lunes 6/12/21

El Gobierno de Cantabria suprime y flexibiliza las restricciones en las residencias y en otros centros de servicios sociales en una resolución publicada este jueves en una edición extraordinaria del Boletín Oficial de Cantabria (BOC).

No hay ningún residente afectado por Covid en las residencias de mayores y sí dos positivos en las de discapacidad

Antes de publicarse en el BOC la resolución de la Consejería de Empleo y Políticas Sociales, esto ya había sido avanzado por el vicepresidente regional, Pablo Zuloaga, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno. Según ha explicado, la decisión se debe a que se ha "estabilizado" ya la práctica ausencia de casos positivos entre los usuarios de las residencias, que además recientemente han recibido una dosis adicional de la vacuna contra el Covid. Así, en estos momentos, no hay ningún residente afectado por Covid en las residencias de mayores y sí dos positivos en las de discapacidad (en el CAD San Juan de San Felices de Buelna, centro que resultó afectado por un brote.

Zuloaga ha destacado que Cantabria ha sido la comunidad autónoma "con menor tasa de letalidad en las residencias" y una de las "que menos impedimentos y restricciones ha impuesto a las visitas de familiares desde el principio". De esta manera, ha afirmado que mientras ha habido comunidades en las que las visitas a las residencias han estado prohibidas "durante más de un año", en Cantabria eso solo ocurrió al inicio de la crisis sanitaria, entre marzo y mayo de 2020.

Pese a ello, aún se mantienen algunas restricciones, algunas de las cuales van a dejar de tener vigor tras la resolución publicada de la Consejería, que en su decisión tiene en cuenta la "elevada tasa de vacunación" de la población general y, sobre todo, entre las personas mayores, con discapacidad o dependencia, en el que están vacunadas "prácticamente el 100%".

Con la nueva resolución, se posibilita aún más la interacción social en las residencias y elimine restricciones en los centros de día y centros sociales. Se suprime la división en grupos para la utilización de los espacios y para la realización de actividades; se darán mayores facilidades para las visitas de familiares y allegados y se eliminarán las restricciones en salidas de los centros, entre otras medidas.
Además, en las residencias, quedarán exentos del uso obligatorio de mascarilla los usuarios, quedando limitado a trabajadores y visitantes.

La resolución surte plenos efectos desde hoy mismo y, sin perjuicio de su eventual revisión a la luz de la evolución de la situación sanitaria y epidemiológica, tendrá vigencia hasta que el Gobierno de la Nación declare la finalización de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Deja sin efecto la resolución de 26 de marzo de 2021 por la que se establecían medidas preventivas y de organización en los centros de servicios sociales de la comunidad autónoma de Cantabria durante el período de crisis sanitaria derivada del COVID-19 y se autoriza la apertura de los centros sociales de mayores. Contra la resolución puede interponerse recurso potestativo de reposición ante la Consejera de Empleo y Políticas Sociales en el plazo de un mes a contar desde mañana, viernes, o directamente recurso contencioso administrativo en el plazo de dos meses, ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

TRABAJADORES

Por lo que afecta a los trabajadores, la norma determina que debe promoverse la vacunación de los empleados nuevos a la mayor brevedad posible si no están vacunados, y en ese caso tendrán que someterse a una prueba PDIA dos veces por semana. Además, se mantienen las medidas que recogía la resolución de marzo de este año referidas a trabajadores que tengan síntomas compatibles con Covid, periodos de cuarentena, obligatoriedad de hacerse una PCR y uso correcto del material de protección, mascarillas e higiene de manos.

Asimismo, la resolución permite que los estudiantes puedan realizar prácticas formativas regladas en los centros de servicios sociales siempre que no existan casos Covid confirmados. Éstos tendrán que cumplir las mismas exigencias que los trabajadores.

Los centros de servicios sociales deberán seguir contando con un Plan de Contingencia dirigido a la prevención y a dar respuesta ante la eventual aparición de casos y brotes de Covid-19, así como un profesional que actuará como Coordinador. También tienen que seguir manteniendo una capacidad de aislamiento individualizado para al menos el 10% de sus usuarios.

En caso de que Cantabria subiera a nivel de alerta 2 o superior, de nuevo volverían a aplicarse medidas más restrictivas tanto para usuarios como para trabajadores, estableciéndose grupos convivenciales para las diferentes actividades.

CENTROS DE ATENCIÓN DIURNA

En los centros de día, como regla general los usuarios deberán usar mascarillas siempre que no sea posible mantener la distancia de seguridad interpersonal. En los casos que estén contraindicadas se cuidará el mantenimiento de la distancia de seguridad entre los usuarios. Será igualmente obligatorio el uso permanente de la mascarilla por los trabajadores, visitantes y proveedores.

En los centros sociales de mayores tanto trabajadores como usuarios deberán seguir usando mascarilla. La resolución especifica que no existirá límite de aforo siempre que sea posible el mantenimiento de la distancia interpersonal y una ventilación adecuada.

Por lo que respecta a los centros de atención a la primera infancia, infancia y adolescencia, se aplicarán las disposiciones que establezca la Consejería de Educación y Formación Profesional para la asistencia y actividad en las etapas de edades similares en los centros educativos.

Comentarios