sábado 16/10/21
EDUCACIÓN

Las becas BIP pagarán el sueldo a los profesores de las aulas de dos años

Ramón Ruiz anuncia que los 2 millones de euros del derogado programa del PP se emplearán en sufragar parte del salario de la jornada completa de estos docentes.

El PP acusa al Gobierno de acabar con un “programa pionero” al que se han opuesto desde su concepción sindicatos y profesores.

El colegio público Pedro Velarde es uno de los que contará con un nuevo director
El colegio público Pedro Velarde

La partida presupuestaria que el ex consejero Miguel Ángel Serna iba a destinar al Programa de Iniciación a la Profesión Docente no Universitaria, las conocidas como becas BIP, ya tiene un nuevo destino. Después de que el martes saltara la noticia de que la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, dirigida por el socialista Ramón Ruiz, había ordenado su derogación, hoy ha sido el propio consejero el que ha revelado que los 2 millones de euros se destinarán a sufragar una parte del salario de la jornada completa de los profesores de las aulas de dos años.

Como ha señalado Ruiz, ese dinero se podía dedicar “a tantas cosas” que era necesario elegir. En un sentido similar se manifestaron los sindicatos, que acusaron al ex consejero del PP de “dilapidar el dinero” en “cosas superfluas” que estaban acabando con el sistema educativo, por lo que han agradecido el nuevo destino que va a tener la inversión de las becas BIP.

Asimismo, y como queda reflejado en la orden publicada en el BOC por la que se derogaba la convocatoria de las 300 plazas para el próximo curso 205/2016, Ruiz ha asegurado que la decisión del Ejecutivo “no tiene consecuencias” para los candidatos que ya se habían presentado, más allá de “ver frustrada una esperanza que tenían”.

En este sentido, y como ha recordado el socialista, la convocatoria de estas becas no había acabado y no estaba resuelta, con lo que no se ha generado a los candidatos "ningún daño" que deba restituir. Como recogió este periódico el pasado martes, Ruiz ya se mostró “en contra" de estas becas durante la pasada legislatura, cumpliendo además con esta decisión un compromiso adquirido por el PSOE durante la campaña.

Las razones para anular estas becas ya quedan recogidas en el texto de la orden ECD/95/2015, de 4 de agosto, pero el consejero ha querido reiterar que ya existen convenios de prácticas entre los centros educativos y las universidades que pueden "cubrir perfectamente" estas necesidades, por lo que la necesidad de prácticas ya está cubierta. Además, ha argumentado que el salario que estaba previsto que cobraran los becarios, 580 euros, es superior al que cobran ahora algunos docentes que trabajan a un tercio de jornada.

Programa “pionero”

Las reacciones políticas a la decisión del consejero de Educación han llegado con un día de retraso. Después de que ayer el Partido Popular rehusara hacer alguna valoración acerca de esta orden, hoy ha sido la diputada Mercedes Toribio la que ha calificado de “revanchismo político” la actuación de Ramón Ruiz.

La ‘popular’ ha asegurado que el programa de becas BIP es “pionero en España”, y por eso ha lamentado que el nuevo Gobierno regional PRC-PSOE haya tomado una decisión en la que “los principales perjudicados son los más de 300 candidatos” a las becas.

"Desde el Partido Popular entendemos que la derogación de este programa no se ha hecho pensando en la mejora la calidad educativa sino en anular un instrumento puesto en marcha por un partido político de signo contrario", ha dicho Toribio.

La diputada regional del PP ha asegurado que el programa de becas BIP era una “oportunidad que a todas las personas les hubiera gustado tener al terminar su formación”, independientemente de la titulación cursada. En su opinión, gracias al proyecto planteado por su partido los graduados de Magisterio y con máster de Secundaria podían “formarse al más alto nivel”, toda vez que participaban en una “inmersión completa en el aula y en el centro educativo”.

Toribio también ha querido salir al paso de las críticas vertidas durante los últimos meses por sindicatos y profesores. En este sentido, ha asegurado que "no es cierto, y así lo recogen las convocatorias, que estos becarios sustituyesen al profesor en el aula”. Según ha dicho, “la función del becario no es sustituir al profesor, sino formarse", por lo que "cada becario estaría siempre bajo la supervisión de un tutor con un mínimo de 15 años de experiencia docente".

Asimismo, y en contra de lo afirmado por sindicatos como STEC, que ha ofrecido en numerosas ocasiones datos acerca de la baja participación en el programa de becas, Mercedes Toribio ha destacado que existía un “enorme grado de satisfacción” en la convocatoria piloto según recogía una evaluación efectuada por la Consejería, entonces dirigida por Miguel Ángel Serna.

Igualmente, ha querido ofrecer una visión positiva de los requisitos impuestos para acceder a las becas. En este sentido, ha defendido que muchos aspirantes que se quedaron fuera por no tener el nivel B2 de inglés (uno de los requisitos más criticados), han mejorado su formación en este idioma para poder presentarse en futuras convocatorias que ya no serán realidad.

Comentarios