viernes 24/9/21
CORONAVIRUS

El Gobierno vasco dice que “no se cierra a ninguna posibilidad", incluido el Estado de Alarma para Euskadi

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka
El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka

El vicelehendakari primero y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, ha afirmado que "ninguna medida" en la lucha contra la pandemia de la Covid-19 es "definitiva" y que "no se cierra ninguna posibilidad" en relación a la solicitud de un Estado de Alarma solo para Euskadi, a la espera de la reunión en tres semanas del Consejo Asesor del LABI en la que, tras "la reflexión correspondiente" se adoptarán "las medidas que procedan".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Erkoreka, tras considerar que no tiene "ningún sentido entrar en un reparto de culpas" en cuanto a la 'falta de claridad normativa' en relación a las medidas contra el coronavirus, ha defendido que la actuación del Gobierno vasco durante toda la pandemia, pero particularmente durante el último mes "ha sido la de actuar con el máximo de lealtad posible para hacer uso de todas las capacidades a nuestra disposición para ser eficaces en la lucha contra la pandemia".

Según ha reconocido, "se han dado una serie de condicionantes enormes que nos ha limitado enormemente y han contribuido a generar incertidumbre e inseguridad, y han limitado la capacidad de actuación de las comunidades autónomas en general, y de la nuestra en particular". "En ese terreno nos estamos moviendo, haciendo uso con la más absoluta de las lealtades, de la mayor parte de todas las capacidades que están a nuestro alcance", ha insistido.

Erkoreka ha dicho que "a nadie se le oculta que el Estado de Alarma ha desaparecido pero la pandemia no, el virus continúa entre nosotros y el virus sigue contagiando siempre que puede". Por ello, ha señalado que de lo que se trata es de "no crear condiciones que favorezcan la propagación del virus" y ha apostado por "limitar las relaciones sociales y seguir insistiendo en las medidas de distancia y protección que todos conocemos ya sobradamente a estas alturas".

El consejero ha considerado que la evolución de la pandemia va a depender "en buena parte de la actitud de solidaridad y responsabilidad de la ciudadanía", porque los poderes públicos "dictan normas y establecen marcos, ejercen un cierto control para asegurar que esos marcos se cumplen, pero hay muchísimos ámbitos y espacios a los que los poderes públicos no llegan y, por tanto, la responsabilidad y la solidaridad de la ciudadanía es fundamental para alcanzar el objetivo último de limitar la propagación del virus y vencer definitivamente a la pandemia".

Erkoreka ha reiterado que "los instrumentos jurídicos que se pueden adoptar han sido adoptados" y "los que pretendíamos adoptar que el TSJPV no nos ha permitido adoptarlos han quedado aparcados". Por tanto, ha insistido, "ha activado todo el mecanismo jurídicamente posible para luchar con la mayor eficacia contra la pandemia". En ese sentido, ha señalado que "no todas las comunidades autónomas tienen las mismas capacidades", ya que "mientras a unas comunidades autónomas se nos impedía radicalmente por parte de nuestros tribunales superiores de justicia adoptar determinadas medidas a otras se lo permitían sin ninguna dificultad".

"No podíamos judicializar un asunto que es eminentemente sanitario"

En el caso de Euskadi, ha precisado, "se nos ha negado la competencia para dictar normas que restablezcan el toque de queda", mientras que en el caso de Navarra "no se ha negado la competencia", sino que "se ha afirmado la competencia y lo que se cuestiona es la proporcionalidad de la medida en función del objetivo que se persigue". El Gobierno Vasco no recurre al Tribunal Supremo, según ha explicado Erkoreka, porque, como dijo "con claridad" el Lehendakari, Iñigo Urkullu, "no podíamos judicializar un asunto que es eminentemente sanitario". En ese sentido, ha advertido que "judicializar un asunto de esta naturaleza seguramente pospone la solución, la salida, y nos sitúa en una situación en la que al problema sanitario no se le responde con la eficacia y con la rapidez con la que se le tiene que responder".

Por otra parte, ha considerado que la ciudadanía "lo que necesita en este momento es certeza, seguridad y claridad en las medidas". Por ello, cree que "adoptar ahora una medida que al cabo de tres o cuatro días, en virtud de un recurso, hay que revocar de nuevo generando una incertidumbre y una inseguridad en la ciudadanía no es jugar con seguridad y con rigor en un momento en el que la ciudadanía está pidiendo certidumbre, claridad y saber exactamente qué es lo que puede y lo que no puede hacer".

En el supuesto de que el Tribunal Supremo modifique cualquier cuestión en relación a los confinamientos o al toque de queda y la posibilidad de que, en base a ello, el Gobierno Vasco cambie su último decreto dictado tras el decaimiento del estado de alarma, Erkoreka ha señalado que el decreto se aprobó el pasado viernes "con un horizonte temporal aproximado de unas tres semanas, con el propósito de volver a reunirnos".

Tras recordar que el LABI técnico se reúne "prácticamente todos los días" y está "en constante comunicación", ha explicado que "en tres semanas se podría revisar, reconsiderar y analizar de nuevo en el marco de seguimiento estrecho que estamos haciendo de la evolución de la pandemia, para ver en qué medida algunos aspectos se pueden retocar, revisar, mejorar o intensificar". "En tres semanas tiempo habrá de sobra para ver qué efecto tiene el marco jurídico nuevo o las posibilidades ofrecidas para poder revisar las resoluciones judiciales, y, en ese marco temporal, habrá tiempo sobrado para reflexionar y ver si se pueden corregir algunas de las medidas", ha planteado, para añadir que, "primero habrá que ver si jurídicamente es posible ya porque el tribunal Supremo ha fijado doctrina clave a ese respecto, y segundo, si esas medidas son oportunas o pertinentes desde el punto de vista sanitario".

Por todo ello, ha afirmado que "ninguna medida es definitiva", pero ha subrayado que "hay que procurar que las medidas no se estén revisando cada dos días", sino que tengan "un margen de vigencia suficiente como para que la ciudadanía pueda organizarse mínimamente".

Preguntado sobre la posibilidad de pedir el Estado de Alarma solo para Euskadi, Erkoreka ha insistido en que, dentro de tres semanas, cuando se produzca la reflexión correspondiente "se arrojarán las medidas que procedan". "En este momento no se cierra ninguna posibilidad, pero tampoco se pone sobre la mesa explícitamente ninguna de ellas", ha insistido, para reiterar que dentro de tres semanas el LABI político "dictaminará sobre el particular".

BOTELLONES

Sobre el control de los botellones, el consejero de Seguridad ha dicho que tanto en su departamento como en el Gobierno Vasco son conscientes de que les va a tocar gestionar "un panorama difícil" en las próximas semanas, porque, "en principio, la noche es libre, pero lo que no es libre es el consumo de alcohol en la calle".

Tras señalar que el control efectivo del cumplimiento de las normas "no es el mismo cuando la presencia en la calle está limitada que cuando es absolutamente libre y lo único que está prohibido es el consumo de bebidas alcohólicas", ha reconocido que "todo es mucho más complicado y el control es mucho más difícil", pero ha asegurado que la Ertzaintza "seguirá actuando con el mismo rigor que hasta ahora".

Comentarios