viernes 3/12/21

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha pedido este martes "disculpas" por sus declaraciones sobre las residencias, a las que ayer acusó de no haber estado "a la altura" en esta crisis, y ha elogiado el trabajo de sus profesionales. "Me gustaría pedir disculpas si alguien se ha sentido ofendido", ha dicho el consejero de Sanidad en unas declaraciones realizadas este martes tras la polémica generadas por sus palabras, y que llevaron a la patronal de la dependencia a pedir su cese.

Rodríguez ha querido "matizar" sus palabras que "pueden no hacer justicia a la realidad de un colectivo tan heterogéneo como las residencias de mayores", según recoge en una nota de prensa la Consejería de Sanidad. El consejero ha querido explicar que sus declaraciones sobre las residencias se produjeron en el contexto de un "debate parlamentario", durante su comparecencia ante la comisión de la COVID-19 en la que dio cuenta de "todos los datos y razones" por las que Cantabria ha pasado a la fase 1 ante la "buena evolución de la pandemia".

Rodríguez ha vuelto a elogiar el trabajo de los profesionales de las residencias que, según ha dicho, "han estado siempre al pie del cañón desde el inicio de esta pandemia". Además, el consejero ha defendido que "se ha prestado y se seguirá prestando una asistencia sanitaria de calidad a los residentes de estos centros en toda la región".

POLÉMICA

La polémica con el consejero surgió después de que ayer lunes Rodríguez opinara que la crisis de la COVID-19 había "puesto de manifiesto" que, mientras que hay un sector sanitario eminentemente público que "ha demostrado estar a la altura", el sociosanitario "fundamentalmente en manos privadas", "ha demostrado no estar a la altura". Además, opinó que las críticas de las residencias a la atención sanitaria que se había prestado en esta crisis de la COVID-19 a los usuarios de estos centro, eran "manifestaciones claramente interesadas y tendenciosas" de los empresarios del sector con la que, según dijo, se buscaba "desviar la atención sobre sus propias responsabilidades en la gestión de esta crisis".

Horas después de estas palabras la Federación Empresarial de Dependencia (FED) de Cantabria y Lares, que representan al 80% del sector en la comunidad, han pedido el cese del consejero por, según señalaron, estas "lamentables e inadmisibles" palabras.

Ya esta mañana, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, afirmó que esas palabras del consejero "no son afortunadas", las achacó a un "mal día" y a la "tensión" del debate parlamentario y confió en que pidiera disculpas, algo que finalmente el consejero ha hecho. Además, el presidente aseguró no tener "ninguna queja" de las residencias ni de su personal. Frente a las peticiones de cese del consejero, Revilla ha destacado la "gran labor" que ha realizado Rodríguez durante la crisis de la COVID-19.

Comentarios