jueves 16/9/21
CORONAVIRUS

“En caso de una vacunación masiva en Cantabria donde las autoridades sanitarias necesitasen al Ministerio de Defensa o la Sanidad Privada, tendrán esta ayuda”

La oposición critica el plan de vacunación en Cantabria llegando a asegurar que “no hay plan” mientras que el Gobierno asegura que la campaña es “ejemplar”
Vacunación de sanitarios contra la COVID-19 en Cantabria
Vacunación de sanitarios contra la COVID-19 en Cantabria

Desde que la pandemia de la COVID-19 empezó, las desavenencias políticas han tenido cada día más cabida. De hecho, cuando comenzó la primera ola, varios partidos políticos se opusieron al confinamiento domiciliario, mientras que otros lo antepusieron como la solución momentánea, salvando así miles de vidas. Ahora, casi un año después, los problemas y la falta de acuerdo siguen latentes a través del plan de vacunación, así como la batalla entre salud y economía.

Cuando las vacunas llegaron a Cantabria el pasado 27 de diciembre, la esperanza volvió a las calles, a los establecimientos, y la región empezó a vacunar a su población. Así, las residencias fueron los primeros espacios donde se inyectaron las dosis que llegaron a la Comunidad Autónoma. No obstante, la campaña de vacunación ha traído consigo críticas, dudas, y, en muchas ocasiones, peticiones para cesar a los líderes implicados.

La oposición cántabra ha cuestionado las decisiones que ha tomado el Gobierno regional relativas a la pandemia desde su inicio, así como las actuales. Además, lo cierto es que Cantabria comenzó su campaña de vacunación situándose, junto a la Comunidad de Madrid, a la cola de entre las comunidades autónomas que menos habían vacunado contra la COVID-19.

“El plan de vacunación se podría haber hecho de una forma más seria. Se ha notado cierta improvisación”, destaca del Piñal

En este sentido, con respecto al inicio del plan de vacunación en la comunidad, Luis del Piñal, coordinador autonómico de Podemos Cantabria, explica que “ha comenzado siendo caótico, pero ya se sabía que iba a ser así”. También añade que “llama mucho la atención que se está maquillando la situación. Ahora hay unas cifras mucho mejores, y eso es gracias a que por fin el Gobierno se ha puesto las pilas”. De esta forma, asegura que “el plan de vacunación se podría haber hecho de una forma más seria. Se ha notado cierta improvisación”.

A él se suma Daniel Lobete, miembro de la Coordinadora Nacional de Cantabristas, quien señala que “en enero ya criticamos el protocolo porque en Cantabria tan solo se habían puesto el 5% de las vacunas. Ahora parece que vamos por buen camino, pero sigue sin haber protocolos claros, y la vacunación en Cantabria es muy lenta”. 

Además, ambos critican que el Hospital de Sierrallana administrase la vacuna antes a directivos y personal ajeno al hospital que a los sanitarios que llevan casi un año trabajando en primera línea para combatir a este virus. 

“En Sierrallana no ha estado claro el tema de la vacunación”, ha destacado Lobete. Del Piñal, sin embargo, se ha mostrado más crítico, y señala que “no es lógico lo que está pasando con las vacunas. No hay un protocolo claro y hay mucha gente que se lo está saltando”. 

En esta línea, la oposición prosigue con su crítica de la mano de César Pascual, portavoz de Sanidad del PP, quien asegura que “el plan de vacunación en Cantabria está funcionando mal, y eso se debe a que, como ha quedado en evidencia, no hay plan”. Asimismo, Pascual añade que “Cantabria ha pasado de estar a la cola a estar en la cima, es cierto, pero lo están haciendo mal porque en su momento vacunaron a diestro y siniestro sin hacer reservar para la segunda dosis”.

Por su parte, Félix Álvarez, coordinador autonómico de Ciudadanos, coincide con Pascual y destaca que “el plan de vacunación es un auténtico desastre porque no ha habido planificación”. 

No obstante, el Gobierno regional, compuesto tanto por PSOE como por PRC, se defiende ante estas críticas. “Después de un inicio que no fue del todo correcto, se ha corregido, y ahora Cantabria tiene un plan de vacunación ejemplar. Hemos puesto más del 90% de las vacunas y ya hay 14.000 cántabros que han recibido la segunda dosis”, ha destacado Pedro Hernando, portavoz del PRC en el Parlamento de Cantabria.

A su vez, Noelia Cobo, secretaria de organización del PSOE en Cantabria, explica que “hasta el momento se han podido utilizar las dosis que han ido llegando, y eso hace que Cantabria esté en puestos altos de efectividad en la vacunación”. Además, destaca que “unido a que somos una de las comunidades con menor incidencia del virus, nos sitúa en una posición que nos anima a la esperanza”. En este sentido, añade que “quizás el problema no es otro que el abastecimiento, pero en Cantabria lo estamos haciendo muy bien”.

EL CESE DE PALOMA NAVAS

Varios partidos de la oposición en Cantabria señalaron, y continúan señalando, a Miguel Rodríguez, consejero de Sanidad, como el culpable de la lenta campaña de vacunación que sufrió la región en la última semana de diciembre. No obstante, el cese de sus funciones recayó sobre la figura de Paloma Navas, quien fue sustituida de la dirección general de Sanidad Pública por Reindhard Wallmann. De hecho, tras su salida, Navas reconoció “diferencias de criterio” y “desacuerdos” con el equipo de Gobierno. Todo ello llevó, además, a acrecentar las quejas de la oposición. 

En este sentido, César Pascual, desde el Grupo Popular, destaca que “el cese de Palomas Navas fue un intento de lavado de cara y de eludir responsabilidades”. A él se suma Félix Álvarez, portavoz de la formación naranja, quien cree que “Navas fue el chivo expiatorio que usaron para no hacer caer la cabeza del consejero de Sanidad”.

Lo cierto es que, tras la salida de Navas de la dirección general de Salud Pública, los problemas han seguido creciendo con la llegada de la tercera ola, la nueva variante británica y el incremento de la ocupación hospitalaria tras las fiestas navideñas. Sin embargo, parece que ahora, un mes después de que finalizase esta etapa vacacional, Cantabria comienza a doblegar su tercera ola.

Por otro lado, Pedro Hernando señala que “no hay que personalizar las actuaciones”, y asegura que la “vacunación depende de la Consejería de Sanidad”.

APERTURA DE LA COMUNIDAD

La Semana Santa se acerca, y la incertidumbre con ella. A pesar de que el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, dijese que “se podría desconfinar Cantabria” en estas fechas “si se vacuna a más del 15% de la población”, la oposición se muestra desconfiada. 

“Plantear abrir la comunidad en Semana Santa es bastante aventurado”, destaca Daniel Lobete. Además, añade que “en Cantabria, si están vacunados el personal sanitario y personas mayores de 64 años, el dato corresponde al 25% de la población, y es muy difícil que todos esos cántabros estén vacunados para el 1 de abril”.

Lobete ha unido este deseo de Revilla con “la fuerte dependencia que tiene Cantabria en el turismo”. En este contexto, destaca que “la salud es prioritaria”, y que “no se puede abrir en abril”. “En Cantabria estamos empezando, lentamente, a bajar de la tercera ola. Es un absurdo abrir en el mes de abril. Hay esperanza con las vacunas, pero hay que ser cauto. El virus no entiende de vacaciones ni de campañas turísticas”, advierte.

FUTURO

La oposición se muestra determinante con el futuro de la campaña de vacunación en la Comunidad Autónoma. En este sentido, el coordinador autonómico de Ciudadanos en Cantabria, Félix Álvarez, señala que “gracias a la presión que hacemos todos los grupos de la oposición, el Gobierno de Cantabria se va a poner las pilas”.

Por otro lado, el coordinador autonómico de Podemos Cantabria, Luis del Piñal, destaca que “a pesar de que los presupuestos son para convivir con la pandemia, hay problemas” y asegura que “aunque es complicado gobernar en tiempos de pandemia, hay que velar pro la salud de los cántabros”. De hecho, también asevera que “al final el Gobierno regional va a insinuar que no hay personal, y no va a quedar más remedio que privatizar la sanidad”.

No obstante, desde el Gobierno regional, Noelia Cobo asegura que “el futuro me gustaría verlo con esperanza, y que a final de verano estemos vacunados el 70% de la población”. Asimismo, augura que, “en caso de una vacunación masiva en Cantabria donde las autoridades sanitarias necesitasen al Ministerio de Defensa o recurrir a la Sanidad Privada, estoy convencida de que tendrán esta ayuda”. Así, dice que “esperamos que el año 2021 sea el año de la recuperación”.

Comentarios