viernes. 24.05.2024

El pasado mes de abril el Gobierno puso a disposición de las comunidades autónomas las tarjetas monedero para iniciar su reparto entre familias con hijos en situación de pobreza severa. Una medida que, si bien iba a permitir a los beneficiarios el acceso de manera directa a alimentos frescos y a alimentación infantil, así como a productos básicos de higiene, no ha tardado en desencadenar los primeros problemas. Han empezado a surgir las primeras problemáticas especialmente por la falta de acceso a los establecimientos adheridos en muchos municipios, no solo de Cantabria, como ya denunciaban a este medio ciudadanos cántabros hace unos días, en los que no hay supermercado para usar la tarjeta monedero.

Cantabria no ha sido la única comunidad donde han denunciando esta situación, Andalucía también ha cuestionado la eficacia y accesibilidad de estas tarjetas monedero. La consejera de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad de la Junta de Andalucía, Loles López, ha denunciado que se quedan 665 municipios andaluces "excluidos en la práctica del programa, un 85% de las entidades locales de la comunidad". Una situación que se repite por toda la geografía española. Así, ha reclamado por carta al Gobierno de España una convocatoria "urgente" del Consejo Territorial de Servicios Sociales y del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia para "someter a examen la actual configuración" del programa de tarjetas monedero y fijar "criterios homogéneos" en lo referente a los requisitos de acceso al programa transitorio en todo el Estado. La Junta alerta de que "280.000 familias quedarán fuera" del reparto de alimentos con la tarjeta monedero del Gobierno.

Y es que esta puesta en marcha se ha llevado a cabo a través de Cruz Roja Española, entidad con la que se colabora, según estableció el Real Decreto, por tener experiencia previa en iniciativas similares, implementación en todo el territorio nacional y amplia trayectoria en el trabajo con servicios sociales y familias vulnerables. Bajo esta premisa, y para administrar las tarjetas monedero, Cruz Roja Española ha hecho una licitación pública a la que solo han accedido siete cadenas de supermercados: Carrefour, Alcampo, Eroski-Caprabo, Spar Gran Canaria, Más y Más, Alimerka y Dinosol.

En el caso de esas siete cadenas, tan solo tres tienen presencia en Cantabria: Carrefour, Alcampo y Eroski. Y ni siquiera están en todo el territorio autonómico. Es más, solo 22 de los 102 municipios cuentan con algún establecimiento de estas marcas.

Lo cierto es que son varias las voces que se han alzado alertando de lo que podría ocurrir con estas tarjetas monedero. Los bancos de alimentos o Cáritas, por ejemplo, han señalado que "con este nuevo sistema no va a llegar para todos". A esto se suma, como apuntaba el periodista Miguel del Río, el aumento de burocracia, ya que estas tarjetas se obtienen a través de Cruz Roja, pero son las comunidades autónomas las que las autorizan. Es decir, en el caso de Cantabria, por ejemplo, que hay que acudir a los Servicios Sociales de la región para obtener la autorización e ir a continuación a un centro de Cruz Roja.

Un mayor proceso para una ayuda a la que, además, posiblemente tengan que aportar los gobiernos autonómicos, como ya han avanzado algunos de ellos, para poder hacer frente a la subida de precios. Y frente a esto, el tradicional sistema de reparto de alimentos que en 2023, sin ir más lejos, permitió al Banco de Alimentos de Cantabria distribuir 1.250 toneladas de productos por un importe de 2,5 millones de euros.

Controversia con las tarjetas monedero por la “exclusión de municipios y familias”:...
Comentarios