sábado 12/6/21
CANTABRIA

“Si el Ministerio y el Gobierno regional quieren que el Parque Eólico Garma Blanca salga adelante, encontrarán la forma de llevarlo a cabo”

El Parlamento no logra un acuerdo en la postura de sus grupos sobre los aerogeneradores
Aerogeneradores

Tomar una decisión es uno de los actos más difíciles que realiza el ser humano. Lo es aun más cuando esta puede afectar a toda la sociedad, cambiando no solo su modo de vida, sino también la percepción que pueda llegar a tener el resto. Pero esto va mucho más allá de decisiones. 

Todo cuanto ha ocurrido en los últimos meses en Cantabria ha estado cubierto de polémica: la llegada de la COVID-19, las restricciones, el parque acuático de Torrelavega… Y todo ello ha dividido a los cántabros.

Ahora la llegada del parque eólico de Garma Blanca ha vuelto a poner en jaque a la opinión pública, que se divide entre “el desarrollo y la innovación”, y “el desastre visual y el cambio de modo vida” que este puede provocar en los municipios de Cantabria. El proyecto, promovido por Green Capital Power, S.L., se encuentra en período de información pública respecto a la autorización administrativa previa y declaración de impacto medioambiental.

La empresa prevé la instalación de 13 aerogeneradores en los términos municipales de Arredondo, Miera, Riotuerto, Entrambasaguas y Solórzano. Además, estos, con su pala en posición vertical, llegarían a medir 160 metros de alto, lo que supone casi el doble que los molinos convencionales instalados a lo largo de la península. Por otro lado, su base mediría alrededor de 90 metros, a lo que Chema Gómez, vecino de Mirones, dice que “las carreteras que tendrían que construir son casi autovías, con unos 12 de metros de ancho aproximadamente, y habría que hacerlas desde el otro lado de la montaña”.

Por otro lado, la empresa promotora también ha detallado que esta instalación tendrá una inversión de 70,6 millones de euros. Además, constará de 51 MW, así como su infraestructura de evacuación – líneas subterráneas a 30 kV, subestación 30/132 kV, línea aérea a 132 kV, subestación colectora 132/220 kV y línea aérea 220 kV – en estos cinco municipios. Estos aerogeneradores estarían colocados en la Cordillera Cantábrica, por lo que algunos vecinos lo califican como “un gravísimo daño para Cantabria”

Mapa de la instalación del parque eólico Garma BlancaMapa de la instalación del parque eólico Garma Blanca

En este sentido, la población de los municipios afectados se ha dividido. Unos quieren el “progreso”, mientras que otros ven a este nuevo proyecto como “un claro desastre medioambiental”. 

Ante esta disyuntiva, el municipio de Miera celebró el pasado domingo 28 de febrero una consulta pública para ver la opinión de los vecinos con respecto a este parque eólico. Esta se resolvió con 232 votos, dato que supone que no todos los vecinos acudieron a la consulta. De ellos, a excepción de dos votos nulos que se retiraron, 183 vecinos votaron en contra y 47 a favor del parque. De esta forma, aproximadamente el 65% de los censados en Miera votaron en contra.

Vecinos de Miera en la consulta públicaVecinos de Miera en la consulta pública

“Lo que dijimos desde el principio es que el Ayuntamiento de Miera iba a luchar por lo que decidiese el vecindario”, explica Alberto Ríos, concejal del municipio que ha estado presente en las dos reuniones que ha tenido Miera en los dos últimos años con Green Power Capital S.L. Además, asegura que “ahora presentaremos todas las alegaciones pertinentes para el parque eólico Garma Blanca no se lleve a cabo”.

“Riotuerto quiere que el parque eólico Garma Blanca salga adelante”

No obstante, Ríos declara que “si el Ministerio y el Gobierno regional quieren que el arque eólico Garma Blanca salga adelante, encontrarán la forma de llevarlo a cabo”. Ante esta afirmación, el político meracho se plantea que todos los ayuntamientos de los municipios afectados se posicionen en contra, a lo que dice que “entonces sería distinto”. 

Sin embargo, y a pesar de la posición del Ayuntamiento de Miera, explica que “algún ayuntamiento está a favor de la instalación de los molinos”. “No tengo claro si Arredondo se posiciona a favor o en contra de este proyecto, pero me consta, según nos han comentado algunos vecinos, que Riotuerto quiere que el parque eólico Garma Blanca salga adelante”, ha sentenciado.

FALTA DE INFORMACIÓN

Israel Ruiz, vecino de Riotuerto y coordinador autonómico de Izquierda Unida en Cantabria, ha pedido que tanto el municipio donde él vive como Entrambasaguas “hagan pública toda la información sobre el parque eólico Garma Blanca”. 

“Miera fue el único municipio que había informado a sus vecinos de las cuantías que supondrían la instalación de este parque eólico en el municipio”

Además, en una asamblea vecinal celebrada el pasado domingo, 150 personas asistieron a una charla informativa que fue convocada por los propios vecinos como consecuencia de la “ausencia de información” por parte del Ayuntamiento. 

Charla informativa sobre el parque eólico Garma Blanca en RiotuertoCharla informativa sobre el parque eólico Garma Blanca en Riotuerto

Algunos de estos vecinos han declarado que “es una vergüenza porque ningún miembro del gobierno local acudió a rendir cuentas”. De hecho, a lo largo de esta semana, los vecinos del municipio han reunido más de 300 firmas pidiendo información sobre este parque eólico con el fin de poder tener una consulta pública como la de Miera donde se pregunte a los vecinos si quieren o no que se instalen los aerogeneradores en el municipio, así como que se hagan públicas las alegaciones que está elaborando el Ayuntamiento.

Lo cierto es que, de los cinco municipios donde se instalarían estos aerogeneradores, “Miera fue el único municipio que había informado a sus vecinos de las cuantías que supondrían la instalación de este parque eólico”, como explica Alberto Ríos. 

En este sentido, además, “serían unos 80.000 euros de impuestos para el Ayuntamiento durante 25 años”, comenta el político meracho. A ello añade “un primer pago de diferencia de obra que rondaría los 400.000 euros”, por lo que “a fin de cuentas, al Ayuntamiento de Miera no le sale rentable instalar estos aerogeneradores. No es suficiente”.

IMPACTO

Chema Gómez, vecino de Mirones que participó en la consulta pública, sentencia que “la mayor parte de nosotros hemos votado en contra. Mucha gente no quería instalar los molinos por el impacto visual que iban a causar”. Por otro lado, también hay cierta incertidumbre con el impacto sonoro. “En el valle de Soba hay unos molinos instalados, y no hacen ruido, pero no está muy claro si los nuestros dañarán el espacio acústico o no”, ha explicado.

“Nuestro valle es como una U, y el eco podría hacer algo de ruido, pero el impacto visual sería terrible”

A ello, Alberto Ríos añade que “nuestro valle es como una U, y el eco podría hacer algo de ruido, pero el impacto visual sería terrible”. También destaca que “Miera es naturaleza y turismo, por lo que la instalación de los aerogeneradores cambiaría totalmente al municipio”.

Lo cierto es que, a pesar de la negativa de Miera de instalar los molinos de viento, si Riotuerto finalmente cede y accede a que este proyecto siga adelante, Ríos dice que “al final van a poner los molinos a 15 metros de nuestro Ayuntamiento, y se van a ver igual, pero sin ningún tipo de compensación económica”.

Dos años después de que Green Power S.L. comenzase a proyectar la idea, el proyecto vuelve a la esfera pública transformado, en su gran mayoría, en un desapego por parte de la sociedad cántabra. De hecho, en las últimas semanas, las redes sociales se han inundado con reacciones de vecinos, agrupaciones sociales, e incluso partidos políticos que se han mostrado totalmente en contra del parque eólico Garma Blanca.

El futuro depende de la última palabra de los ayuntamientos, de los gobernantes, y tal y como está la situación, a pesar de que Miera se haya negado a su instalación, Riotuerto parece querer instalar el parque eólico, por lo que la posibilidad de que Cantabria cuente con estos 13 aerogeneradores es más latente que nunca.

Comentarios