sábado 27/11/21
EMPLEO

El paro confirma los temores de los sindicatos y la precariedad del empleo

UGT, CC.OO. y USO coinciden en que el dato es “tan negativo como esperado”, debido fundamentalmente al fin del verano y a la fragilidad del empleo “cronificada en el tiempo”.

CEOE pide "medidas estructurales" para acabar con las contrataciones temporales.

El sector servicios ha alcanzado su máximo histórico
Después de alcanzar un máximo histórico, el sector servicios ha acaparado la mayor parte del paro registrado en septiembre

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, ha considerado que el incremento del paro en la región el pasado mes de septiembre es "tan negativo como esperado" por la estacionalidad de la economía regional y su gran dependencia de la temporada veraniega, además de "la gran precariedad del empleo", con casi un 94% de contratos temporales, de los que más de la mitad no supera el mes de duración.

"Es la consecuencia lógica del fin del verano, que nos hace liderar de nuevo el incremento del paro en España tras unos meses de verano donde se ha creado empleo pero muy temporal y precario, que se ha ido del mercado laboral con la misma facilidad con la que entró", ha explicado Ibáñez en un comunicado, en el que ha precisado que un 92% del incremento de desempleados corresponde a los servicios.

Para el sindicalista es "especialmente preocupante" que casi un 53% de los desempleados de Cantabria no perciba prestación alguna por desempleo (20.677 en agosto) y que la región tenga una de las tasas de cobertura más bajas del país en este concepto, un 51,6%, siete puntos por debajo de la media nacional (58,2%).

En los ocho primeros meses de este año, 5.670 desempleados cántabros han dejado de ser beneficiarios de una prestación por desempleo contributiva o asistencial

En los ocho primeros meses de este año, 5.670 desempleados cántabros han dejado de ser beneficiarios de una prestación por desempleo contributiva o asistencial, lo que implica un descenso de más de un 23% desde comienzos de 2016.

Ibáñez ha asociado este elevado porcentaje de desempleados que han perdido su prestación "a un mercado laboral muy frágil y con empleo muy precario que por sus bajas cotizaciones sólo permite a un 22% de los desempleados disponer de una prestación contributiva".

Mercado laboral muy frágil

En similares términos se ha expresado la secretaria de Empleo de CC.OO. de Cantabria, Laura Lombilla, ha lamentado la confirmación de los temores que el sindicato había pronosticado en los meses anteriores respecto al aumento del paro al concluir la temporada estival ya que los datos corroboran, con 1.882 desempleados más, que la región sigue manteniendo un mercado laboral "muy frágil" basado mayoritariamente en la estacionalidad.

Esta fragilidad destaca especialmente con la "enorme" precariedad laboral que se vive en la comunidad, una dinámica "cronificada en el tiempo", que "por desgracia" se reafirma, sobre todo en el sector servicios, al que pertenecen siete de cada diez demandantes de empleo, ha señalado Lombilla en un comunicado.

Cantabria "sigue atada" a un modelo productivo basado en actividades de bajo valor añadido, con escaso peso de la industria, que mantiene "un empleo precario y de bajos salarios"

En este sentido, ha denunciado que Cantabria "sigue atada" a un modelo productivo basado en actividades de bajo valor añadido, con escaso peso de la industria, que mantiene "un empleo precario y de bajos salarios" cuando "lo que realmente necesita la región", en su opinión, es un cambio de los parámetros de crecimiento económico regidos por sectores emergentes, tecnológicos e innovadores.

Montaña rusa

Por su parte, la Unión Sindical Obrera (USO) ha afirmado, tras conocer los datos del paro, que el empleo cántabro "viaja en montaña rusa" en referencia a su estacionalidad.

En un comunicado, ha recordado que estos datos son un "indicativo fiel de hacia dónde se dirige la economía y el tipo de empleo que genera", que según ha denunciado es contratación eventual, con alta precariedad y bajos salarios.

El incremento de la dependencia del sector turístico unido al retroceso de los sectores industriales y ganaderos que han dado estabilidad históricamente a Cantabria "aumenta el efecto de montaña rusa en las cifras de empleo por la lógica estacional del sol y playa", ha sostenido el sindicato, que no obstante considera positivo que el sector de la construcción "parece que empieza a salir del letargo y está generando empleo de manera más estable".

"Cantabria sigue comportándose de manera menos dinámica que el resto del Estado y es una región con problemas estructurales sin resolver y con una falta de pragmatismo económico que urge abordar", ha resumido USO.

Medidas estructurales

CEOE-CEPYME de Cantabria ha urgido, por otro lado, a adoptar medidas estructurales que reduzcan la temporalidad en las contrataciones. Los datos del paro evidencian para la patronal que, "finalizado el espejismo del verano", el empleo en Cantabria "sigue mostrando una velocidad de recuperación mucho más lenta que la que se evidencia a nivel nacional".

Con todo, CEOE ha destacado que Cantabria es la tercera comunidad con mejores datos de evolución del empleo a nivel nacional en términos anuales, con lo que hay "alguna señal para la esperanza" en sectores como la industria y construcción, al registrarse caídas del 14,89%, lo que hace "aún más urgente apostar por medidas estructurales que faciliten que estos repuntes de la actividad y del empleo no sean mejorías fugaces sino que se consoliden".

Para el presidente de la patronal cántabra, Lorenzo Vidal de la Peña, los indicadores "ligeramente positivos" de recuperación de empleo en construcción e industria señalan la urgencia de adoptar medidas estructurales que además reduzcan la temporalidad en las contrataciones. A su juicio, los datos revelan que "aún muy lejos de poder decir que estamos creando el empleo de calidad que aspiramos a crear".

Según los datos del SEPE, el paro masculino en septiembre disminuyó en 3.506 hombres respecto al mismo mes del año anterior mientras que el paro femenino lo hizo en 2.027 mujeres, lo que en términos relativos supone un descenso de un 15,32% en el paro masculino, casi el doble del 8,55% en el femenino.

Comentarios