domingo 23/1/22

La mesa de diálogo en Cataluña se ha convertido en una auténtica partida de ajedrez en la que cada movimiento es determinante y en la que hay que pensar muy bien qué ficha mover. Habrá que esperar para saber quien hace jaque mate.

Comentarios