domingo 26/9/21
SANTANDER

Nalda "encubre la mala prestación" de la protección a la víctima de violencia machista

El sindicato USO denuncia que es falso el supuesto desconocimiento del jefe de Policía y que lo ocurrido haya sido algo puntual.

El jefe de la Policía Local de Camargo ha sido acusado de agresiones físicas y verbales
Una víctima de violencia de género rechazó la protección de la policía porque los agentes iban uniformados

La sección sindical de USO en el Ayuntamiento de Santander ha acusado al concejal de Personal y Protección Ciudadana, Pedro Nalda, de tratar de "encubrir" una "mala prestación" de protección a una víctima de violencia machista. El sindicato ha mostrado su preocupación en un comunicado por el interés del concejal responsable de Policía en proteger más “al jefe de la Policía, engañando a la ciudadanía, que en tomar medidas para que en el futuro no se vuelva a estigmatizar a las víctimas de violencia de género que protege la Policía Local".

Según la sección sindical, para "justificar" que el servicio de protección a una víctima de violencia machista fuese prestado entre los días 26 y 29 de noviembre con personal de uniforme, el concejal alegó "que no se tenía conocimiento de que la mujer fuese a salir de casa", algo que, según USO, es "rotundamente falso". "Se comunicó al jefe de la Policía hasta en tres ocasiones y no quiso encomendar el servicio con personal de paisano", asegura.

En la nota de prensa ha añadido también que es "falso" que lo ocurrido haya sido una "circunstancia puntual", y ha considerado que el servicio "debe preverse" para garantizar una "adecuada" prestación a "cualquier circunstancia" que pueda darse.

A su juicio, en este caso, como se denunció, "era fácilmente compatible el derecho de protección con el de no estigmatizar a la víctima preservando el derecho a su intimidad".

Por otro lado, el sindicato aboga por más inversión en personal y formación, y destaca que, en la actualidad, la Policía Local de Santander "tiene 49 efectivos menos que el mínimo que marca la Ley", aunque sostiene que esto "no hubiese supuesto un problema" para haber prestado bien el servicio de protección, ya que "hubiese bastado un poco de voluntad, que no hubo", apostilla.

Y es que para USO, "se podía haber ordenado a los mismos policías que hicieron la protección que la hiciesen de paisano", para lo que el Ayuntamiento tiene que haber solicitado a la Delegación de Gobierno que todos los servicios relacionados con la protección de víctimas de violencia de género se realicen sin uniforme, explica, "otra cosa que ha hecho mal", recalca.

En este sentido, considera que Nalda "vuelve a faltar a la verdad" al decir que no había policías autorizados por la Delegación de Gobierno para trabajar de paisano.
Además, según USO, hay otras dos opciones más: cambiar de turno a algunos de los policías que habitualmente trabajan de paisano, con la correspondiente compensación, o el nombramiento de servicios extraordinarios a policías de paisano.

A la vista de todo ello, concluye que era posible que los policías que tenían encomendada la protección lo hubieran hecho sin uniforme; que se podía haber cambiado el turno a los policías que habitualmente trabajan sin uniforme para garantizar un mejor servicio; y que se podían haber nombrado servicios extraordinarios entre los policías que suelen trabajar de paisano y que se encontraban librando.

Finalmente, advierte que si no se toman medidas para evitar que se vuelvan a producir una "mala organización" del servicio que pueda atentar contra los derechos de las víctimas de violencia de género, volverá a denunciarlo públicamente.

Comentarios