domingo 23/1/22

Una cántabra de 58 años de edad, Lourdes Ruibal, lleva cuatro décadas buscando a su familia biológica, hasta el momento sin éxito. En los últimos tiempos, Ruibal lo ha intentado también a través de su perfil en la red social Facebook. “Necesito saber de dónde vengo y ponerle cara a mi madre. En mi corazón hay un vacío que deseo llenar”, ha escrito recientemente, pidiendo a sus contactos que difundan varias fotos de su infancia. “Cuarenta años ya intentando encontrar a mi familia biológica. A veces pienso si mi madre recordará esta fecha… o la del 11 de febrero de 1960 a las 10 horas, que según los papeles que poseo fue el día que me dejó en el Jardín de Infancia de la calle General Dávila de Santander. Por favor, los que leáis esto, ¿os importaría compartirlo? Es muy importante para mí. Tengo mi ADN. Gracias de antemano”, ha publicado también Ruibal, nacida en 1960.