viernes. 01.07.2022

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha defendido el modelo de Estado autonómico al que ha "dedicado su vida" y ha dicho que le "aterra" que Vox llegue al Gobierno central y plantee "volver atrás" hacia un sistema que "afortunadamente terminó".

Así lo ha manifestado el presidente tras la visita que ha realizado este miércoles a la fábrica de galletas Gullón, en Aguilar de Campoo, a preguntas de la prensa sobre la postura de Vox en este sentido después de que el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, se haya mostrado a favor de acabar con el Estado de las autonomías.

"Imagínate lo que puede opinar una persona que ha dedicado toda su vida toda su vida a luchar por que España se configurará en un Estado de las autonomías y que dentro de ese Estado Cantabria fuera una autonomía uniprovincial, cosa que afortunadamente se ha conseguido y de la que nos sentimos en Cantabria orgullosos", ha respondido.

Revilla ha indicado que es "un demócrata y respeta todas las opiniones", pero "desde luego me aterra pensar en que en un futuro podamos tener en España un Gobierno donde uno de los socios plantee el volver atrás en un sistema que afortunadamente terminó y terminó para bien", ha dicho.

Al hilo, ha defendido que este sistema permite gestionar una parte de los recursos desde los territorios, es decir, "desde donde conocemos el problema y sabemos las soluciones", lo que supone "un principio democrático elemental" y gracias a lo que el país y todas las autonomías "han pegado un cambio".

En Cantabria "tenemos a la autonomía ya irreversible"

Es un sistema al que "yo he dedicado mi vida", ha dicho Revilla, insistiendo en que en Cantabria "tenemos a la autonomía ya irreversible" y "la gente está identificada con ese concepto". "Esa dualidad Cantabria-España está en el corazón y en la mente de todos los cántabros", ha sentenciado tras aclarar que las autonomías no suponen una división de territorio, sino una "división de administración y de eficacia".

Así, ha reprobado la postura de Vox y ha tachado de "incoherencia absoluta" de García-Gallardo por estar en contra de un sistema de autonomías pero "participar de sus ventajas" aceptando un cargo de vicepresidente.

"Yo no sería capaz formar parte de algo que no me gusta y que yo critico". "Si yo fuese una persona que denigro un sistema político o una forma de gobernar y formo parte de ese gobierno, me parece una capacidad de adaptación en que yo no me lo podría asumir, porque hay que ser coherente. Si algo no te gusta criticarlo, pero no participes de las ventajas que luego tiene el recibir un buen sueldo, el gozar de un coche oficial y el tener una alta representación nada menos que de vicepresidente de una tierra tan extraordinaria, amplia y variada como es Castilla y León", ha concluido el presidente cántabro.

Comentarios