jueves 9/12/21

Torrelavega se queda este otoño sin castañero. Pese a que todo estaba preparado para que un año más el característico trenecito diese olor y calor a la calle Consolación, un problema personal ha hecho que esta vez la tradición no se repita.

Sin lugar a dudas el castañero es una de las estampas fijas en la memoria de cualquier cántabro. Con la llegada del frío, es habitual convertir el paseo en una excusa perfecta para disfrutar de unas sabrosas castañas. Ahora, los vecinos de la capital del Besaya tendrán que esperar al próximo año para poder repetir esta experiencia. Grandes y pequeños, serán muchos los que lo echarán de menos.

Comentarios