martes. 07.02.2023

El Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó una décima en noviembre en relación al mes anterior y recortó medio punto su tasa interanual, hasta el 6,8%, su cifra más baja desde enero, justo antes de declararse la guerra en Ucrania, cuando el IPC se situó en el 6,1%, según los datos avanzados publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El dato de noviembre, que deberá ser confirmado por Estadística a mediados del mes que viene, es cuatro puntos inferior al pico alcanzado el pasado mes de julio, cuando la inflación escaló hasta el 10,8%, su nivel más alto desde septiembre de 1984.

Con la moderación registrada en noviembre, la inflación suma cuatro meses consecutivos de descensos en su tasa interanual después de que en agosto bajara tres décimas, hasta el 10,5%; en septiembre disminuyera 1,6 puntos, hasta el 8,9%, y en octubre se redujera 1,6 puntos, hasta el 7,3%.

Según el INE, la moderación del IPC interanual hasta el 6,8% en noviembre se debe, principalmente, a la bajada de los precios de los carburantes y de la electricidad. También influye en la moderación de la inflación el hecho de que los precios de vestido y calzado, por la nueva temporada de invierno, han subido menos en noviembre de este año de lo que lo hicieron en el mismo mes de 2021.

"UN CONTRAPUNTO MUY PREOCUPANTE"

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, considera positiva la bajada de inflación en noviembre, pero ha denunciado que "sigue habiendo un incremento muy alto en los alimentos", y que existe "un contrapunto muy preocupante", ya que la inflación subyacente, que se mantiene en el 6,3%, de seguir así, terminará el año "prácticamente al mismo nivel que la general".

Además, ha criticado "la obcecación" de la CEOE y de su presidente, Antonio Garamendi, en no vincular el aumento de salarios al IPC, y ha añadido que la patronal hace "casi apología de la huelga".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Sordo se ha referido a la bajada al 6,8% de la inflación general en noviembre, mientras que la subyacente se mantiene en el 6,3%, algo que considera positivo porque son cuatro puntos los que ha descendido desde el mes de julio hasta ahora, "con lo cual se están moderando los precios".

A su juicio, esto tiene que ver "básicamente con la caída de los precios de los carburantes y de la electricidad". No obstante, cree que "sigue habiendo un incremento muy alto en los alimentos y, desde luego, hay un contrapunto muy preocupante que es la inflación subyacente, que se mantiene en el 6,3%" y, de seguir así, "va a terminar el año prácticamente al mismo nivel que la inflación general".

"Lo que quiere decir que, más allá de los precios más volátiles de la energía y de los alimentos no perecederos, es una señal de que se están repercutiendo esos costes a los precios al consumo y que, por tanto, son los excedentes empresariales los que están explicando, en buena parte, la subida de los precios en esa inflación subyacente", ha manifestado.

Comentarios