lunes. 27.06.2022
TEMPORAL

La alerta roja deja en Cantabria olas de más de 12 metros

Protección Civil no ha recibido informes de grandes desperfectos, pero ha aconsejado extremar la precaución en el litoral.

Cantabria estará en alerta amarilla por fenónemos costeros
Emergencias ha pedido que se extremen las precauciones ante el temporal

La alerta roja (riesgo extremo) por oleaje activada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en el litoral cántabro hasta las 9:00 horas de este martes ha dejado esta madrugada olas de más de doce metros y medio de altura en Santander.

En concreto, las olas han alcanzado los 12,6 metros a las 3:00 horas y los 11,29 metros a las 4:00 horas, según mediciones de la boya de la Red de Vigilancia Integral de las Aguas (VIGIA) del Gobierno de Cantabria ubicada en la Virgen del Mar.

A las 5:00 horas la altura máxima de ola era de 10,04 metros y superaba los nueve metros a las 6:00 y 7:00 horas. El último valor disponible, correspondiente con las 8:00 horas, era de 8,59 metros de altura de ola.

Protección Civil y el Servicio de Emergencias 112 aconsejan extremar las precauciones en la mar y el litoral por la confluencia de fenómenos adversos

Por su parte, la boya de la red VIGIA en Santoña ha registrado olas de casi siete metros (6,80 y 6,76) durante esta madrugada, en la que los valores máximos no han bajado de los cinco metros.

Mientras, la boya Augusto González de Linares (AGL) que el Instituto Español de Oceanografía (IEO) tiene instalada a 22 millas al Norte de Cabo Mayor en Santander ha registrado la altura máxima de ola en lo que va de temporal a las 22:00 horas del pasado lunes, con 11,48 metros. Desde entonces, los valores máximos no han descendido de los 8,5 metros, superándose los nueve metros de altura en cuatro ocasiones desde la hora citada.

Extremar la precaución

Con todo y frente a la alerta roja, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria aconsejan extremar las precauciones en la mar y el litoral por la confluencia de fenómenos adversos, que pueden provocar situaciones de peligro tanto en el agua como en la costa.

Pasado este nivel, Cantabria estará en aviso naranja hasta las 12:00 horas del miércoles. Para el periodo comprendido entre las 09:00 horas de hoy y la medianoche se espera viento del oeste o noroeste fuerza 7 o 8 y mar combinada del noroeste aumentando hasta 7 a 8 metros.

A partir de las 00:00 horas del miércoles y hasta las 12:00 horas del mismo día las condiciones en la costa serán de viento del oeste fuerza 8 al principio, y mar combinada del noroeste de 6 metros disminuyendo.

Pasado el aviso naranja, bajará el nivel de riesgo a amarillo entre las 12:00 horas y las 18:00 horas.

A estos fenómenos adversos hay que sumar coeficientes de marea de 106 este martes y mañana miércoles. Con estos parámetros la amplitud de la marea prevista, es decir, la diferencia entre pleamar y bajamar, serán acusadas, con fuertes bajadas y fuertes subidas.

Los municipios costeros estarán también en aviso amarillo por viento desde la medianoche de este martes hasta las 07:00 horas del miércoles, con rachas que pueden alcanzar los 90 kilómetros por hora.

Recomendaciones

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomiendan a la población alejarse de malecones, playas, espigones y de otros lugares próximos a la línea de costa; evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje; y respetar en todo momento los cordones de seguridad y los vallados habilitados por las autoridades pertinentes.

Asimismo, se pide a la ciudadanía no realizar actividades acuáticas; comprobar los pronósticos meteorológicos y las prohibiciones decretadas por las autoridades; evitar la utilización de embarcaciones; revisar los amarres de las mismas, y llamar al 112 ante cualquier situación de emergencia.

Por la previsión de vientos fuertes asociados a los costeros ser recomienda también en las zonas del litoral, cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos; retirar macetas y todos aquellos objetos que puedan caer a la calle; alejarse de cornisas, muros o árboles, y tomar precauciones delante de edificaciones en construcción o en mal estado.

Comentarios