domingo 16/1/22

El presidente Miguel Ángel Revilla ha asegurado que en Cantabria se está consolidando el nivel de alerta sanitaria dos por el coronavirus y espera que sigan bajando los contagios, en esta región y en el conjunto del país, para que dentro de un mes -ha dicho- Sanidad adopte una resolución sobre la posible relajación de restricciones en Semana Santa y sea "la misma para todo el territorio".

Lo contrario sería "un desastre", ha insistido el jefe del Ejecutivo PRC-PSOE, que ha indicado que en una materia como esta, el Ministerio debería tomar una decisión "que nos conminara a todos -los presidentes autonómicos- a actuar en la misma línea". "Es una cosa muy seria" que no se puede convertir "en una Torre de Babel", con unos territorios que abren y otros que permanecen cerrados, pues esto ocasionaría "un problema de inseguridad absoluta" y daría una imagen "penosa", ha reiterado.

"Sería un desastre", ha resumido, para pedir que se imponga "el sentido común" y ningún presidente tome una decisión "unilateral". En este sentido, ha defendido que el planteamiento de Cantabria es el más "sensato" y ha resaltado que está siendo secundado además por otras comunidades.

El presidente regional y líder regionalista ha respondido así a preguntas de los medios este viernes, durante la inauguración de la senda peatonal y ciclista Villescusa-Sarón, donde también ha sido cuestionado por las declaraciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, que rechazó ayer "medidas comunes porque la situación epidemiológica es muy diferente" en cada comunidad. Revilla ha advertido al respecto que, si abren unas comunidades y otras permanecen cerradas, los territorios que entonces estén "bien" y levanten el confinamiento perimetral, "en pocos días" pueden estar "mal", con más casos. Por eso, ha vuelto a pedir igualdad de criterios para todas las regiones. "Debiéramos actuar todos en la misma línea", ha zanjado.

Entre tanto, ha llamado a no tomar soluciones "precipitadas" y tratar de evitar contagios mientras se avanza con la vacuna, que es "la solución". En este sentido, el presidente cántabro confía en que abril haya dosis de cinco farmacéuticas y en junio pueda estar inmunizada cerca del 70% de la población. También espera que no se vuelva a producir otra ola: "Esto parece la Bolsa: sube, baja; sube, baja", ha comparado.

Comentarios