domingo 5/12/21

Son muchas las maneras de descubrir Bareyo y sus innumerables atractivos, entre los que destaca como no puede ser de otra manera el Faro de Ajo, que este verano ha registrado su récord de visitantes después de la intervención artística de 'Okuda' San Miguel. En ella, el artista ha plasmado su "iconografía personal", que emplea una extensa paleta de colores -suele usar más de cien- pero equilibrados con gris, blanco y negro.

La temática elegida hace alusión a la riqueza natural de la región a través de la representación de la fauna local y, con sus texturas, a la diversidad cultural de una Cantabria moderna, abierta y conectada con el mundo, según ha explicado el Gobierno. Los trabajos han consistido en la crea- ción de una obra artística mural en la torre del faro, incluido cilindro inferior, superior y cúpula, cuya altura aproxi- mada hasta la linterna es de 15,70 metros y su diámetro de 3 metros, en el cilindro superior y 5 metros en el inferior.

La primera de las rutas que permiten conocer la zona es la de San Pedruco y cabo de Quintres. Saliendo del Ayuntamiento de Bareyo a través de la Avenida de Benedicto Ruiz camino del faro, a llegar a 'La Casona, construida hacia 165 con el patrimonio de Don Pedro de Camino Mijarazo, se toma una desviación a la izquierda que remonta hasta el medieval barrio de Rivas, donde se deja a la izquierda la bolera de pasabolo losa, juego ancestral de Siete Villas, y a la derecha el sitio donde estuvo la ermita de Santa Olalla. Reba- sadas algunas de las casas de dicho barrio, se coge una desviación a la derecha que lleva hasta una torre medieval con su casona adosada.

1

Tomando el camino que desde el barrio de Lurcía conduce a San Pedruco, si bajas por el camino de la Cardosa hasta el sitio de La Badera, donde cruzamos el rio que baja de Repuente con dirección a la playa de Cuberris, y una vez pasada tomamos el camino a la izquierda en dirección a la loma de Viana.

Iniciada la subida tomaremos una desviación a la iz- quierda que nos lleva al Santuario de San Pedro Sopoyo, vulgarmente llamado de San Pedruco, situado en un centenario cagigal, donde, en una atmósfera de silencio y misterio, se encuentra el edificio del Santuario.

2

Desde ahí se vuelve a tomar el camino de Vioña con dirección al alto de la loma del cabo de Quintres hasta remontarla.

Una vez allí observamos una impresionante vista de mar y montañas, que abarca desde los Picos de Europa hasta los montes de las Encartaciones de Vizcaya y por la mar, desde los cabos de Machichaco, Villano, Punta Galea y Quejo hasta el Cabo Mayor. El promontorio del cabo, cortado a cuchillo sobre la mar, tiene una altura de 138 metros y en su cumbre hubo desde el siglo XVIII una torre de señales que comunicaba la ciudad de Santander con la Villa de

Santoña. Volviendo sobre estos pasos se desciende en dirección al Santuario de San Pedro Sopoyo a la derecha hay una desviación hacía el río de Re- puente, el cual se cruza por el puente de Tabla y se sube a Rasillo. Desde el barrio de La Peña se pasan casonas para desde ahí volver a la plaza del barrio de Ajo.

RUTA DEL CABO Y LA RÍA DE AJO

Otra de las propuestas sale desde el Consistorio hacia la iglesia de San Martín de Ajo, que hay que dejar a la izquierda. A la altura del cementerio se toma la dirección al barrio de Camino atravesando
la mies de Espeluga hasta llegar al sitio de San Andrés, donde se gira a la derecha y se pasa por el sitio de la Cruz para llegar al Campuco, y por la cerrada se baja a la hospedería y el convento de San Ildefonso. Por el camino que hay a la izquierda de la hospedería se llega al sitio de la Cueva de la Zorra y de La Verde y después de tomar un repecho se llega a La Sorbera.

Se continúa a la derecha por el camino que va al Faro hasta la Fuente de los Padres y sitio de Ciudad. Una vez se alcanza la costa, se toma un camino a la izquierda que lleva a la carretera que va desde Ajo al Faro.
Volviendo durante pocos pasos, se retoma el ca- mino en dirección a la Punta del Rostro, situado a la entrada de la ría con magníficas vistas sobre el cabo de Quejo y la maravilla natural de La Ojerada, una cueva con vistas al mar.

3

A la izquierda volviendo por esos pasos, a la izquierda se toma una carretera que lleva a La Sorro- zuela y de ahí, remontando la ría se llega al sitio de Santiago. Desde Santiago se sigue un camino que lleva de nuevo al sitio de Ciudad donde se anda en dirección a la fuente de los Padres y se toma un ca- mino entre bosques de eucaliptos, bajando al manantial de Valentín.

Junto al molino, se toma un camino que asciende hasta el barrio de Camino, pasando de nuevo junto al convento de San Ildefonso donde hay que enfrentarse una cuesta en dirección a Bareyo, se desciende hasta los sitios de Charca y de la Sierra. Tomando un camino a la derecha se sube directamente hasta la iglesia de San Martín de Ajo.

RUTA DE SANTA MARÍA DE BAREYO, MOLINO DE LA VENERA Y SAN ROQUE DE AJO

Igualmente desde el Ayuntamiento se sale hacia la iglesia de San Martín de Ajo, la cual dejamos a la izquierda y junto al cementerio se toma una desvia- ción a la derecha que baja al sitio de la Sierra, donde se desvía de nuevo a la derecha por la carretera que desde el barrio de Camino va hasta la iglesia de Bareyo.

Cerca de allí se toma un camino a la izquierda que nos lleva a la ría de Ajo y a sitio de Rozniro. Se re- monta el río Campiazo y se toma un camino a la de- recha llamado de Selorga, que sube al pueblo de Bareyo, pasando por la fuente de Cerradillo y por el sitio de la Venta.

Llegando a Bareyo se confluye con el Camino Real que une esta localidad con la de Güemes y en el sitio de Fuente Espina se toma un camino de direc- ción oeste, que durante un gran trecho va por la cumbre de la pequeña sierra de Peñas Blancas y Cañada de San Roque. Desde ahí se puede divisar un hermoso panorama, con el mar Cantábrico al fondo.

Una vez que se empalma con la carretera de San Roque, que une Ajo y Güemes, llegamos a la ermita de este santo y se desciende hasta la carre- tera de Argoños al Puntal, hoy avda. de Cantabria que se atraviesa y se toma la avda. de Trasmiera que lleva directamente al barrio de El Mazo, desde donde se vuelve al Ayuntamiento.

RUTA DE LA IGLESIA DE SAN VICENTE Y DEL HOSPITAL DE PEREGRINOS DE SAN JULIÁN EN GÜEMES

Esta ruta transcurre por Güemes y se inicia en la iglesia de San Vicente, situada en la mies de La Re- villa y todo el terreno que la rodea. Se inicia el ca- mino en dirección a la ermita de San Roque de Ajo, y siguiendo el camino de Tempaz a su final, se toma una desviación a la derecha por el camino de la Llama en dirección a Bareyo, hasta coger otra desviación a la derecha por el camino de El Cantón. Una vez se inicia, rápidamente se desvía a la dere- cha hacia La Moraza, dejando también a la derecha el Palacio de Mazas. Se sigue el camino del Quejigual hasta San Julián.

En las inmediaciones de la misma está el hospital de Peregrinos y de ahí se debe seguir el camino que atraviesa el barrio del Quejigal hasta llegar a la ca- rretera de Güemes a Omoño. Cogiendo un desvío a la izquierda se visita el famoso albergue. Retroce- diendo de nuevo hasta la carretera hacia Argoños se toma el camino llamado de Viadero que lleva a empalmar con la carretera de Güemes a Galizado, hasta llegar de nuevo a la iglesia de San Vicente.

4

RUTA DE LAS IGLESIAS PARROQUIALES, DE AJO BAREYO Y GÜEMES

Con la misma se busca visitar estas tres iglesias y alguna ermita que coge de paso. Las tres fueron fundadas durante el reinado de Alfonso I de Asturias bajo la fórmula de monasterios laicos. Las actuales iglesias de Ajo y Güemes, la primera comenzada a finales del siglo XVI y la segunda a principios del XVII, construidas de nueva planta para aumentar la capacidad del enterramiento en su interior a causa del aumento de la población, provocaron el derribo de las viejas iglesias románicas.

Saliendo del Ayuntamiento de Bareyo se toma la carretera que sube a la ermita de San Roque y de ahí comenzando el descenso se llega directamente a la de San Vicente de Güemes. Después hay que desplazarse al barrio del Quejigal donde se conserva la ermita de San Ju- lián y Nuestra Señora de la Consolación y sobre una ermita románica.


Después hay que dirigirse al barrio de Villanueva y atravesando la carretera de Güemes a Meruelo, se toma el camino de La Moraza, hasta confluir con la carretera de La Llama que lleva a Fuente Espina
hasta Bareyo.
A la derecha del camino existe una humilde ermita dedicada a San Roque y continuando la ruta se llega a la iglesia parroquial de Santa María de Bareyo, gran ejemplo del románico costero de Cantabria. Se desciende hasta la carretera de Argoños al Puntal y a la izquierda tomando un desvío vamos a la iglesia parroquial de Ajo y su Ayuntamiento.

Comentarios