sábado 4/12/21
POLÍTICA

“La oficina anticorrupción controlada por el Gobierno es como poner al zorro a cuidar las gallinas”

La oposición considera que el organismo creado por Revilla es un “lavado de cara” y no tiene un compromiso real para erradicar la corrupción. 

Sede central del Gobierno de Cantabria, en la santanderina calle de Peña Herbosa
Sede central del Gobierno de Cantabria, en la santanderina calle de Peña Herbosa

Tras la iniciativa promovida por el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla de crear una oficina anticorrupción controlada por el propio Gobierno, el resto de partidos políticos han mostrado su rechazo. En este sentido, Podemos considera que la intención del Gobierno es "una muestra más" de que su compromiso para luchar contra la corrupción "no es más que pura fachada". En su opinión, que un órgano de estas características dependa del Gobierno es como "poner al zorro a cuidar las gallinas".

Podemos ha censurado que el presidente del Gobierno, Miguel Ángel Revilla, prometió al principio de la legislatura la creación de una oficina anticorrupción, para posteriormente oponerse durante dos años consecutivos a introducir partidas en los presupuestos para este fin, y ahora "anuncia a bombo y platillo y en año preelectoral que finalmente lo pondrán en marcha".

Para el diputado Alberto Bolado, "esta es otra más de las medidas cosméticas de este Gobierno, que necesita poder vender gestión de cara a las próximas elecciones cuando en realidad lleva toda una legislatura sin hacer nada de nada".

En un comunicado de prensa, Podemos señala que la corrupción es una de las principales preocupaciones de la ciudadanía y que es fundamental adoptar medidas eficaces para acabar con esta lacra.

Así, desde la formación morada se defiende una oficina anticorrupción independiente, con presupuesto propio, formada por personas de distintos ámbitos de la sociedad que permitan abordar la lucha contra la corrupción desde una perspectiva multidisciplinar.

Sin embargo, lamenta Bolado, el Ejecutivo que lidera Miguel Ángel Revilla "quiere una oficina controlada y dependiente del Gobierno, con un responsable nombrado por el consejero de Presidencia, y aprobada por decreto dejando al margen al Parlamento".

Para Podemos esta propuesta "es como poner al zorro a cuidar las gallinas, cuando no incluso peor, una policía política que solo vigila a la oposición".

"Si este gobierno fuese valiente y su compromiso contra la corrupción fuese real, traería una ley al Parlamento; sacaría adelante esta iniciativa con consenso y participación de los grupos políticos y la sociedad en su conjunto. Pero yo creo que a estas alturas a nadie se le escapa ya que el presidente Revilla miente", afirma Bolado.

"GOLPE DE EFECTO"

El diputado ha recalcado que no hace mucho tiempo, el presidente decía que la oficina contra la corrupción "no era necesaria porque en Cantabria no hay corrupción y ello pese a que los datos del CGPJ contradecían esta afirmación".

"Tenemos a un presidente que no hace nada ante la corrupción destapada en el Servicio Cántabro de Salud. A un presidente que no aparta del gobierno a la consejera de Sanidad responsable de nombrar a los corruptos. Por eso necesitan un golpe de efecto para aparentar que a ellos también les preocupa la corrupción.

Y esta oficina tal y como se pretende diseñar, no va a servir nada más que para lavar la cara de un gobierno que no tiene ninguna credibilidad", concluye.

Por otro lado, el portavoz del Partido Popular, Iñigo Fernández, ha acusado al presidente, Miguel Angel Revilla, de "ser el principal responsable en ocultar la corrupción en su Gobierno", y ha afirmado que el anuncio de la creación de una oficina anticorrupción "es una especie de 'dejà vù'", ya que lo anunció en su investidura. "Han pasado más de tres años y no sólo no hay oficina, sino que su Gobierno ha dado sobradas muestras de que su compromiso contra la corrupción es nulo", ha dicho.

Fernández ha criticado que "después de tres años sin mover un papel, anuncia la creación de una oficina anticorrupción que no empezará a funcionar hasta la próxima legislatura", y ha considerado que "a la hora de la verdad, cuando hay que luchar contra la corrupción, Revilla nunca está".

"Siempre se esconde, tal y como ha hecho", a su juicio, en el caso del exdirector de CANTUR Diego Higuera, "al que ha intentado librar de la cárcel", ha dicho, y posteriormente con el "escándalo" en el Servició Cántabro de Salud, "manteniendo en su puesto a la consejera de Sanidad, que además de tratar de tapar las irregularidades detectadas ha cargado contra la funcionaria que las denunció".

Por otro lado, el portavoz del PP ha destacado que la oficina anticorrupción va a depender totalmente del Gobierno, que además nombrará a su máximo responsable. "¿Con qué ánimo podrá ir un funcionario o un ciudadano a denunciar nada después de todo lo que hemos visto en esta legislatura?", se pregunta Fernández en un comunicado de prensa.

Añade que desde el PP nunca se ha apostado por una oficina específica "porque nuestro Estado de Derecho y nuestra tramitación administrativa tienen todos los mecanismos necesarios para el control, más después -añade- de las modificaciones legislativas que hizo en esta materia el Partido Popular a nivel nacional durante los gobiernos de Mariano Rajoy".

A su modo de ver, "no se trata de crear nuevas estructuras, sino de hacer cumplir la ley que ya existe, y que este Gobierno ha intentado esquivar cada vez que ha amenazado a uno de los suyos".

En definitiva, el portavoz del PP denuncia la "hipocresía" del Gobierno de Revilla en materia de lucha contra la corrupción. "Ni están ni se les espera, y esta legislatura es una buena muestra. Anunciaron que habría esta oficina y esperan a los últimos meses para empezar su tramitación. No la veremos funcionando, en el mejor de los casos, hasta la segunda mitad de 2019", concluyó.

Además, el portavoz de Izquierda Unida en Cantabria, Miguel Saro, espera que la Oficina tenga "más rigor" en sus cometidos que "el que ha demostrado" con su "palabra" en este tema el presidente regional, Miguel Ángel Revilla.

En un comunicado, Saro ha recordado que este departamento fue una promesa electoral del secretario general del PRC, "de la que luego se desdijo diciendo que no era prioritaria porque en Cantabria no había corrupción y no se cometían tropelías".

Y aunque, prosigue Saro, el regionalista ha hecho hincapié en que hizo el anuncio en el pasado Debate sobre la Orientación Política del Gobierno, celebrado a finales de junio, "en realidad fue un compromiso que le arrancaron los sindicatos meses antes durante la tramitación de los presupuestos".

El portavoz IU ha recriminado a Revilla todas estas "idas y venidas" que a su juicio "constatan que el presidente no ve como una prioridad la lucha contra la corrupción y la búsqueda de la buena gestión y la transparencia".

"¿Qué credibilidad tienen un órgano cuya necesidad ha negado el propio presidente de Cantabria? ¿Se imagina alguien al Gobierno del PP anunciando medidas contra el cambio climático tras negarlo? Pues lo mismo está haciendo Revilla ahora con la Oficina Anticorrupción", asevera el también concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Santander.

Además, ha cuestionado el "interés" del presidente del Ejecutivo PRC-PSOE por el tema, recordando los datos del Consejo General del Poder Judicial que en 2015 situaban a Cantabria como la quinta comunidad autónoma con más procesados por corrupción (un centenar), "la primera" en relación a la población que alberga, hasta el punto de que se han tenido que reforzar dos juzgados por la "sobrecarga" de trabajo por estos casos, según refleja la Memoria Judicial de 2017.

OCASIONES DESAPROVECHADAS

Asimismo, Saro ha remarcado que "sin tener la Oficina, Revilla ha tenido varias ocasiones para demostrar su compromiso con la limpieza de las instituciones cántabras". "Y las ha desaprovechado todas", ha remachado.

Así, ha citado casos como sus "reticencias" a cesar al ex consejero delegado de Sodercan Salvador Blanco tras las irregularidades recogidas por el Interventor, la destitución del abogado que instruía el caso Racing, o los intentos de acuerdo con los cargos directivos de Sodercan o Cantur implicados en casos de corrupción "clarísimos".

O el "mantenimiento" en su cargo de la consejera de Sanidad, María Luisa Real, pese a las "evidencias" de irregularidades en las contrataciones del Servicio Cántabro de Salud, el cese de la directora general que se negó a firmar una "enmarañada" operación relacionada con el Racing, así como el cese del Interventor que recogió irregularidades en Sodercan

"En el Gobierno de Cantabria, cuando hay sospechas de corrupción o irregularidades, se cesa al denunciante, se defiende al sospechoso y se intenta pactar con los corruptos", ha resumido Miguel Saro.

"Tal vez quiera montar la oficina anticorrupción en su despacho y que los corruptos vayan a hacerse fotos con él", ironiza por último el portavoz de IU, en alusión a la polémica jornada convocada por Revilla en el Gobierno el próximo domingo, 19 de agosto, para atender y hacerse fotos con sus fans.

Comentarios