martes 18/5/21
escapadas

El mirador de las Cascadas del Gándara, una vista de Cantabria desde las alturas

Después de haber recorrido en varias ocasiones el litoral cántabro, nos adentramos esta vez en el interior de la provincia, donde podremos disfrutar de la naturaleza a través de paseos, increíbles vistas y diferentes deportes de aventura. Nuestro primer paso: contemplar Cantabria desde lo alto del río Gándara.

Mirador de las cascadas del Gándara. Foto: cantabriaorientalrural.es
Mirador de las cascadas del Gándara. Foto: cantabriaorientalrural.es

El verde de los valles y montañas a un paso del litoral y la vida rural hacen de la región uno de los paisajes más bellos del norte peninsular. La Cantabria del interior es una de las atracciones más hermosas para autóctonos y visitantes.

El Parque Natural de Los Collados del Asón, ubicado en el término municipal de Soba, es un macizo montañoso calizo en el que conviven un amplio espectro de ecosistemas forestales y una variada fauna.

Desde el mirador de las Cascadas del Gándara, situado dentro del Parque Natural, podremos observar toda la belleza de la Cantabria interior, la de las vacas y los pueblos a los que se accede por carreteras secundarias, sobre las cascadas por las que caen las aguas del río Gándara, que nace apenas dos kilómetros más arriba. Este mirador suspendido en el aire, cuyas plataformas con suelo enrejado sobresalen varios metros de la montaña, nos hace sentir que flotamos por encima de los campos y los valles.

Para poder contemplar las cascadas en todo su esplendor es mejor acudir después de días de lluvias o tras el deshielo. El acceso al mirador se realiza desde el propio pueblo de Gándara, donde es necesario encontrar el campo de fútbol, que a un lado tiene un cartel que indica el camino hacia el mirador.  

Si continuamos por esa carretera, a unos 300 metros encontramos el aparcamiento donde dejar el coche para ir andando hasta el mirador, a escasos metros. Seguimos todo recto y en unos 200-300 metros llegaremos al parking, donde dejar el coche e ir andando unos 20 metros hasta el mirador.

Desde lo alto son imprescindibles las panorámicas sobre las montañas de la Sía, tras el mirador, y sobre el valle de Soba, sobre el que discurre el río Gándara a su encuentro con el Asón.

Junto al mirador de las Cascadas del Gándara se encuentra el Centro de Interpretación de los Collados del Asón, donde el viajero recibirá información de todas las riquezas culturales y paisajísticas del lugar, entre las que destacan sus cuevas.

Los más aventureros pueden realizar paseos de espeleología en las cuevas de la Coventosa, la Cayuela, el Escalón, la Fresca y Tocinos. También se puede practicar barranquismo en Calera y Argumedo. Para quienes prefieren el senderismo, el Centro de Interpretaciñon también ofrece rutas de senderismo guiadas - ¡y gratuitas! – por los montes aledaños.

Tras nuestro descenso del mirador, o después de disfrutar de las cuevas, barrancos y senderos de la zona, no podemos dejar de reponer fuerzas en alguno de los restaurantes de los pueblos del valle, donde disfrutaremos de algunos de los mejores y más destacadas platos de la gastronomía cántabra.

  

Comentarios