martes. 31.01.2023

El problema no lo generan los hombres, lo generan los machistas

Es preocupante que se haga una abierta apología del machismo desde ciertos sectores, e incluso personas que ocupan escaños en este país.

El 25 de noviembre se conmemora 'El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer' para denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres en todo el mundo, y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

Los derechos y las conquistas en esta lucha contra las violencias machistas no se pueden dar por hecho; deben alimentarse, nutrirse, actualizarse.

Partimos de la base de que la violencia machista es un problema social arraigado en la cultura. Por lo tanto, también es un problema político, lo que nos tiene que llevar a un cambio de paradigma para que todos los tipos de violencia machista se combatan con políticas públicas. Como en todo, la educación, la socialización y la cultura pueden ayudar a erradicar esta lacra.

La violencia machista no solo es la que mata, también es la que busca hacer daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer

Comienza a ser muy necesario un impulso de la prevención y sensibilización en el marco de la educación en todos los niveles, etapas y grados, también en los planes de estudios universitarios. Es tan importante lo que puedan hacer profesores y profesoras en materia de educación en igualdad de género y en prevención de las distintas formas de violencia contra las mujeres, como la que pueden hacer los jueces con la sanción penal.

Hay que dejar claro que el problema no lo generan los hombres, lo generan los machistas, y es preocupante que se haga una abierta apología del machismo desde ciertos sectores, e incluso personas que ocupan escaños en este país.

La violencia machista no solo es la que mata, también es la que busca hacer daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer. Y estamos viendo cómo van en aumento la violencia vicaria, la sexual o la institucional. Hay otros tipos de violencia como la obstétrica, la mutilación genital femenina, la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, o la violencia económica con el incumplimiento en el pago de la pensión compensatoria. En la actualidad están surgiendo nuevas violencias como la digital, que va desde mensajes intimidatorios o amenazantes hasta el envío de mensajes o fotos de contenido explícito sin contar con la autorización de la persona destinataria, llegando incluso a la publicación de información privada o identificativa sobre la víctima.

La violencia contra la mujer constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres

La violencia contra la mujer constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres.

El futuro de las víctimas depende de un compromiso real con la igualdad por parte de todas las administraciones llamadas a aplicarlo, y esto requiere de cambios estructurales en todos los ámbitos, desde el municipal y el parlamentario, hasta el judicial, el mediático y el ciudadano.

Precisamos de una red pública de servicio de atención a las víctimas en todos los lugares, con unos estándares mínimos que deben de ser cubiertos con un enfoque integral, con medidas durante todo el proceso, que trabaje desde la sensibilización, detección, prevención, atención y reparación de las violencias machistas.

Y no nos engañemos, la mayoría de los agresores no son extranjeros:

En 2021 se registraron un total 98.230 víctimas por violencia de género de hombres hacia mujeres, siendo el 70% españoles.

El cambio lo empiezas tú.

Por una sociedad libre de violencia de género.

El problema no lo generan los hombres, lo generan los machistas
Comentarios