domingo 17/10/21
MEDIO RURAL

Una plaga de orugas intoxica ganado vacuno y extiende la alarma entre la población de varias localidades del litoral

La Consejería de Medio Rural “espera que con la llegada de los primeros fríos del otoño desaparezcan”.

orugas
Ejemplares de larva y pupas | Dirección General de Ganadería

La alarma se ha extendido entre la población de varias localidades del litoral cántabro por una plaga de orugas que ha intoxicado ganado vacuno. Así, la Consejería de Medio Rural ha reconocido hoy martes en un comunicado “la presencia en varias localidades del litoral de Cantabria de una plaga de orugas que afecta a los prados y que en determinadas zonas está causando cierta alarma entre la población”. Los técnicos de la Dirección General de Ganadería han asegurado que la especie “no es peligrosa para personas o animales” y “no produce ningún tipo de daño por contacto”, aunque han reconocido que “se han detectado síntomas de intoxicación en ganado vacuno alimentado con forraje verde procedente de praderas muy atacadas, que podrían ser debidos a la ingesta de un número elevado de ejemplares”.

“En determinadas condiciones climatológicas –temperaturas cálidas– pueden proliferar extraordinariamente”

La Consejería ha informado de que, según lo identificado, se trata de larvas de una polilla (mariposa de hábitos nocturnos) de la especie Mythimna (Pseudaletia) unipuncta, cuya aparición es “habitual” en Cantabria, pero que “en determinadas condiciones climatológicas –temperaturas cálidas– pueden proliferar extraordinariamente”. “Cuando se presenta en esta época, es muy voraz y avanza en grupos muy numerosos, lo que hace que en poco tiempo pueda devastar una pradera, de la que consume principalmente las gramíneas”, ha explicado la Consejería, que han añadido que “una vez terminado el alimento”, la larva “se desplaza en grupo atravesando caminos, escalando muros e incluso en algunas ocasiones invadiendo edificaciones, con la consecuente alerta por parte de las personas no familiarizadas”. “También puede causar importantes destrozos en plantaciones de maíz”, han advertido.

“En casos de fuertes ataques o en las inmediaciones de las casas es posible efectuar tratamientos químicos con los productos autorizados en praderas y maíz contra larvas y orugas de lepidópteros”, ha añadido el departamento del Gobierno de Cantabria, que ha explicado que actualmente está permitido “el uso de varias materias de uso profesional, por lo que es necesario contar con el correspondiente carné”, que “no existen productos de uso doméstico autorizados para tratar la plaga en jardines” y que “se pueden utilizar insecticidas comunes” para acabar con “aquellos ejemplares que traten de introducirse en edificaciones”.

La Consejería ha informado de que esta polilla presenta de tres a cuatro generaciones anuales y ha asegurado que las larvas ahora observadas pertenecen a la última de ellas, por lo que el departamento que dirige Jesús Oria “espera que con la llegada de los primeros fríos del otoño desaparezcan”.

Comentarios