miércoles 25/5/22

La Fiscalía de Cantabria solicita una pena de dos años de cárcel a un camarero de Santander por un delito de lesiones, ya que está acusado de agredir a un cliente con el que había iniciado una discusión.

El ministerio público cree que concurre la circunstancia agravante de reincidencia, ya que el implicado había sido condenado tres años antes por el mismo ilícito.

También reclama una indemnización de 9.932 euros para la víctima, por las lesiones, las secuelas, el perjuicio estético, el tratamiento odontológico -perdió dos dientes- y los desperfectos en las gafas.

La acusación particular, que ejerce el agredido, pide una pena de cuatro años y medio de prisión y una indemnización similar a la del fiscal.

El juicio se celebrará este martes, 12 de abril, a partir de las 9.30 horas en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria.

El escrito de la acusación pública señala que el procesado se encontraba trabajando como camarero en un bar de Santander cuando, tras una discusión con un cliente, "le acometió violentamente con ánimo de menoscabar la integridad física".

En concreto, relata que le propinó puñetazos en el rostro que le rompieron las gafas y le causaron un traumatismo facial con contusión nasal y pérdida de dos incisivos superiores, así como una contusión en un hombro y herida en la falange de una mano.

Comentarios