lunes 8/3/21

Nuticias

El casu que, malquebien, el cántabru no marchó entá pol esvarciaeru de la modernidá que ramalea carondi la llevin. Se mos ucurri que dellas cosas merez la pena que no andin a dispensas de quin ramalei, y menos entá de quin pretendi llevamos del ramal.

Atentos, ucálitos, que hablan las cajigas Atentos, ucálitos, que hablan las cajigas

Jaz años, cuandu una poca genti tuvo la idea de rescatar al cántabru col ujitivu de lu jacer presenti ena vida cutiana cumu siempri istuvo, jasta esi día too eran malas nuticias tocanti al asuntu. La genti mayor que lu empleaba muría, y lo que nacía ya salía ajenu de palabra a la tierra y al pueblu que li bía dau los llamatos, la voz, el deji y l'aquél, porque la genti moernu que quedaba entremedias bía matáulo too ello en vida.

Arricuerdo que de manu a mucha genti que cunucía se li jezo mala nuticia. Yo intindía cumu cosa rara que genti que dicía ser partidariu de la conservación del patrimoniu en muchos aspeutos, aquí saltaba cumu si biera lleváu un calambriu. Mas entá quinis daban traza de ser pulíticamenti rebecos u dicían estar interesaos ena cultura sellenca de Cantabria. Ésos saltaban primeru y con mas resmi.

Cuandu unu empienza a contar con estos dos tipos de genti, intiendi mijor el procesu de desencasti que vivimos n'esti país desdicháu

Col tiempu eso sirvió pa mi jacer una idea encarnaa en dos presonajis: el Bienasimiláu (que es aquél que sal cuntintísimu de sufrir una operación de cirugía cultural que ni tan disiquiera pidió, y  reclama el sú derechu de estar alienáu cumu si juera el resultáu de cavilar muchu y jondu, y no de la inercia n'estáu puru) y el Cosmopaletu (Una razuca del otru, que dijendo amá-las culturas del mundu, empienza por renegar de la del sú pueblu cumu quin da preba firmi d'ello). Cuandu unu empienza a contar con estos dos tipos de genti, intiendi mijor el procesu de desencasti que vivimos n'esti país desdicháu. Es mijor comprendelo aína, pa cuandu piquin en dicili "Sí, Bwana" al prósimu turista que remaneza a buscu de puntonis tibetanos, faros de culurinis y dulcis "tipicos" de laboratoriu.

El casu que, malquebien, el cántabru no marchó entá pol esvarciaeru de la modernidá que ramalea carondi la llevin. Se mos ucurri que dellas cosas merez la pena que no andin a dispensas de quin ramalei, y menos entá de quin pretendi llevamos del ramal.

Que esti piriódicu tenga -por idea propia- un espaciu pal cántabru, con toa la normalidá´l mundu, es una güena nuticia.

Que lo jaga ensin pretender otra cosa que dali voz a las vocis de la tierra, que llevaban ya caminu de ser desterraas, es otra güena nuticia.

Que acabi de ber salíu a la calli un palabreru cántabru pa usu cumún y cutianu, con un añidíu chicu de garamática, iscritu tou en cántabru deajechu es otra güena nuticia.

Que esti añu arranqui otru nuevu cursu de cántabru, es una güena nuticia.

Que sea al treviés de la Redi pasando por cima l'andanciu víricu, es una güena nuticia.

Que esti piriódicu ofreza tamién por idea propia un espaciu semanal pa ajirmá-l cursu, tamién lo es.

Y que estén apuntaas mas de 350 presonas al cursu esti añu, es una güena nuticia, y señal de que anguna cosa se debi estar jaciendo bien, con ralos medios, muchu cunvincimientu y dingún apoyu estitucional.

Y eso es porque no tul mundu ramalea.

Comentarios