lunes. 04.07.2022

La Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha, la semana del 23 al 29 de mayo, una campaña de vigilancia y control de motocicletas en Cantabria, que se centrará en los excesos de velocidad, alcohol y drogas, ITV caducada, y adelantamientos antirreglamentarios.

Unos 180 agentes del Sector de Tráfico de la Guardia Civil dE Cantabria participarán en los controles que se realizarán durante toda la semana, en la que también se ha invitado a participar a los ayuntamientos y las Policías Locales, ya que la motocicleta es habitual en las ciudades.

Según indica en un comunicado la Delegación del Gobierno en Cantabria, estas son las principales infracciones de los usuarios de motocicletas, cuyo uso ha aumentado significativamente, con un aumento del 22% del parque de motocicletas en Cantabria en los últimos 5 años, de 36.723 (2016) a 44.880 (2021).

Además, señala que el riesgo de sufrir un accidente mortal en este tipo de vehículo es entre 20 y 40 veces superior que en el automóvil, y que el 95% de las víctimas de accidentes de motos suceden por conductas inapropiadas de los motoristas en que está implicada una moto son los propios motoristas. Por ello, considera que el control debe ser "más intenso y riguroso", ya que en Cantabria se ha detectado en el último año un incremento en el número de personas fallecidas en accidente de circulación mientras conducían motocicletas y ciclomotores.

En concreto, fueron 7 las personas que perdieron la vida conduciendo este tipo de vehículos y 41 las que resultaron heridas de gravedad y precisaron ingreso hospitalario. Además, de 2017 a 2021, se registraron en la región 876 accidentes con este tipo de vehículos, en los que fallecieron 12 personas y resultaron heridas de gravedad 132.

Por este motivo, en la programación se han tenido en cuenta los tramos en los que existe mayor siniestralidad o con un trazado susceptible de que se produzcan accidentes por conducir a velocidad inadecuada o realizar maniobras antirreglamentarias. Estas circunstancias se cumplen principalmente en las carreteras convencionales y zonas de montaña.

Otro de los temas a tener en cuenta será el del número de propietarios de motocicletas que no cumplen con la ITV correspondiente. En la actualidad, el 43% de las motocicletas no han realizado la ITV que les correspondía, subiendo hasta el 58% en el caso de los ciclomotores, los vehículos con el porcentaje más alto.

Según los últimos datos de la DGT, el 49% del parque español de motocicletas corresponde a vehículos matriculados antes de 2006, por lo que tienen una antigüedad superior a los 15 años, con el consiguiente riesgo para la seguridad vial en todos aquellos casos en los que no se realice un mantenimiento correcto.

El comunicado recuerda algunas medidas de prevención para evitar accidentes o minimizar las consecuencias en caso de tener uno: llevar casco, utilizar equipación especial para motoristas, usar las botas adecuadas, llevar un chaleco airbag para reducir impactos, primar la calidad sobre la estética, tener en cuenta la climatología, conducir de manera segura o no circular con menores de 12 años.

Comentarios