martes 15/6/21

Podrían irse un poquito a la mierda los instigadores de bulos

Reflexiones desde casa. Día 7

Lo de que no pensamos, somos y hacemos todos lo mismo, máxime en tiempos de extrema gravedad para el mundo y sus habitantes, se aprecia ahora más en dos desacuerdos: no quedarte en casa como te piden, y estar algunos todo el santo día mandando bulos y falsedades. Ya lo avisó en su primera comparecencia informativa sobre la crisis sanitaria el presidente del Gobierno de España. Pidió que distinguiéramos bien entre la verdad y la mentira, porque la mayor arma psicológica y desestabilizadora en este siglo son las fake news o noticias falsas, que se cuelan incluso en los medios de comunicación al uso. Podría irse un poquito a la mierda este ejército de instigadores de bulos que concentran especialmente su rabia en las redes sociales. A millones de españoles recluidos, pensando en qué hacer tantas horas libres a diario, solo falta que nos agobien más, nos envenenen con sandeces, verdades a medias, opiniones sesgadas o disparatadas y cientos de remedios anti Covid-19. Empiezo a pensar que las nuevas tecnologías puestas en manos de cualquiera es un auténtico disparate. Por lo que veo a mí alrededor en el séptimo día de cuarentena, estamos hasta el gorro de tanta chorrada recibida por wasap, salvo aquello que nos hace reír y felices. Como ejemplo, a primera hora del domingo 22 de marzo me manda un vídeo el genial director de orquesta cántabro, Mariano Rodríguez Saturio. Se trata del tema “We are de Word”, Nosotros somos el mundo. Aquella letra recobra vida hoy porque dice cosas como estas: “Llega el momento, el mundo debe unirse como uno, existen personas muriendo, es hora de darle una mano a la vida, el más grande regalo de todos. Nosotros no podemos seguir pretendiendo, día tras día, que alguien, en algún lugar, efectúe un cambio. Nosotros somos el mundo, nosotros somos los niños, somos los únicos que hacemos que resplandezca el día. Entonces, vamos a empezar. Hay una elección que estamos haciendo: estamos salvando nuestras propias vidas. Es verdad, nosotros haremos un día mejor, solo tú y yo”. No es necesario añadir más. 
 

Comentarios