domingo 17/10/21
VELA

La Federación Española de Vela podría haber incumplido el estado de alarma al confinar a los regatistas olímpicos en el CEAR de Santander

CEAR de Vela de Santander | Foto: RFEV
CEAR de Vela de Santander | Foto: RFEV

Mientras la mayoría de los deportistas de diferentes disciplinas fueron enviados a sus casas para pasar el confinamiento decretado por el estado de alarma, los regatistas olímpicos de la Real Federación Española de Vela (RFEV) están recluidos en el Centro de Alto Rendimiento (CEAR) de Santander, una decisión ante la que el Consejo Superior de Deportes (CSD) ya ha expresado su desacuerdo, llegando a señalar que se podría estar incurriendo en un incumplimiento de las condiciones del estado de alarma.

En total, son 15 personas las que están encerradas en el centro de la capital cántabra: los equipos masculinos y femeninos de las clases 470 y 49er, además de los de Finn, sus respectivos entrenadores y una fisioterapeuta. El CSD ya ha señalado a los propios deportistas que no deberían estar en las instalaciones, sino en sus respectivas viviendas. Así lo adelantaba el periódico Gaceta Náutica, señalando que el propio Consejo Superior también alertó a los responsables del CEAR que tenían que abandonar el lugar, y que si no lo hacían “era bajo su responsabilidad ante el Gobierno autonómico, las autoridades sanitarias y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Según la información, de la que se han hecho eco varios medios, también se habrían realizado entrenamientos en grupo y actividades al aire libre dentro de las instalaciones del Centro de Alto Rendimiento de Santander, una “ilegalidad” que también señaló el CSD, como recoge el decreto del estado de alarma. De hecho, informó al CEAR de que los deportistas deberían haber abandonado las instalaciones antes del 15 de marzo, insistiendo días después y recibiendo como respuesta que tenían “intención de permanecer allí”.

La situación de los deportistas, como ha señalado la RFEV, está siendo controlada por la doctora de la federación en todo momento, ya que uno de los deportistas confinados tuvo “pequeños síntomas” compatibles con el coronavirus, aunque la propia Federación señaló que “se resolvió en menos de 48 horas”.

Comentarios