sábado 16/10/21
SANIDAD

Los trabajadores piden solución para el ‘gran fraude’ de Valdecilla y que no se utilice como “arma arrojadiza”

89 profesionales del Hospital aseguran que los problemas se deben a una falta de acuerdo consensuado sobre su futuro, lo que ha llevado a “continuas modificaciones”.

Hospital Universitario Marqués de Valdecilla
Los profesionales exigen una solución para los problemas del nuevo hospital

Hace exactamente una semana 69 profesionales que desempeñan su labor día tras día en las Tres Torres del nuevo Hospital Universitario Marqués de Valdecilla denunciaron la precaria situación en la que deben trabajar, con condiciones que en algunos casos distan mucho del baremo de “máxima calidad y seguridad” que, en teoría, debe garantizarse en la asistencia sanitaria. Este jueves el número de trabajadores ha aumentado a 89 para responder a las declaraciones de la consejera de Sanidad, María Luisa Real, y a las valoraciones políticas que se han realizado en estos días.

En un comunicado, y después de agradecer la “rapidez con la que la consejera, la vicepresidenta y el gerente del Servicio Cántabro de Salud han respondido” a su primer escrito de queja, los casi 90 profesionales han solicitado “soluciones adecuadas y que se evite caer en la demagogia” de convertir los numerosos problemas a los que se enfrentan en “un arma arrojadiza de cuestionamientos políticos”.

Las respuestas del Gobierno aluden a las deficiencias en los “espacios que aún no están siendo utilizados”, pero se omiten los problemas planteados

“Como profesionales presentamos nuestras quejas con la esperanza de que nos den soluciones”, han asegurado. A su juicio, estos problemas no se circunscriben únicamente a los últimos cuatro años, gobernados por el PP, o al proyecto del nuevo edificio. Su origen, más bien, se halla en que “durante los últimos dieciséis años nunca tuvieron la altura política de poner por delante el interés de la población y el bien común, llegando a un acuerdo consensuado sobre el futuro a medio y largo plazo del hospital, y por ello hemos estado sufriendo continuas modificaciones en cada legislatura”.

Asimismo, han denunciado que las respuestas recibidas desde el Gobierno de Cantabria, ya sea de María Luisa Real o de la vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, aluden en todo momento a las deficiencias en los “espacios que aún no están siendo utilizados”, pero se omiten los problemas planteados en el escrito previo, titulado “Valdecilla: el gran fraude”.

Entre ellos han destacado la distribución de espacios; los carros de basura que utilizan los mismos ascensores que los pacientes y los carros de comida; la ausencia de bandejas en las camas, “que nos obliga a utilizar la mesa del paciente para depositar palanganas, pañales o bateas de curas”; sensores de luz en el cuarto de ordenadores, que obliga al personal a estar “agitando los brazos cada vez que la luz se apaga”; el número de habitación sólo se ve si se transita en una determinada dirección; la luz de los timbres está “escondida” en el retranqueo de las puertas; los baños con mampara dificultan el aseo de asistidos, y cuentan además con desagües mal colocados que no “tragan” el agua y generan pozos; distancias kilométricas hasta servicios como el banco de sangre, farmacia, vestuarios o dispensador de uniformes.

Doblar habitaciones

Otro de los aspectos más polémicos ha sido la necesidad de convertir habitaciones individuales en dobles, lo que habitualmente denominan “doblar habitaciones”. “Ningún profesional se niega a ello”, han asegurado en el comunicado, destacando que “lo que hemos puesto sobre el papel es la actual colocación de las camas”, a su juicio “totalmente inadecuada”, pues no respeta “en absoluto” al paciente y dificulta la labor asistencial.

Ubicar las camas en paralelo en las habitaciones conllevaría la modificación de cabeceros y de las llaves de luz, tomas de oxígeno y vacío

Esto hace referencia al hecho de que los pacientes, en esas habitaciones dobladas, deben estar enfrentados por los pies, no en paralelo. A este respecto han recordado que, según el folleto informativo ‘Valdecilla 2015. Dosier de prensa presentación de la fase final de las obras del hospital’ de 2013, “tenían las camas en paralelo y orientadas hacia las ventanas”.

“Esa es la ubicación que reclamamos”, han explicado, algo que conllevaría la modificación de cabeceros y todo lo que eso implica (modificar las llaves de luz, tomas de oxígeno, vacío, etc.).

Respecto a la declaración de María Luisa Real de que hay personal suficiente para cubrir el aumento de pacientes en caso de que se produzca este ‘doblaje’ de camas, los profesionales han revelado que “plantas con 26 pacientes, que pueden aumentarse a 28, solo disponen de un auxiliar de enfermería en el turno de noche. ¿Suficiente?”.

Comentarios