martes 9/3/21

Valor supuestu

Que surdiera genti que de verdá se negaba a dir jue una cosa que el típicu Tiu Mierda viía ensoportabli. Los sús deseos eran de cárcil pa quinis mos negábamos, y no sólu la cárcil, sino de abusos tul tiempu de cárcil.

Cántabros en paru soñando con un puestu arregláu Cántabros en paru soñando con un puestu arregláu

Mi vien a la mimoria, cúmu no, aquel tiempu de cuandu era críu y mozu. Aquellas cosas que uía. Magino que lo normal tendrá de ser que caa tiempu tenga las sús cunsinas, que cambearán, y que el Ser humanu tien las sús zunas, que tampocu cambearán tantu d'un tiempu a otru.

A los críos y mozos hui lo de jacé-l sirviciu militar lis debi sonar al tiempu de los romanos, si es que lis suena. Peru daquella era una cosa mui importantísima que salía aminudu enas conversacionis.

N'aquél tiempu cuandu salía l'asuntu de la mili, la mayuría de los mozos nu quiría dir y dicía que pensaba alegar cualisquier alifaz pa que lu librara el tribunal médicu, inclusu jacese el relochu. Unos pocos quirían dir cunvincíos de que había que dar un sirviciu a la patria que lu cinvirtía a unu en un hombri verdaeru. Las mozas, que se viían salvaas, poca gana tinían de sirvir a la patria y vinir jechas unos hombris de verdá (u unas mujeris de verdá, cualisquiera sabi cuál biera síu el mitu daquella).

El que antis vinía acolecháu, abora vinía jaqui, contando cúmu punía derechos a los mozos que acababan de llegar

Las nuticias que allegaban eran pocu alegris: mala cumida, abusu de los propios compañeros, abusu de los mandos, mandos aprovechaos que tinían gasulina y sirviciu domésticu de baldi, castigos, suicidios... normal que la genti quisiera quedase en casa, porque ni el sirviciu a la patria era tan claru ni la nobleza paez que juera lo que mandaba en semejanti situación.

Lo que mi interesa arrecordar aquí es l'efeutu de las cunsinas ena genti, cunsinas que surdierin en anguna menti miserabli pa ser currutas entri la genti miserabli, en general. Y creo que d'esto últimu hai entá muchu.

Cuandu yo era mozu, dingunu diba a dir a la mili, eso dicían. La mili era una mierda. Los que dicían lo contrariu eran mui pocos. Peru sigún quedaba a caa güelta mas cerca el día de remanecer pol cuartel, unu notaba que la genti quedaba gutu. Y los primeros mesis, viniendo de primisu, cuandu lis priguntábamos qué tal, la mayuría callaba y amiraba ca otru lau. Y quin se atrivía a dicir angu, nu dicía mas que: "bah...una mierda...", y pricuraba beber muchu en pocu tiempu.

Peru a los tres mesis la cosa cambeaba: el que antis vinía acolecháu, abora vinía jaqui, contando cúmu punía derechos a los mozos que acababan de llegar, y los llamaba conejines. Nu había cosa entonz que viera pior el aprindiz de valienti soldáu español que la protesta de los que cumu él pocu antis, tinían que sufrir el maltratu de los que dibían ber comportause cumu compañeros.

Debemos entendé-la lógica del Tíu Mierda: Si l'autoridá se porta en plan tiranu, naa de protestar ni de arrimá-l hombral; se trata de aguantalo too por espáciu de tres mesis y aluegu escargar con el probi cumu tú que vien por tras. Asina, remplazu ajita, otra partía de gentucia quedaba listu pa la vida civil. Ena cartilla militar quedaba un apartáu de la tarja nel que punía: Valor-Se le supone.

Yo pensaba que cuandu se acabara la mili, tantísimu patriota marcharía a alistase voluntariu, peru era un pensamientu con mucha sombra

Pasaba que aminudu dellos amigos colos que tinía cunfianza mi dicían que de los mas castronis que había, muchos eran justu los de Cantabria, angunos que cunucíamos. Y amás, tindrían de pasar entá muchos años enos que surdía la ocasión de conocer a angunu que mi dijera: "De Cantabria, eh? De allí era un cabo primero que tuvimos en la mili que era un cabrón acabao". Eso mi pasó unas cuantas vecis.

Peru hablábamos de las cunsinas: arreconozo que masque muchos nu quisieran dir a la mili, sabían que diban a pasar por tul procesu de valorización. Por eso tinían tamién a manu la cunsina upurtuna pa justificase. Daquella pensaba que esa tresformación de vítima acolechaa a tipeju que martiriza a los demás era frutu de la istrutura militar, que plantaba la similla del tiranu drentu de caúnu.

Cuandu unu dicía que en tal de pricurar librase con daqui trucu si diba a declarar ojetor de concencia, tinían a manu la cunsina pricisa: Vas a estar tres años limpiandole el culo a los viejos. Lo dicían toos por un igual. Eso jacía prifiribli la mili.

Que surdiera genti que de verdá se negaba a dir jue una cosa que el típicu Tiu Mierda viía ensoportabli. Los sús deseos eran de cárcil pa quinis mos negábamos, y no sólu la cárcil, sino de abusos tul tiempu de cárcil. "Si yo me he tenido que joder, te tienes que joder tú también", "Ojalá os violen en la cárcel", mi dijerin unos cuantos. Años dimpués, lo que mi dicían era "Tú eres aquél que no quería hacer la mili, no?"; yo arrispundía que no, que ésos eran muchos, cuasi toos, que yo era el que de verdá nu jue, y ahí turcían el morru y tamién la cabeza, digiriendo'l comentariu con mucha yel. Yo pensaba que cuandu se acabara la mili, tantísimu patriota marcharía a alistase voluntariu, peru era un pensamientu con mucha sombra, y la sombra acertaba nel barruntu.

Cuandu era jovin pensaba que treminaa la mili, la istrutura militar nu pudía ya plantá-la similla del Tíu Mierda drentu de caúnu. Abora ero mayor, y pienso que en tal de plantar aquello, lo que jacía la mili era sacali el brillu aprupiáu al Tíu Mierda pa los sús finis.

Y tamién pienso que el Tíu Mierda que la mili punía a la vista de toos nu se ha esmucíáu con ella; toos ellos son los hombris de provechu que dirigin y obedecin, trebajan y mandan, se apresentan a las eleicionis y votan, pagan impuestos y aministran prisupuestos. Valor, se lis supón.

Comentarios