domingo 28/11/21
BALONMANO

El Bathco BM Torrelavega inunda La Albericia

Facundo Cangiani | Foto: Diego Gómez (DG Audiovisuales)
Facundo Cangiani | Foto: Diego Gómez (DG Audiovisuales)

El Bathco BM Torrelavega escribió con letras anaranjadas una de las páginas más icónicas no solo de su historia, sino de la historia del balonmano cántabro. En el primer derbi cántabro en la élite en 35 años, el equipo de Álex Mozas impuso su ley de principio a fin. El duelo estuvo marcado por la emoción, la intensidad y un desplazamiento masivo de aficionados torrelaveguenses que inundaron La Albericia en sintonía con los suyos.

El partido arrancó como suelen hacerlo los derbis, con un protagonista inesperado saltando a la palestra. El nuevo fichaje santanderino, el brasileño Perbela, anotó el primero con un gran lanzamiento. En el primer ataque del Bathco BM Torrelavega, los primeros dos minutos recayeron sobre Zungri, facilitando el empate rápido de Casanova.

La intensidad del partido en los prolegómenos se trasladó desde el minuto 1 a la cancha. El tanto de Pla para el 2-1 fue de nuevo contrarrestado por Fabrizio. La marea naranja estaba muy presente en Santander, haciendo a los suyos sentirse como en casa. En el minuto 4 de partido se pusieron los visitantes por delante por primera vez. La conexión argentina resultó en el primero de Cangiani para el 2 – 3.

En la siguiente jugada, una defensa tan rocosa como ‘mozista’ facilitó la primera parada de Carlos Calle. Sin embargo, la madera se alió con los capitalinos en la primera visita de Alonso Moreno a los 7 metros. Un minuto después, tras repetir parada Calle, el andaluz no fallaría para poner el 2 – 4.

Volando se pasaron los 10 primeros minutos del choque, en un partido que era tanta fiesta en la grada como guerra en la pista. Justo cuando señalaba ese minuto el luminoso, Jaime Gallego fue excluido dos minutos. Unicaja Banco Sinfín aprovechó la superioridad, pero se encontró de nuevo con Calle y la madera. 

Sí que encontraría portería Castro en la siguiente jugada, aprovechando la portería vacía tras pitar pasivo los colegiados. Tras una nueva defensa de los santanderinos, Castro demostraba tener el antídoto Calle para poner el empate a 5. Lejos de preocuparse, el leonés Isidoro Martínez forzó la expulsión de Alberto Pla. Colunga anotó el penalti posterior, su segundo de la tarde.

Recuperada la igualdad, la maquina naranja volvió a engrasar para que Alonso Moreno pusiese el 5 – 7 cuando llegábamos al primer cuarto de hora. Con un imperial Carlos Calle en portería, Víctor Montesinos se vio forzado a pedir el primer tiempo muerto del partido. Cangiani había puesto la máxima hasta el momento, +3.

Una vez más fue Castro el encargado de recortar distancias en la reanudación. Casanova quitó las telarañas de la escuadra de Ernesto como réplica. El ataque santanderino no veía mejoras a pesar del ajuste de Montesinos. El técnico local tuvo que pedir otro tiempo muerto tras dos goles consecutivos de Jorge Prieto. El marcador, en el minuto 18, marcaba 6 – 11.

La corriente parecía discurrir siempre en forma de marea naranja. Tanto la madera como los rechaces se aliaban con el escuadrón. Eso, unido a una defensa sublime, permitía a los visitantes dominar el ritmo del partido. Como suele ocurrirle al equipo naranja, cuando más trató de templar los ánimos fue cuando más sufrió, atascándose en ciertas fases del ataque posicional.

Con 8 – 12 y 23 minutos de juego, Mozas pidió su primer tiempo muerto. Los goles de Moreno y Villoria en la reanudación permitieron a los naranjas afrontar los últimos 5 del primer tiempo con +6. Conservar el resultado fue lo último que pasó por la cabeza de Álex Mozas. Un tramo final soberbio hizo que la bocina del descanso llegase con 9 – 17 en el marcador.

La segunda parte arrancó con un lanzamiento a la madera de Trifkovic. La defensa naranja se mantuvo sólida tras el intermedio, permitiendo el primero para Martínez. Tras encontrarse Castro con el palo en la siguiente jugada, Moreno puso el +10. Todas las monedas parecían caer de cara para el Bathco BM Torrelavega. 

Sin embargo, con casi 25 minutos por jugar y las circunstancias de un derbi, era imperial no levantar el pie del acelerador. Las rachas anotadores de Unicaja Banco Sinfín no superaban los tres tantos, con los torrelaveguenses encontrando siempre grietas en el muro negro. Los ánimos se iban caldeando en ambos equipos, con un enganchón entre Hernández y Castro resultando en una exclusión por cabeza.

En el minuto 40, la diferencia seguía estable para los visitantes, con los santanderinos tratando de acabar con sus vecinos mordisco a mordisco. A pesar del empuje local, la más mínima racha naranja era como una ola de agua fría para ellos. Dos goles de Prieto y Cangiani repusieron el +9 y forzaron el parón de Montesinos.

Con esa diferencia llegamos al último cuarto de hora, con el Unicaja Banco Sinfín afrontando un auténtico ‘ochomil’. Una diferencia enorme que solo podía seguir creciendo si de Carlos Calle dependiera. El madrileño, una vez más, era la figura del partido acercándose a las 20 paradas.

El guion del partido parecía escrito por el socio más acérrimo del Bathco BM Torrelavega. La marea naranja parecía multiplicarse con cada jugada de los suyos hasta convertirse en un océano. A falta de 10 minutos, con 15 – 25 en el luminoso, el Unicaja Banco Sinfín parecía ahogarse definitivamente en una Albericia inundada de balonmano del bueno. 

Los minutos restantes empezaron a superar la diferencia en el marcador. Un gol tras rechace de Cangiani puso el +11, la máxima del partido. En la jugada posterior, Dani Serrano detuvo innecesariamente a Pla en un contraataque a campo abierto, ganándose la tarjeta roja. El contratiempo no alteró el curso del partido, con Spiljak anotando en la próxima jugada.

Los últimos cinco minutos carecieron de interés a nivel competitivo, pero no en el aspecto emocional. Murillo Araujo hizo su primera aparición en el partido para enseñar a La Albericia lo que es un muro carioca. El último gol de Castro sobre la bocina puso el lazo al partido con el luminoso señalando un contundente 19 – 27.

Tercera victoria consecutiva para un Bathco BM Torrelavega que ya suma 6 puntos en esta Liga Sacyr ASOBAL. Una victoria además de las de 4 puntos, por tratarse de un rival directo tanto en lo competitivo como en lo sentimental. El primer derbi cántabro desde la fundación de ASOBAL resultó en una Santander teñida de naranja, con el Bathco BM Torrelavega logrando una de las victorias más icónicas de su historia.

PARCIALES CADA 5 MINUTOS

2 – 3,  3 – 5, 5 – 7, 6 – 11, 8 – 13, 9 – 17, descanso.

11 – 20, 13 – 20, 14 – 23, 15 – 25, 17 – 27, 18 – 27, final.

FICHA TÉCNICA

Unicaja Banco Sinfín. Pau Guitart, Ernesto Sánchez; Diego Muñiz, Diógenes Cruz, Alberto Pla (3), Alejandro Blázquez (1), Carlos Lastra, Leonardo Alonso, Ramiro Martínez, Ángel Basualdo, Francisco Javier Castro (8), Óscar García, José Manuel Herrero Lon (1), Nicolás Zungri (1), Joao Perbelini (4), David Roca (1).

Bathco BM Torrelavega. Carlos Calle, Murillo Araujo; Alonso Moreno (6), Jorge Prieto (3), Martí Villoria (1), Jaime Gallego (1), Borja Lombilla (1), Isidoro Martínez (2), Dani Serrano, Facundo Cangiani (4), Dusan Trifkovic (1), Fabrizio Casanova (3), José Carlos Hernández (1), David García, Nicolai Colunga (3), Jaka Spiljak (1).
 

Comentarios