miércoles 27/10/21

100% falsificación

En este mundo donde para ganar el voto parece que todo vale, si se hubiera cumplido la décima parte de lo que prometen en sus programas electorales estaríamos seguro en ese cielo.

Recuerdo en uno de esos viajes de ya un lejano verano, que estando en una de las más hermosas ciudades que mis ojos hayan visto, Estambul, y entrando en su Gran Bazar, se acercó uno de los múltiples vendedores, que hablan tantos idiomas como nacionalidades pasen por allí, y en un correcto castellano me dijo 100% falsificación, enseñando una camiseta de Messi, de la mejor calidad.

Allí no engañaban, sabías lo que comprabas, igual que quien compra en un mercadillo primeras marcas a precios de ganga, ahí como mucho se puede engañar uno a sí mismo, pero está claro y diáfano lo que compras, aunque ya se sabe que vivimos en el mundo de las apariencias... Quién estafa, el que vende la marca x falsificada a 20% de su valor de mercado o esa marca conocida que vende su producto un 80% más caro del coste del producto. Posiblemente el intento del engaño sea por parte de los dos, pero la decisión final es del consumidor.

Las falsificaciones son cada vez más logradas, es uno de los mayores dolores de cabeza para el mercado de las grandes marcas. Se calculan unas pérdidas mundiales superiores a los 400.000 millones de euros aproximadamente. En España se incautaron productos falsificados por valor superior a 800 millones. Lo curioso es que con todo este daño recibido, estas marcas siguen teniendo grandes beneficios, misterios tiene la vida. Actualmente, cerca del 70% de estas falsificaciones se realizan en China y Hong Kong, superan el 20%, suponen un importante porcentaje de su PIB, aunque esto no sería posible si no hubiera una permisibilidad para poder realizar estas ventas por todo el mundo. Aquí el dilema es cuándo sabes lo que compras, o cuándo te dan gato por liebre.

En España se incautaron productos falsificados por valor superior a 800 millones

Algo parecido nos pasa con nuestros representantes políticos, prometen en sus programas electorales llevarnos al nirvana, al cielo en la Tierra, unos por autovías de peaje, otros nos subirán en escaleras mecánicas, y los más atrevidos asaltarán el cielo, aunque sean ateos. Lo importante es vender el producto, de la calidad ni hablamos. En este mundo donde para ganar el voto parece que todo vale, si se hubiera cumplido la décima parte de lo que prometen en sus programas electorales estaríamos seguro en ese cielo. Para desgracia nuestra, las promesas, promesas son, y se quedan, en el mejor de los casos, en el limbo de las buenas intenciones, como adornos de un tiempo electoral que una vez pasado el mismo van directas al desván, a dormir el sueño de los olvidados. Ahora bien, si les recuerdas lo que tienen en ese desván, clavan su mirada sobre tus pupilas, y si no estás con los míos, bajarás a los infiernos de Dante, purgando tus penas y pecados como un cruel traidor a la causa.

La legislatura va tocando a su final, apenas un año para empezar una nueva campaña electoral con autonómicas y municipales, cuesta mucho recordar qué se ha cumplido de lo prometido. Pagamos con nuestro voto su gobierno y ahora que vemos lo obtenido con el mismo se puede comprender mucho mejor a algunos de esos que se llaman antisistema. Así describía nuestro ya añorado Antonio Fraguas "Forges", en una viñeta, donde se veía a un hombre entrando en una comisaría, diciendo:

-Buenas, vengo a entregarme.

-De qué se le acusa.

-De haberles votado.

viñeta forges comisaria

En su viñeta de despedida nos ha dejado este mensaje para la reflexión,

 -"la piedra es el único objeto inanimado, que tropieza dos veces con el mismo hombre",

- y si cuela, cuela".

Nos han tomado el pelo, nos han engañado como a los de los derribos, que poco a poco ya se están yendo al otro mundo y no les han dado lo que es suyo por justicia, como a los jubilados del 0,25%, como los recursos para Valdecilla o Comillas, como la recuperación del dinero inyectado en vena a la banca, como la eliminación de los contratos de miseria, como...  Que todos no son iguales; que todo no es tan negro; que los políticos, aunque alguno pueda parecerlo, no son extraterrestres; y que los hemos elegido nosotros..., pero te lo tienes que pensar mucho, estos no te avisan, como los vendedores del bazar, de lo que es 100% falsificación. 

viñeta forges

Comentarios