jueves 16/9/21
TRABAJO

Una buena actitud, aspecto clave para regresar feliz al trabajo

Una profesional trabajando en una floristería
Una profesional trabajando en una floristería

La vuelta al trabajo, bien sea tras unas vacaciones, la conclusión de un reposo médico o por la flexibilización de las medidas restrictivas de la pandemia, siempre es algo difícil de asimilar, que se puede hacer más complicado aún si no se toma con una buena actitud. Por eso, siempre es recomendable buscar el apoyo de un buen coach que ayude a tomar el camino correcto y a asumir todo más positivamente.

Tras algún largo periodo de inactividad laboral, bien sea por vacaciones, problemas de salud o por la cuarentena impuesta por la pandemia de la Covid-19, regresar para trabajar siempre es un poco difícil. Para adaptarse al proceso, lo recomendable es buscar apoyo con un coach Madrid que ayude a aclarar un poco la mente para adaptarse nuevamente a la rutina laboral diaria.

Tanto tiempo sin ver a los compañeros de trabajo, a los jefes, y sin tener las responsabilidades del horario de trabajo y de tareas por cumplir, en cierta forma hace pesado el retorno a las jornadas laborales.

Con un coach motivacional se pueden administrar las herramientas emocionales internas para superar cualquier molestia o sentimiento negativo que impida regresar a trabajar con los ánimos necesarios.

Estos profesionales son expertos en hacer que las personas descubran sus propias potencialidades y las aprovechen al máximo para afrontar situaciones adversas o negativas.

Pedro Serrano, uno de los coaches con más trayectoria y reconocimiento en España, indica que el coaching es un viaje de autoconocimiento, de empoderamiento, en el que la persona comprende mejor la facultad que tiene de poder afrontar con éxito cualquier tema que le interese arreglar en su vida, bien sea personal o laboral.

Menciona que el coach personal, o emocional, como también se conoce, entrena tanto las emociones como la mente, para tener un conocimiento interior más amplio que ayude a resolver cualquier situación conflictiva o difícil, de manera que se basan en una buena actitud y comprensión de uno mismo.

¿CÓMO VOLVER AL TRABAJO?

Al volver al trabajo se pretende que todo lo que no nos gusta haya cambiado, y eso habitualmente no pasa, generando nuevamente frustración y malas sensaciones. Siempre se buscan cambios en los demás o en las situaciones, cuando en realidad quien debe cambiar es uno mismo internamente.

Para lograr esos cambios necesarios, que te harán sentir mejor al volver al trabajo o en cualquier asunto de tu vida, Pedro Serrano tiene unas pautas bastante interesantes que te pueden ayudar:

  • Trabaja en ti: tienes que conocerte mejor, saber qué miedos tienes, qué puede afectar en el logro de tus objetivos, cómo te sientes con las personas que tienes cerca, qué te hace falta para sentirte mejor. Al responder esas preguntas, podrás identificar mejor qué cambios necesitas impulsar para estar mejor.
  • Diferenciar la realidad del modo en que la interpretas: al entender que la realidad que vivimos puede diferir un poco de lo que sucede alrededor, porque se percibe distinto, puede ser un buen paso para empezar a usar esto a favor. Eso de tomarse las cosas de forma tan personal puede utilizarse de manera positiva en lugar de que te afecte como hasta ahora lo ha hecho.
  • Tomar el poder: al cambiar la interpretación de las cosas y entender mejor el poder de transformar todo a partir de ello, se logra un avance extraordinario en el empoderamiento del control de la vida. Todo es cuestión de actitud, de poder controlar las respuestas y emociones, y poner a trabajar a favor todo eso que antes sentíamos que estaba en contra.
  • El cambio comienza en ti: cambiar costumbres, hábitos y patrones no es fácil, pero te darás cuenta de que en la medida que lo hagas sentirás el poder de cambiar tu actitud ante la vida, más proactiva que reactiva, y verás cómo el poder lo comienzas a tener tú y tus respuestas serán muy diferentes a aquellas que te hacían sentir mal o incómodo.

CONSEJOS QUE PUEDEN AYUDAR

Cambiar no es fácil, pero por algún punto se debe empezar. Como dice Pedro Serrano, “no busques cambiar el exterior y empieza por ti, ese cambio siempre será posible”, lo cual se constituye como el inicio de un largo y fructífero camino de autoconocimiento que seguro te llenará de muchas satisfacciones.

El afamado coach internacional recomienda, entre otras cosas, seguir los siguientes consejos:

  • Cambiar el foco hacia esas personas o circunstancias que te caen mal: hay que tratar de ver las cosas buenas en eso que posiblemente no te haga sentir bien, para quitarles el poder de afectar y así comenzar a tomar el control.
  • Cambiar el juicio por la curiosidad: en lugar de juzgar todo, lo recomendable es comenzar a entenderlo con mayor curiosidad para comprenderlo mejor y así dejar que te afecte.
  • Aclarar las cosas y no dejarse llevar por las interpretaciones: cuando te dejas llevar por las interpretaciones y no conoces la realidad objetiva, puedes caer en malos entendidos, que no son buenos ni en entornos laborales ni en la vida en sí. Por eso siempre es bueno aclarar las cosas antes de emitir cualquier juicio.
  • Pensar que es lo que te irrita de personas o situaciones: al identificar con claridad qué es lo que te molesta de algunas personas o circunstancias podrás tener claridad sobre qué es lo que debes resolver. Incluso, puede ser que tú mismo tengas esas características irritantes que tanto te molestan en los demás.

SUENA FÁCIL, PERO…¿CÓMO LO HAGO?

En primer lugar, hay que repetir que no es fácil cambiar, pero cuando se quiere y se tiene conciencia de la necesidad de ello, se puede lograr. La conformación de nuevos hábitos se puede cumplir básicamente en tres pasos:

  • Señal: cuanto más preciso es el inicio mejor. Es cuando se comienza en serio a hacer algo, lo cual implica realizarlo de forma disciplinada cada vez que se deba hacer. Por ejemplo, si al llegar a la oficina algo te molesta, recuerda respirar profundo y revisar por qué te molesta.
  • Rutina: repetir y repetir las acciones y respuestas, hará que las comiences a hacer de manera automática, y así comenzarás a percibir los cambios progresivamente.
  • Recompensa: sentir que los nuevos hábitos y respuestas que estás desarrollando te hacen sentir mejor y sientes que son positivos, puede ayudarte a tener un mejor incentivo para continuar hasta lograr finalmente los cambios esperados y una mejor actitud ante la vida. 

Comentarios