sábado 23/10/21
DEPORTES

Dimite el presidente de la Unión Deportiva Santa Marta tras agredir a un aficionado

El juez único de competición suspende a Raúl Sánchez Borrego durante dos años. En un comunicado ha pedido disculpas “a todas las personas que se hayan sentido agraviadas u ofendidas por este lamentable incidente”.

Raúl Sánchez Borrego ha dimitido como presidente de la Unión Deportiva Santa Marta. Foto: Salamanca24horas
Raúl Sánchez Borrego ha dimitido como presidente de la Unión Deportiva Santa Marta. Foto: Salamanca24horas

Cada poco tiempo se tiene conocimiento de algún incidente violento en un campo de fútbol. Lo más habitual es que sea entre aficionados, o entre jugadores, pero no que el protagonista sea el presidente de un club de fútbol. Ocurrió el pasado sábado, 11 de febrero, en un encuentro entre la Cultural Leonesa y la Unión Deportiva Santa Marta. El presidente de este último equipo, Raúl Sánchez Borrego, propinó una patada a un aficionado del equipo rival. Esto ha provocado, en primer lugar, que el juez único de competición le haya suspendido durante dos años, y por otro, la dimisión del ya expresidente.

Así lo ha hecho público el club mediante un comunicado en el que expresa sus disculpas “a todos los socios, jugadores, técnicos, familias, patrocinadores, Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes, empleados del club y a todas las personas que se hayan sentido agraviadas u ofendidas por el este lamentable incidente”.

El Santa Marta ha decidido en la reunión que ha tenido su Junta directiva este martes en el estadio Alfonso San Casto nombrar una Junta gestora, compuesta por los restantes miembros de la directiva cuyo portavoz será Juan Ramos Ramos, quienes serán los encargados de dirigir el club a partir de este momento y hasta la convocatoria de nuevas elecciones que anuncian para el mes de junio de 2018, como muy tarde.

“Queremos reconocer y agradecer la formidable labor desarrollada por Raúl de manera altruista durante los últimos catorce años en los que nuestro club se ha convertido en un referente regional y nacional”, reza el documento.

Además, la nueva gestora asegura rechazar “todas las acusaciones, injurias y calumnias vertidas injustamente sobre el club y sus miembros”. “Condenamos el injusto linchamiento al que se ha visto sometida nuestra entidad. Rechazamos absolutamente la violencia, verbal o física, en general y en el deporte en particular además de cualquier forma de discriminación por razón de raza, sexo o religión y, por ello, el club seguirá trabajando para respetar estos valores como ha hecho durante su toda su historia”.