martes 3/8/21
SUCESOS

Expulsado de España un marroquí tras varios ataques a policías al grito de "Alá es grande"

El hombre de 35 años, será expulsado en los próximos días tras intentar arrebatar el arma a un policía y romper las costillas a otro.

Vehículo de los Mossos d'Esquadra
El hombre ha sido detenido en cinco ocasiones por atacar a policías de los Mossos d'Esquadra, policía local y Guardia Urbana de Barcelona

Un hombre marroquí ha sido expulsado de España al haber sido detenido en cinco ocasiones por amenazar y agredir a policías en Cataluña al grito de "Alá es grande". El individuo será trasladado a Marruecos tras ser aceptado por las autoridades del país.

Según fuentes policiales, los trámites administrativos de la expulsión de Abdesalam B., de 35 años, se aceleraron tras su última detención, el pasado 6 de junio, por agentes de la comisaría que la Policía Nacional tiene en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Allí el individuo llegó a intentar arrebatar el arma a uno de los policías, según publica Navarra.com

El hombre, que al parecer sufre algún tipo de desequilibrio, acudió por la tarde de aquel día a las dependencias policiales con una mochila a la espalda y se sentó en el espacio de espera para aquellas personas que acuden a renovar su DNI. Allí no quiso responder a las preguntas sobre el motivo de su visita. Al comprobar la actitud del individuo, los agentes le pidieron en reiteradas ocasiones que se identificara, algo a lo que el hombre se negó. Fue entonces cuando los policías decidieron registrarle, momento en el que el marroquí intentó arrebatar el arma a uno de ellos, sin éxito.

Desde el pasado 22 de mayo, el hombre ha sido detenido en otras cuatro ocasiones, siempre por atacar a policías de los Mossos d'Esquadra, policía local y Guardia Urbana

Tras analizar el informe elaborado por la Policía, detallando todos los antecedentes policiales que había protagonizado en contra de agentes de distintos cuerpos policiales, el juez de guardia de L'Hospitalet de Llobregat decretó su ingreso en prisión. Una vez allí, la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional en Barcelona aceleró los trámites administrativos para completar su procedimiento de expulsión, que se concretó el pasado 16 de junio, según las fuentes.

CRISTALES Y COSTILLAS ROTAS

Desde el pasado 22 de mayo, el hombre ha sido detenido en otras cuatro ocasiones, siempre por atacar a policías en comisarías de los Mossos d'Esquadra en Figueres (Girona) y Vic (Barcelona), así como en las oficinas de la policía local de Cornellà (Barcelona) y en la Guardia Urbana de Barcelona.

En Vic, el hombre hirió a un agente de los Mossos d'Esquadra, que sufrió un esguince en la costilla, cuando trataba de reducirle. La agresión se produjo tras amenazar a un grupo de policías esgrimiendo un alambre en la mano, al grito de "Alá es grande".

En este incidente, el hombre se encontraba junto a unos contenedores de basura situados frente a la comisaría de los Mossos d'Esquadra en Vic, en una actitud que los agentes consideraron sospechosa, por lo que se acercaron a él para pedirle que se identificara. El hombre se negó y, cuando los agentes intentaron detenerlo para llevarlo a la comisaría con el propósito de determinar su identidad, opuso una fuerte resistencia y empezó a dar cabezazos a los agentes. Durante el forcejeo para detenerlo, el detenido golpeó con su cabeza un cristal del coche patrulla que llegó a romper, al tiempo que esgrimía en la mano el mismo alambre al grito, nuevamente, de "Allahu Akbar" (Alá es grande).