martes. 09.08.2022

Si hay un sitio donde Cantabria muestra su máxima pureza es el valle del Pas. Zona de pastos escarpados y pueblos escondidos. De tradiciones ancestrales e incansable patrimonio histórico–artístico. Lugares donde el silencio revitaliza, pues todo quien lo visita gana vida. El valle del Pas tiene secretos escondidos entre el verde de sus montañas, un atractivo a descubrir para la inquietud de un niño.

El valle del Pas tiene secretos escondidos entre el verde de sus montañas

Valle encunado por el río Pas y su afluente más importante, el río Pisueña, es un libro abierto para quien incluye descubrirlo entre sus planes. Ideal para el turismo familiar, los niños encontrarán múltiples actividades donde ser los protagonistas. Adentrarse en pleno siglo XX, sentirte un Tarzán sobre las copas de los árboles, convertirse en un auténtico ganadero, darse un chapuzón rodeado de naturaleza o recorrer en bicicleta sus lugares más emblemáticos son algunos de los planes que encantarán a los más pequeños de la casa y pedirán repetir una y otra vez.

Los niños serán simplemente eso, niños, y los mayores volverán a sentirse pequeños. En el gigante laberinto de maíz situado en San Román de Cayón, unión, diversión  y tiempo en familia de calidad serán las claves para pasar una jornada perfecta en un entorno natural increíble. Rodeados de panojos de gran tamaño, esta  atracción turística para todas las edades permite a los dispuestos a sumergirse en un juego donde sentir el placer de perderse, disfrutar de un tiempo único.

Jesús Alonso, creador del proyecto, en el gran laberinto de maíz de San Román de Cayón

Jesús Alonso, creador del proyecto, en el gran laberinto de maíz de San Román de Cayón

Esta temporada el laberinto –que depende del crecimiento del maíz para abrir al público- se ha estrenado este domingo, 10 de julio, y los atrevidos que se internen en él sortearán trampas y acertijos para poder salir de las confusas calles con éxito. Así, se debe llegar al centro del laberinto y de ahí encontrar la salida por un camino totalmente diferente al utilizado en la primera parte. El recorrido está pensado en familias y niños, por lo que no es muy complicado salir. Y pensando también en los más pequeños, en ese mismo entorno natural, Ganadería La Flor, precursora de la actividad, tiene en marcha otras iniciativas que permiten adentrar a los más pequeños en el mundo rural. Los niños podrán conocer de cerca el funcionamiento de una explotación ganadera y dar ellos mismos la leche a los terneros. El lugar es perfecto, además, para el juego libre y la celebración de cumpleaños con muchas actividades recreativas como el Bubblebal, donde divertirse jugando al fútbol, haciendo carreras y choques dentro de una burbuja; la diana; o simplemente disfrutar rodeado de naturaleza y libertad. Asimismo, cuenta con parking para caravanas.

Actividad de dar la leche a los terneros en Ocio La Flor

Actividad de dar la leche a los terneros en Ocio La Flor

Planear un día rodeado de animales es éxito seguro, por eso llevarles de excursión a la Piscifactoría y Mini Zoo de Saro siempre será un acierto. Visitar la granja de aves, conocer las diferentes especies que viven en este rincón de los valles pasiegos, contemplar de primera mano el colorido de sus plumajes,  acercarse a ellas y tocarlas son algunas de las experiencias que ofrecen en la Piscifactoría y Mini Zoo y que permanecerán en el recuerdo de los pequeños. Además, cuentan con actividades de pesca aptas para todos los públicos y podrán dar de comer a los loros, truchas y cabritillas enanas y jugar con ellas. Incluso los más afortunados podrán ver nacer a los pollitos en directo.

Recinto de las jirafas de Cabárceno

Recinto de las jirafas de Cabárceno

Pero, en Cantabria, no podemos hablar de animales y no mencionar el Parque por excelencia de la comunidad, el Parque de la Naturaleza de Cabárceno. Se trata de un recinto natural con animales en semilibertad situado en la localidad de Cabárceno. El parque acoge a más de un centenar de especies animales de los cinco continentes que habitan en recintos de grandes superficies. Tigres, bisontes, osos, leones, elefantes, rinocerontes, jirafas, búfalos, camellos, cebras, ciervos, dromedarios, gorilas, jaguares, monos… verles de primera mano es un espectáculo irrepetible. Enclavado entre naturaleza, cuenta con servicio de telecabina desde donde contemplar la grandeza del parque desde las alturas así como espectáculos donde pequeños y mayores se quedarán impresionados.

El Ecomuseo-Fluviarium de Liérganes es una alternativa perfecta para que los pequeños se acerquen a la cultura pasiega

Con los animales también como protagonistas, el Ecomuseo-Fluviarium de Liérganes es una alternativa perfecta para que los pequeños se acerquen a la cultura pasiega y conocer todas las curiosidades de la flora y fauna que puebla esta zona. Cuenta con un amplio espacio de acuarios donde descubrir las principales especies que habitan los ríos del cantábrico y quien lo visite disfrutará del buceo de las intrépidas nutrias y conocerá al último representante de los teleósteos. Además, realizan juegos y talleres interactivos y se pueden observar réplicas de hábitats como cuevas y turberas.

Si hay algo identificativo en el Valle del Pas es su bella naturaleza que recorre todos los municipios bañados por este río y su afluente. Solo una bici y ganas de pedalear son necesarias para recorrer el carril que une sus municipios. La Vía Verde del Pas transcurre por la antigua vía del tren que unía El Astillero con Ontaneda y permite descubrir el entorno de los valles pasiegos a pie o en bicicleta. Se puede hacer entera o bien elegir un tramo y detenerte en el lugar que más os guste, especialmente si se realiza con niños. Uno de estos lugares que invitan a detenerse es Puente Viesgo. Allí, el baño en el río un día caluroso es obligado, así como pasear por los puentes que atraviesan el torrente o internarse en las Cuevas del Monte Castillo.

Manos en la cueva del Castillo

Manos en la cueva del Castillo

Las Cuevas del Monte Castillo albergan uno de los yacimientos del Paleolítico más importantes de la región y están incluidas dentro de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde julio de 2008. Además de la principal y más conocida, la Cueva El castillo, el conjunto cuenta con tres cavidades más, la cueva de Las Monedas, la de La Pasiega y la cueva de Las Chimeneas. Tanto El Castillo como Las Monedas están abiertas al público. De las cuatro cuevas destaca El Castillo, cuyo vestíbulo fue excavado a principios del siglo XX, escribiendo la “primera página” de la Prehistoria en España y el “primer capítulo” en Europa. Su yacimiento arqueológico, situado en el vestíbulo, contiene evidencias humanas de los últimos 150.000 años.  El conjunto rupestre de su interior está constituido por manos, bisontes, ciervos, caballos y símbolos de enigmático significado, entre otros.

Otra ruta, esta vez a pie, muy recomendable para hacer con niños es la que discurre hasta el Churrón de Borleña, en el municipio de Corvera de Toranzo, en la que espera una sorpresa final que encantará a los más pequeños. El trayecto, que en total es de unos 5 kilómetros (ida y vuelta), discurre por un bosque con terreno irregular pero de baja dificultad por lo que es ideal para hacerlo en familia. Pero lo mejor, como siempre, se deja para el final, y es que el recorrido finaliza en una espectacular cascada natural de unos 20 metros de caída donde poder refrescarte tras la caminata. Unos bocadillos, bebida, ropa cómoda y, por supuesto, el bañador es todo cuanto necesitas en la mochila para pasar un gran día en este rincón escondido en la zona del Pas.

Churrón de Borleña | Foto: Turismo de Cantabria

Churrón de Borleña | Foto: Turismo de Cantabria

Por último, sentirte un auténtico Tarzán por encima de los arboles también es posible en Alceda Aventura, uno de los más conocidos de la región y el único de aventura de España ubicado en un jardín botánico, el de la localidad de Alceda, en el municipio de Corvera de Toranzo. A través de un viaje desde una perspectiva privilegiada sobre las copas de los árboles de este entorno natural único, a 15, 10, 7 y 1,5 metros de altura, los más aventureros podrán disfrutar del subidón de adrenalina del verano.

A través de un viaje desde una perspectiva privilegiada sobre las copas de los árboles de este entorno natural único, a 15, 10, 7 y 1,5 metros de altura

Disponen de cuatro circuitos de aventura con tirolinas, puentes colgantes, rocódromos, surf aéreo y diferentes juegos de ocio activo. Los circuitos Canopy, Ardillas (Familiar), Infantil y Sport proporcionan a los participantes diversión para todo tipo de edades, con diferentes dificultades, desde principiantes y niños hasta gente más experimentada. También cuentan con otras actividades como barranquismo o alquiler de bicis y patinetes. Y para completar el plan después de un día de aventura, qué mejor que un helado de López para reponer fuerzas en la localidad vecina de Ontaneda.

Comentarios