miércoles. 06.07.2022

Chiloeches, te crecen las novias tras 30 años de olvido

Ríos de tinta negra se han escrito en los últimos meses sobre el asunto....

Ríos de tinta negra se han escrito en los últimos meses sobre el asunto del Palacio de Chiloeches y la controversia en relación a su ala o anexo oeste. Comentarios de todo tipo, algunos ajustados a la realidad, otros que reflejan disparidad de criterios, y otros fuera de todo lugar, que demuestran un auténtico desconocimiento del tema o que son simples mentiras y falsas insinuaciones con el único ánimo de difamar, injuriar y calumniar, que esconden extraños intereses que no alcanzo a vislumbrar.

Continuaré estas líneas diciendo lo mismo que ya traslade al señor Secretario de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España, en escrito fechado el 26 de octubre de 2015, en solicitud de ayuda para la rehabilitación del Palacio y de copia del expediente administrativo completo de declaración de monumento histórico artístico de la Casa-Palacio de los Marqueses de Chiloeches, conocido como antiguo hospital militar, y que culminó con la Orden del Ministerio de Educación y Ciencia de 12 de junio de 1972, y es que la Casa-Palacio de los Marqueses de Chiloeches (también llamada Casa Maeda) es un edificio único de extraordinario valor histórico y arquitectónico, tal y como se recoge en la propia orden antes mencionada a la que me remito, que data de comienzos del siglo XVIII (consta su existencia en plano de 1726), si bien se considera que pudiera incluso ser más antiguo (finales del S. XVII). Toda palabra se queda muy corta para poder describir con exactitud el valor y belleza del edificio.

Se escribió al Secretario de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España para solicitar ayuda con la rehabilitación del Palacio ya que es un monumento histórico artístico desde 1972

Con el paso del tiempo, al edificio primitivo se unieron ampliaciones y nuevas construcciones añadidas para diversos servicios o dependencias auxiliares.

Una de dichas ampliaciones lo conforma la construcción de un anexo lateral o ala oeste que data de la primera década del S. XIX, previa a la ocupación de la Villa de Santoña por las tropas napoleónicas, en virtud de planos de la época (no aparece contemplado en plano de 1802 pero si en plano posterior de 1813).

A lo largo del tiempo, tanto el palacio primitivo, como el ala oeste o el resto de construcciones aledañas a su servicio, recibieron diversos destinos (residencial, hospital militar, colegio o cárcel).

En la actualidad todo el conjunto de edificaciones y la parcela en que se ubica y que conforma su entorno es de titularidad privada.

Significar que el estado actual de conservación del edificio, y que se arrastra desde hace décadas, es absolutamente lamentable, requiriendo una actuación urgente ante los inminentes riesgos que su integridad puede sufrir, hasta el punto que del mismo modo que para describir su belleza, las palabras, por graves, alarmantes o quejosas que sean, no son suficientes para atestiguar el triste estado real del inmueble, siendo las imágenes que se aportan ilustrativas de ello y hablan por sí mismas.

Dicho esto, procede hacer un poco de memoria. Desde comienzos de los años 80 han sido numerosas las negociaciones, requerimientos y conversaciones mantenidas por el Ayuntamiento de Santoña con los propietarios del Palacio y del resto de construcciones y parcelas de su entorno, tendentes a la rehabilitación del edificio principal, destino del edificio (incluso posible casa de cultura), y magnitud de la rehabilitación, que no viene ahora al caso exponer por una mera cuestión de economía narrativa.

En 1984, el Ayuntamiento de Santoña planteó la posibilidad de ubicar la futura Casa de Cultura en el Palacio de Chiloeches (sobra decir que las negociaciones no fructificaron pues la misma se habilitó en su ubicación actual, frente al Teatro Casino Liceo). Para tal finalidad, por los Servicios Técnicos Municipales del Ayuntamiento de Santoña se elaboró un informe-proyecto destinado a la restauración y rehabilitación del antiguo Hospital Militar (Casa-Palacio de los Marqueses de Chiloeches) para la ubicación en él de la Casa de Cultura de Santoña. En dicho proyecto ya se decía lo siguiente:

"Con el presente proyecto se pretende satisfacer las dos finalidades que significan el restaurar y acondicionar como Casa de la Cultura el antiguo Hospital Militar de Santoña, Casa-Palacio de los Marqueses de Chiloeches.

Desde el punto de vista de la restauración se plantea la conveniencia de devolver al edificio su imagen primitiva, fundamentalmente eliminando las modificaciones que se han ido realizando en el mismo en el transcurso del tiempo, y más en concreto, el ala situada en el lado oeste que fue añadida al transformar la antigua Casa-Palacio en hospital, ya que su valor arquitectónico es totalmente nulo y desvirtúa el carácter tradicional, que todas las casas solariegas tienen en Cantabria, de la planta cuadrada de la antigua Casa-Palacio con una fachada limpia a cada viento. (........)".

En 1984 ya se quería derruir el ala oeste al calificarlo de valor arquitectónico nulo y desvirtuar el carácter tradicional de las casas solariegas de Cantabria

En 1985, por disposición legal, todos los Monumentos Histórico Artísticos previamente declarados pasan a denominarse BIC (Bien de Interés Cultural).

Frustradas las expectativas de convertir el Palacio en Casa de Cultura, el PGOU de Santoña que se aprueba en 1987 cataloga como de protección integral tanto el Palacio de Chiloeches como el Ala Oeste y define a toda la parcela como "jardín local" de futura titularidad pública.

Desde entonces pasarían casi dos décadas de auténtico olvido del Palacio, y los que por entonces éramos niños hemos visto, día a día, como se degradaba y deterioraba.

Tendría que ser ya en 2005 cuando el Ayuntamiento de Santoña Gobernado por el PSOE de Puerto Gallego y ante la imposibilidad de alcanzar acuerdo con la propiedad (si bien se habían requerido medidas de protección con la colocación de andamiajes y apuntalamientos que a día de hoy aún rodean parte del edificio) decidió iniciar e impulsó la tramitación de un expediente de modificación puntual del PGOU, mediante la constitución de una unidad o área de actuación urbanística en el Palacio de Chiloeches y su entorno, que implicaba, muy esquemáticamente, que como consecuencia del mismo el Ayuntamiento adquiría la titularidad del Palacio, junto con su jardín sur, se abría una calle pública por su viento oeste de catorce metros de anchura, dónde actualmente se ubica el ala oeste y resto de construcciones auxiliares (que desaparecían, descatalogándose el ala de la protección municipal), dejando el palacio abierto por todos sus vientos, y al otro lado de esa nueva calle (resto de parcela privada) se otorgaban unos derechos urbanísticos a la propiedad, compensándose con ello la cesión del palacio y su jardín al Ayuntamiento. Con todo ello, se evitaba en enorme coste económico que implicaba dar cumplimiento al PGOU, pues el Ayuntamiento tendría que compensar a la propiedad por el valor de la parcela en su conjunto, de sus construcciones y tendría que encargarse de todas las rehabilitaciones y urbanización del entorno.

Referida modificación puntual del PGOU de Santoña fue aprobada inicialmente en el año 2011, en Pleno municipal y por unanimidad de todos los grupos políticos municipales, y sin polémica alguna.

Previamente, por el Servicio de Patrimonio Cultural de la Dirección General de Cultura, se había emitido un informe en el año 2005, en respuesta a una consulta efectuada sobre si la declaración del BIC afectada solo al Palacio o También al ala oeste. El informe es del tenor literal siguiente:

"La declaración sólo hace alusión al edificio edificado en el siglo XVIII, por lo tanto los añadidos a este cuerpo no aparecen contemplados en el expediente de declaración", es decir, ese informe clarificaba que la calificación de BIC (protección supramunicipal) sólo incluía a la Casa-Palacio de los Marqueses de Chiloeches y no al ala oeste, ni resto o conjunto de construcciones auxiliares que tuvieron diversos usos a lo largo de tiempo.

Llegan las elecciones de 2011 y gana el PP en Santoña. Durante ese mandato electoral, la anterior alcaldesa inicia nuevas negociaciones con la propiedad, paraliza la tramitación de la modificación puntual del PGOU del PSOE e inicia una nueva modificación, previa firma en 2014 de un convenio urbanístico con la propiedad. El PP siempre tuvo claro y así lo ha venido manifestando que económicamente era inviable que el Ayuntamiento adquiriese el Palacio de Chiloeches, de tal forma que su nueva modificación del planeamiento fue aprobada inicialmente en Pleno municipal por mayoría, con el voto en contra de un único grupo municipal, el PSOE, y posteriormente aprobada provisionalmente.

Dicha modificación implica, al igual que la inicial, la descatalogación del anexo o ala oeste como elemento del patrimonio singular, pero a diferencia de la anterior, conlleva la supresión del Palacio como equipamiento comunitario genérico pasando a permitirse el uso de alojamiento residencial, así como el jardín sur pasa a considerarse espacio libre de uso privativo genérico. Es decir, los derechos urbanísticos para la construcción de vivienda se mantienen para la propiedad respecto a la primera modificación puntual (paralizada) pero se retiene el carácter privativo del jardín y del palacio, permitiéndose su destino residencial, manteniéndose, con alguna modificación, el nuevo vial público que conectaría la calle General Salinas con la Plaza de Abastos.

Dicha modificación puntual del PP fue informada favorablemente por la Comisión de Patrimonio Cultural de Cantabria, a la que se remitió todo el expediente.

También fue remitida la modificación a la CROTU, que en su sesión de 13 de abril de 2015 adoptó el acuerdo de aprobación definitiva de la modificación puntual del PGOU de Santoña en el entorno de la Casa-Palacio de Chiloeches y delimitación de la nueva unidad AA-26.

No obstante, la publicación de la aprobación definitiva quedó condicionada por la CROTU por una serie de cuestiones, por no prever los necesarios espacios libres que corresponden al Ayuntamiento y por haberse obviado, debiendo valorarse económicamente y monetizarse para compensar esa pérdida. Así se indica lo siguiente en el informe: "A la vista de la documentación remitida se hace preciso, por tanto, incorporar las previsiones de monetización de las superficies de espacios libres y de equipamientos, tal y como ya se recoge para la cesión del 10% del incremento de edificabilidad".

En 2015 queda pendiente la aprobación definitiva del PGOU de Santoña para el Palacio condicionada al CROTU, en el que señala la necesidad de monetizar la pérdida a la propiedad

Tales consideraciones no se consideran sustanciales, pudiendo aprobarse definitivamente la modificación puntual si bien que condicionando la publicación a la remisión por el Ayuntamiento de un texto corregido donde se incorpore la previsión de monetización de las superficies de espacios libres y de equipamientos....".

Personalmente siempre fui muy crítico con la modificación puntual operada por el PP, pues era contraria a los intereses de Santoña, y siempre lo dije públicamente. La gran diferencia fue que la CROTU vino a dar un tirón de orejas al Ayuntamiento por no contemplar una serie de aprovechamientos que le correspondían, viniendo a enmendar la situación, y a dar la razón a los que cuestionamos esa modificación.

El cambio de gobierno se produjo en junio de 2015, cuando tomé posesión del cargo, encontrándome con un convenio y una modificación del PGOU aprobada definitivamente, si bien enmendada por la CROTU, que generaba una serie de obligaciones en su cumplimiento para el Ayuntamiento y de derechos para la propiedad. Desde el primer día todos mis esfuerzos han estado destinados a la rehabilitación del Palacio y a llegar a un acuerdo con la propiedad distinto al de la modificación puntual del PP. La CROTU al requerir la remisión de esas previsiones de monetización nos abría la puerta a renegociar con la propiedad, y una vez que se valoren esas previsiones que corresponden al Ayuntamiento alcanzar un acuerdo para que el Palacio fuese público, con el menor coste posible para la arcas municipales y poder rehabilitarlo, dando al pueblo de Santoña el Palacio y sus jardines, recuperando el espíritu y objetivo de la primera modificación puntual de 2011 que fue paralizada. Ese ha sido mi empeño en todo este tiempo.

Sin embargo, nada más tomar posesión del cargo se inició una agria polémica por aquellos que decían que el Ayuntamiento de Santoña quería demoler un BIC. Más bien por aquellos que insistían que la declaración del 72 protegía tanto al Palacio como al ala oeste por el hecho de que la denominación que la declaración le daba al edificio protegido era la de Antiguo Hospital Militar, y como tanto Palacio como Ala oeste tuvieron ese destino pues creían que la orden del 72 protegía tanto al Palacio, edificio original, como al Ala, construcción aledaña posterior. Sin embargo, de la lectura del texto de la Orden de protección indiscutiblemente sólo describía el Palacio de Chiloeches, y no al Ala Oeste. Desde entonces, han sido innumerables los ataques personales, los descalificativos sangrantes, las falsas insinuaciones de vinculaciones con vete tu a saber quién, las amenazas y calumnias permanentes de corrupción, pelotazos y demás barbaridades que se ha escrito, por algunos que se creen impunes a través de publicaciones en redes sociales y otros medios.

Ante esta situación, y para poder conocer, llana y sencillamente, la verdad, en octubre de 2015 decidí solicitar al Secretario de Cultura del Gobierno de España, a lo que me he referido al comienzo de esta carta, copia del expediente completo de declaración de Monumento Histórico Artístico de 1972, que sirvió de base para realizar la declaración de protección, para conocer si la declaración de BIC afectaba única y exclusivamente al caserón o casa solariega del S. XVIII, el Palacio, o también incluía al Ala Oeste del S. XIX.

Fue a primeros de enero de 2016 cuando recibimos en el Ayuntamiento el expediente completo solicitado. En el mismo escrito del Ministerio que lo encabezaba ya se respondía literalmente que la declaración se llevó a efecto conforme a la propuesta del Consejero Provincial de Bellas Artes de Santander, Don Miguel Ángel García Guinea. En el expediente se comprueba que su informe contiene una detallada descripción del Palacio, una indicación de sus dimensiones, diversas fotografías y un plano que grafía el Palacio y sus jardines sur, dejando excluida toda referencia al ala o resto de construcciones del entorno.

Don Miguel Ángel García Guinea fue un reconocidísimo arqueólogo e historiador y uno de los mayores especialistas mundiales en la historia del arte románico español, así como director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria y Consejero Provincial de Bellas Artes.

Desde entonces, desde el actual equipo de gobierno nos hemos limitado a decir la verdad al respecto. El Ala Oeste no es BIC. Estaba excluido en la declaración de protección de 1972. Esa es una verdad empírica.

Yo puedo respetar todas las opiniones, incluso las de aquellos que de buena fe consideran que el ala oeste debiera estar catalogada de BIC a pesar de no serlo, incluso la de aquellos que solicitan que se haga una nueva declaración para incluir el ala oeste ahora. Lo que no acepto es la de aquellos que viene acusando al Ayuntamiento de querer demoler un BIC. Esa es la gran falsedad que de origen ha rodeado esta polémica. Nunca el Ayuntamiento de Santoña, ni ahora ni antes, con independencia del color político en el gobierno municipal, ha pretendido derribar o demoler un BIC.

Yo puedo respetar todas las opiniones, incluso las de aquellos que de buena fe consideran que el ala oeste debiera estar catalogada de BIC a pesar de no serlo​

Hasta tal punto ha sido nuestro empeño por clarificar la situación del ala oeste que nada más recibir el expediente de declaración de 1972 remití sendos escritos al Servicio de Patrimonio Cultural y a la Dirección General de Urbanismo del Gobierno de Cantabria, fechados en enero de 2016, acompañando el expediente y solicitando la emisión de nuevo informe sobre el Palacio y el Ala Oeste, así como solicitando la apertura de expediente de delimitación del entorno de protección. Concluían así aquellos escritos:

"Que en virtud de la documentación y expediente remitido, y pese a su obviedad, dado que así fue previamente acordado, al objeto de resolver y aclarar toda duda surgida, SE SOLICITA:

1.- Que por cuantos técnicos de la administración se estime conveniente, previo análisis de toda la documentación existente y visita de inspección al edificio, y según su leal saber y entender, se proceda a emitir informe lo más completo y fundado que sea posible, por el que se clarifique, confirme y determine si la declaración de MHA y posterior BIC protege únicamente a la Casa-Palacio de los Marqueses de Chiloeches, o también al ala o anexo oeste, y en cualquier caso se determine e informe sobre el valor arquitectónico o cultural de cada una de las citadas edificaciones.

2.- Que se proceda a la apertura del correspondiente expediente de delimitación del bien jurídico afectado por la protección, que se encuentra pendiente de tramitación".

¿Esta es la conducta de un destructor del patrimonio? Curiosa definición con la que algún político de segunda me ha calificado a mí y al actual equipo de gobierno. Algún político que se ha enterado hace cuatro días que existe el Palacio de Chiloeches y que se ha limitado a declarar lo que otros le han escrito, y a subirse al carro con unos claros fines de rentabilidad electoral. Es significativo ese término de destructor del patrimonio, cuando si se hubiera acercado a Santoña podría haber comprobado los trabajos de reparación que hemos realizado recientemente en algunas edificaciones protegidas y de enorme valor para nuestro pueblo como son los antiguos juzgados y el mercado de abastos, pero también en el depósito del agua del pasaje, o del viejo pozo recuperado de la ladera del monte.

La delimitación del entorno de protección del BIC no implica que todo lo que se encuentre dentro del entorno esté protegido, sino que toda actuación urbanística requiere de informe previo del Servicio de Patrimonio

Pues bien, fue el Ayuntamiento de Santoña el que solicitó la apertura de expediente de delimitación del entorno de protección del BIC. Expediente que ha concluido recientemente mediante su publicación en el BOC y que abarca toda la manzana, incluidas las calles General salinas, Abad Paterno, Rentería Reyes y una parte importante de la Plaza de Abastos. Creo que es importante aclarar que la delimitación del entorno de protección del BIC no implica, como algunos alegremente parlotean, que todo lo que se encuentre dentro del entorno esté protegido, sino que toda actuación urbanística en ese entorno requiere de informe previo del Servicio de Patrimonio.

Pues bien, al escrito remitido en enero de 2016 antes referido, el Ayuntamiento recibió respuesta por parte del Servicio de Patrimonio Cultural del Gobierno de Cantabria informando que al respecto ya se había emitido informe en el año 2005. Es decir, que se venía a ratificar en aquel otro informe que concluía que la declaración de protección sólo hacía alusión al edificio del S. XVIII y que el resto de añadidos a ese cuerpo original no estaban contemplados en el expediente de declaración.

A partir de ahí el Ayuntamiento ha seguido con la necesaria tramitación de la modificación puntual, dando cumplimiento al requerimiento exigido por la CROTU, aprobando en Pleno esas previsiones de monetización que era exigidas, remitiendo las mismas a la CROTU, organismo que hace unos días ha acordado publicar en el BOC la aprobación definitiva de la modificación del PGOU que realizó ya en abril de 2015.

El Ayuntamiento de Santoña ha actuado en todo momento con escrupuloso respeto a la legalidad. Siguiendo rigurosamente todos los trámites, solicitando los informes preceptivos y actuando conforme a todos los informes técnicos previos, recibiendo el visto bueno de la Comisión de Patrimonio Cultural y de la CROTU, y en función de los informes que desde estos organismos se emitían.

En este tiempo he podido revisar toda la documentación al respecto de Chiloeches, he visto informes emitidos durante años, en los cuales y en todos ellos se aconseja la demolición del Ala Oeste para devolver al palacio a su estado original. He leído y releído el expediente del año 72, el informe de 1984 de los servicios técnicos municipales, los informes del Servicio de Patrimonio de 2005, 2014 y 2016, los acuerdos de la CROTU, y en ninguno de ellos se hace mención alguna a la protección del ala oeste.

Insisto, respeto profundamente a aquellas personas o colectivos que de buena fe consideran que el ala oeste debiera haberse incluido en su día en la orden de protección, o la de aquellos que de buena fe solicitan que ahora se proteja, pero no la de otros que a través de la difamación, la desinformación y la mentira tratan de acusar al Ayuntamiento de demoler un BIC y se sirven de denuncias y acusaciones sin fundamento como medio de presión. Y mucho menos de aquellos que por mero protagonismo o por tener intereses políticos en esta historia se suben al carro fácil del proteccionismo, sin tener idea alguna del devenir de Chiloeches o lo que es peor, que a pesar de tenerla sólo buscan réditos y causar daño a quien consideran su enemigo.

Quisiera lanzar una pregunta muy sencilla a todos aquellos que tienen por objetivo volver a la situación del Plan de 87, previo a cualquier modificación puntual. ¿Por qué no se ha podido dar cumplimiento al plan del 87 durante treinta años y ha producido una situación enquistada todo este tiempo? ¿Por qué se han tenido que plantear distintas modificaciones de ese plan para hacerlo viable? Bien es cierto que el Plan del 87 plantea una solución idílica, en la que una enorme parcela de suelo urbano privado se ha de convertir completamente en suelo público con sus construcciones incluidas. Ni siquiera en los años de bonanza económica era asumible por el Ayuntamiento expropiar o compensar a la propiedad con el valor de todos esos terrenos y construcciones, adquirirlo, rehabilitar Palacio y Ala y urbanizar todo el entorno. Operación millonaria e inasumible antes y ahora. Algunos plantean que en lugar de pagar a los propietarios se les compense en parte con otros terrenos o construcciones ¿con cuáles? ¿Con la Casa de Albo? ¿Con los antiguos Juzgados? Sendas edificaciones también están protegidas por el PGOU y son de todos los santoñeses, son públicas, así que ¿Vestimos un santo para desvestir otro?

Ayer mismo leía las declaraciones del Concejal de santoñeses respecto a la publicación de la modificación puntual del PGOU. Decía que lo iban a recurrir hasta el Tribunal Superior de Justicia. Me parece perfecto, pero debiera saber que en el año 2007 la propiedad interpuso un recurso contencioso-administrativo contra el Ayto. de Santoña ante la misma sala de lo Contenciso-Administrativo del TSJ de Cantabria, reclamando que el Ayto. descatalogase el ala oeste vía modificación puntual. En ese proceso judicial el TSJ desestimó el recurso interpuesto, no por el hecho de no poder descatalogarse el ala a través de una modificación del planeamiento, sino porque ningún particular puede imponer a la administración la tramitación de una modificación del planeamiento, pues la competencia en materia urbanística es municipal y sólo cuando esta quiera se hará, y no cuando lo reclame un particular. Sobra decir que se llevaron a efecto con posterioridad, en 2011 (paralizada) y 2014. En ese mismo procedimiento se emitió informe pericial por un arquitecto judicialmente designado, quien informó que el valor artístico y arquitectónico del ala oeste era nulo, distorsionaba la visión del palacio como edificio original y concluía la conveniencia de demoler el ala, al que denominó "pegote sin valor". Siento que esto suene así de duro, pero es literalmente lo que se indicaba en ese informe técnico del perito judicial.

Vuelvo a decir nuevamente que respeto la opinión de todos los colectivos que con su buena voluntad consideran que el ala oeste debía haber estado incluido en la declaración del 72. Por vez primera ayer pude leer el artículo del Grupo Alceda en este sentido, y por vez primera se reconoce públicamente que el ala no se incluyó en la declaración del 72. Ya partimos entonces del reconocimiento de que el Ayuntamiento nunca ha querido demoler un BIC. Viene a decir que la no inclusión entonces del ala fue como consecuencia de una negligencia de las autoridades de patrimonio de aquel entonces, negligencia que, por tanto, deben achacar al célebre historiador y Consejero Provincial de Bellas Artes, Sr. García Guinea, natural del pueblo de Alceda.

He tenido la ocasión también de leer lo escrito recientemente por un periodista natural de Santoña, si bien reside fuera de nuestra localidad, al que no tengo el placer de conocer, y que realiza una descripción muy peculiar de mí, calificándome de prepotente y arrogante, sin haber mediado una palabra conmigo en nuestras vidas, hablando de hechos que sencillamente son mentira por referencias de otra persona que le cuenta lo que otro le ha contado. Vamos, los chismes de toda la vida. Yo siempre creí que los periodistas relatan hechos, cuentan noticias, contrastan y cotejan sus informaciones. He podido comprobar que no. La verdad es que debo vivir una vida diferente a la mía según lo que el periodista cuenta. Al parecer debo ser para el PSOE de Santoña algo así como Stalin y sus purgas. Ya dije en una ocasión que quien peor habla de mi es precisamente quien menos me conoce. Debiera este periodista preguntar a las personas que me conocen, a quienes están en contacto conmigo a diario, y no a quienes no me conocen en absoluto y sólo buscan causar un daño. Ahora me viene a la mente una advertencia que me hizo un trabajador del Ayuntamiento muy apreciado por mí, a los pocos días de ser nombrado alcalde. Me preguntó, Sergio ¿Tienes algún enemigo? Le respondí, con cierto asombro, que no, que nunca había tenido problemas con nadie. Pues entonces prepárate que te van a salir de debajo de las piedras, me dijo.

Por cierto Sr. periodista, aprovecho para responder a las preguntas, más que preguntas son insinuaciones delictivas, que vd. deja en el aire. Sobra decir que cuanto insinúa es mentira. La red de vinculaciones de las que habla son el mayor disparate que he oído. Le recuerdo que yo llevo aquí desde junio de 2015 y toda esta historia de Chiloeches ya estaba aprobada tiempo atrás. Los cuentos de viejas que vd. lanza al aire no se quien se los ha cocinado, pero ya le puedo decir que debiera revisar sus fuentes, no vaya a ser que se atragante. Y si tiene alguna sospecha de vaya vd. a saber que, le aconsejo que acuda a los juzgados y lo denuncie. Y si no cuenta con hechos, indicios o pruebas será mejor que deje de hacer insinuaciones gratuitas que son muy graves.

Aquellos para los que Chiloeches sólo representa un puñado de votos y obtener más concejales en las próximas elecciones, la de aquellos que se dedican a la política de gintonic de fin de semana

No quisiera pasar por alto a algunos que ahora se posicionan, sin serlo, como adalides de la defensa del patrimonio, y que en su momento, en esos años del olvido de Chiloeches, fueron cargos públicos del Ayuntamiento, y no hicieron absolutamente nada. Ahora se presenta alguno como salvador, ese sr. que aplaude y alienta a quien llama ladrones, corruptos y demás lindezas, con total impunidad, a los que estamos en el Ayto., ese sr. que desde su atalaya del Monte Buciero lleva años proyectando una sombra tenebrosa sobre Santoña, ese Sr. que sólo busca el protagonismo y la notoriedad antaño perdida, ese sr. que en 2014 presentó un escrito en el Ayto. diciendo que las nuevas viviendas que levantasen los propietarios junto al Palacio debían tener soportales, plano incluido sin ala oeste. Es ese Sr. que intervino en la rehabilitación de un edificio protegido como la antigua Casona de la C/ Juan de la Cosa, que se tiró abajo y se construyó cambiando la orientación de sus fachadas y sin ser reconocible nada del edificio primitivo, ese Sr. que fue complice del derribo nocturno de las viejas bodegas del pasaje que estaba protegidas. Si, ese Sr. el nuevo protector del patrimonio.

Y que decir de otros, de la nueva política, de la sangre fresca que llega a la política santoñesa, de esos para los que el desprecio es su único argumento, para los que la crítica política se ha dejado a un lado para optar por la falta de respeto y la ofensa permanente, es la actitud de aquellos que, a modo de ejemplo, dicen que "hemos perdido el norte" por el hecho de no gustarles las jardineras de la Plaza de Abastos. Sí, es la de aquellos para los que Chiloeches sólo representa un puñado de votos y obtener más concejales en las próximas elecciones, la de aquellos que se dedican a la política de gintonic de fin de semana.

Ahora todos estamos a la espera de la resolución que se tiene que dictar por el Consejero sobre la petición que se realizó hace escasos meses de ampliación o nueva declaración del BIC para que se extienda la protección al ala oeste, y previo dictamen no vinculante de la Comisión de Patrimonio Cultural edificado. Este es un tema que ya más que técnico ha trascendido a lo político, siendo brutales las presiones existentes.

Si ahora se ha solicitado la nueva declaración de BIC al ala oeste, yo me pregunto, entonces es que no estaba incluido el ala en la orden de protección y no era BIC. Debe ser, por tanto, que el Ayuntamiento no quería tirar un BIC y ni éramos tan ladrones o corruptos como alguno decía.

En este estado de cosas es inminente la decisión que se tiene que tomar por quien es competente en la materia, y ni lo es el Ayuntamiento ni quienes claman por la protección. Sólo quiero dejar algo claro, de todos los informes técnicos que se han emitido en estos años no he visto ninguno que concluya que el ala oeste tiene el valor arquitectónico o artístico para ser calificado de BIC. Ojo, no digo que deba o no serlo o que debiera o no haberlo sido en el 72, digo que no existe informe alguno que lo proponga, y me hubiese gustado verlo, pues no es cierto, como he oído, que el Centro de Estudios Montañeses haya propuesto la protección del ala oeste, este centro se ha limitado a emitir informe a consulta del Gobierno de Cantabria sobre el espacio que debe comprender el entorno de delimitación del BIC y en ese informe ni se nombra al ala oeste.

Esa situación y previsión del plan es inasumible para el Ayto. y para los vecinos de Santoña por sí sólos, con un coste de varios millones de euros

Por cierto, la propiedad ya ha presentado el proyecto de restauración de la cubierta y parte de la envolvente del Palacio, conforme a los requerimientos que se le han realizado desde el Ayto. Ese proyecto ha sido remitido al Servicio de patrimonio Cultural, dando cumplimiento a los trámites legales para emisión de preceptivo informe.

Si la decisión que se tome mañana acuerda la protección como BIC del ala oeste irá en contra de todas las resoluciones, acuerdos e informes previos de la Comisión de Patrimonio Cultural y de la CROTU conforme a las cuales el Ayto. ha actuado en los últimos años, por lo que debiera venir acompañada de un informe técnico que así lo justifique para mayor seguridad de todos. En ese eventual supuesto la situación volvería al punto de partida, nada de lo tramitado tendría validez y retornaríamos al plan del 87 y a donde estábamos años atrás. Esa situación y previsión del plan es, como he dicho antes, inasumible para el Ayto. y para los vecinos de Santoña por sí sólos, con un coste de varios millones de euros. Desde luego, el giro de 180 grados que se daría requeriría una implicación económica, una responsabilidad y un compromiso importantísimo del Gobierno de Cantabria.

Por cierto, la ayuda de 400.000 euros pagadera en varios años que el PP (firmante del convenio e impulsor de la modificación del plan y la demolición del ala, con la que ahora nos ha tocado lidiar a los que estamos gobernando) y ahora de una forma ambigua ha propuesto para que el Gobierno de Cantabria financiase al Ayuntamiento la adquisición del Palacio no es sino un lavado de cara y un brindis al sol (significativo que no lo hiciera cuando gobernaba y lo pida ahora), suma que no llega ni remotamente para para cubrir una décima parte del coste de la inversión que implicaría la actuación (indemnizaciones, rehabilitaciones y urbanización del entorno), hipoteca millonaria en la que no pienso sumir al Ayto. de Santoña, si no fuese con la implicación directa del otras administraciones que son las que tienen la última palabra y que pronto sabremos.

Sergio Abascal Azofra.

Chiloeches, te crecen las novias tras 30 años de olvido