jueves 20/1/22

Nadidad

Opinión

Feliz Nadidad

El virulento virus se ha convertido en un implacable gendarme. Ordena y manda sobre nuestras alegrías, nos confina en la melancolía y nos inocula el miedo al presente y al futuro inmediato.