que todavía no hemos llegado a ella. Ningún país en el mundo lo ha hecho. Estamos avanzando hacia ese objetivo, y ese camino conlleva una reducción de las cifras, pero todavía tenemos un margen de recorrido. España es el sexto país en Europa en igualdad desde que se empezó a medir por el Instituto Europeo de Igualdad de Género en 2005. Vamos progresando. En materia de violencia de género, si analizamos los datos desde que se empezaron a medir en 2003, vemos que se van reduciendo cada año porque hay un empeño y una lucha incansable de los movimientos feministas. El número de mujeres víctimas de violencia de género con resultado de muerte, y las que sufren insultos, desprecios, humillaciones y control, están mejorando, pero todavía queda camino. Es necesario que todos los gobiernos, de forma transversal, aborden la desigualdad, la discriminación y la prevención de la violencia.

¿Qué impacto tiene en Cantabria como sociedad la violencia de género?

El control es el tipo de maltrato más frecuente en Cantabria, como en el resto de España

A la hora de medir las violencias sobre las mujeres se cruzan diferentes indicadores. Por un lado, el número de mujeres asesinadas. Cantabria no tiene un gran número, pero la tendencia es que cada vez haya menos. Este 2021 está siendo el año con menos mujeres asesinadas, y esperemos que siga así. Son 37 mujeres, que no son pocas, pero la tendencia va a la baja. Por otro lado, se mide el número de mujeres que ponen una denuncia. También está yendo a la baja, la tendencia es parecida.

Ahora bien, sabemos que el número de mujeres que denuncia está en torno al 30%, por lo que tenemos que estimar es cuántas mujeres viven en situación de violencia y cuántos menos viven en un entorno como ese. Según los datos que manejamos, en los últimos 12 meses 2.621 mujeres pueden estar en Cantabria sufriendo violencia física. Esto intentamos cambiarlo y debemos poner el foco en que 2.621 varones han hecho pasar miedo y han agredido a mujeres. Son 3.407 varones los que obligan a sus parejas a realizar actividades sexuales que son humillantes y que las mujeres no desean, pero que no rechazan por miedo. 14.151 varones insultan, humillan, desprecian y hacen sentirse mal a sus parejas, y 17.297 varones controlan la actividad de sus parejas. Ese es el dato que realmente tenemos que analizar. Esos comportamientos son los que nos indican la situación de la violencia de género en Cantabria, y es ahí donde tenemos que actuar. Pero esta es la violencia que se produce dentro de las parejas. Luego tenemos la violencia sexual fuera de la pareja, y se estima que 1.311 varones, en los últimos 12 meses, ha acosado, agredido y abusado sexualmente de mujeres en Cantabria. Por último, y de esto no tenemos datos exactos pero es un porcentaje alarmante, todos los varones que compran el cuerpo de las mujeres como si fuera mercancía. España es el país más consumidor de prostitución de Europa según los estudios internacionales.

Cuando hablamos de datos, la gente suele compararlos con el total de la población, pero cada mujer asesinada, incluso si fuese solo una, es demasiado.

Las mujeres mayores de 60 años piden ayuda muy pocas veces, tardan mucho tiempo en salir del ciclo de la violencia

Exacto. Cada persona asesinada es truncar la vida de alguien. Tienen familias, hijos, y los huérfanos y huérfanas de estas mujeres ven truncado el desarrollo de su ciclo vital. Muchas mujeres sufren mucha violencia sin llegar al asesinato. Si analizamos estos datos por edades, las mujeres mayores de 60 años piden ayuda muy pocas veces, tardan mucho tiempo en salir del ciclo de la violencia y están sometidas a situaciones que han durado décadas. Cada uno de estos casos son muchos años de sufrimiento, y para estas personas son toda una vida.

Antes mencionaba el control, que también forma parte de la violencia machista.

El control es el tipo de maltrato más frecuente en Cantabria, como en el resto de España. Se les dice a las mujeres lo que tienen que vestir, dónde pueden ir, dónde tienen que estar… Eso coarta mucho la libertad y el bienestar. Cuando se habla de violencia emocional se habla de insultos y humillaciones, con lo que las personas se desorientan, dejan de creer en sí mismas, y eso afecta a todos los aspectos de su vida. Al final impacta mucho en la vida diaria de las personas.

¿Hay alguna esperanza, con los datos que se manejan, de que lleguemos a lograr la igualdad y eliminar la violencia de género?

Yo sí la tengo, y por eso trabajamos intensamente y creemos en nuestro trabajo. Vamos a llegar a esos puntos que nos parecen lejanos. Hace poco acudía a la presentación de un vídeo realizado por mujeres en un pueblo de Cantabria. Contaban que por el mero hecho de ser mujeres dejaban de ir a la escuela para cuidar de sus hermanos o del ganado. Cuando esto lo vemos con personas que todavía viven, ahora mismo nos parece inconcebible que a las niñas las sacásemos de las escuelas para que hicieran tareas de cuidados. Creo que con el tiempo, cuando nosotros tengamos 80 o 90 años, las generaciones más jóvenes se preguntarán cómo podíamos permitir que una chica sea acosada cuando pasea sola, o cómo permitíamos que se comprara el cuerpo de la mujer.

Comentarios