viernes 24/9/21

Está todo inventado

Los programas de discos dedicados todavía funcionan en todas las emisoras; eso sí, ahora con mensajes de voz a través de wasap, o correos electrónicos.

En la radio está todo inventado. He tenido la suerte y el privilegio de trabajar en una emisora que mantuvo en antena uno de los programas más veteranos de la radiodifusión en Cantabria. Y no solo eso sino que durante algún tiempo, yo era el locutor que realizaba ese programa, el mismo que había escuchado en casa desde niño.

La emisora, EAJ 32 “la Voz de la Montaña”, tenía su club de oyentes; es decir oyentes que pagaban una cantidad anual a cambio de alguna prebenda como promociones, sorteos y los programas de dedicatorias.

Los días de comuniones sonaba “Su primera comunión” de Juanito Valderrama; el día de la madre, el clásico “Madrecita” de Antonio Machín y las dedicatorias eran preciosas

Sí, de eso os quiero hablar hoy, de los programas de discos dedicados, que todavía funcionan en todas las emisoras; eso sí, ahora con mensajes de voz a través de wasap, o correos electrónicos.

Como antes os decía, eso ya está inventado desde hace mucho, desde los comienzos de la radio en España.

Este programa veterano en las ondas se llamaba “Felicite con música” y estuvo en antena hasta bien entrados los años 80. Se ponían tres o cuatro canciones con dedicatorias que los oyentes enviaban por carta o por teléfono con llamada a las oficinas, vamos igualito que ahora…

Recuerdo incluso el último patrocinador del espacio: “Selecciones Lutecia, en la Calle Lealtad de Santander, les ofrece... Felicite con música”. El programa fue diario durante décadas pasando a ser solo de fin de semana hasta su despedida.

Los días de comuniones sonaba “Su primera comunión” de Juanito Valderrama; el día de la madre, el clásico “Madrecita” de Antonio Machín y las dedicatorias eran preciosas:

“… con cariño de su tíos y primos de La Cavada deseando que le guste…” o “… de sus padres y hermanos deseando que cumpla muchos más…” y luego la canción de turno.

Así eran aquellos programas que casi todas las emisoras de radio tenían y ahora algunas mantienen.

Y como estamos hablando de dedicatorias me vais a permitir la licencia de dedicar este espacio de hoy; sí, se lo quiero dedicar a Sol y Salva que ahora nos estarán leyendo desde Madrid, con mucho cariño y deseando que su primer hijo, que no se va a llamar Paquito, sea igual de figura que su “tito” de Cantabria, enhorabuena chavales os queremos.

¡Venga Ya! Dedicatoria al canto.

Comentarios