jueves 9/12/21
CANTABRIA

La parada biológica decretada para la almeja se prolongará “dos años como mínimo”

El sector calcula que serán necesarias ayudas por más de 1,3 millones. La medida afecta a unos 70 mariscadores de Santander y su Bahía, y a un total de 110 en toda la región.

Además del acuerdo adoptado en Santander, Mogro y San Vicente, en las Marismas de Santoña se está trabajando con el sector para establecer los términos en los que se podría fijar un paro de similares características
Además del acuerdo adoptado en Santander, Mogro y San Vicente, en las Marismas de Santoña se está trabajando con el sector para establecer los términos en los que se podría fijar un paro de similares características

El paro biológico decretado para la almeja en los principales estuarios de Cantabria, y que entró en vigor el pasado 1 de enero, se prolongará durante "dos años como mínimo", según ha asegurado a Europa Press José Luis Álvarez, de la cooperativa de mariscadores de Santander.

Tal y como ha explicado a esta agencia, se calcula que la parada será de al menos dos ejercicios porque la siembra de almejas realizada (un millón de unidades en Pedreña, a las que se sumarán seis millones más en la Bahía de Santander y Santoña, de la especie fina y japonesa) tardan año y medio en dar semilla, y luego tienen que crecer los ejemplares.

Así, Álvarez está "seguro" de que la parada, --acordada en Santander, la Ría de Mogro y el estuario de San Vicente de la Barquera por la "crítica situación" de la especie en la región y el "colapso" de las poblaciones de almeja fina y japonesa--, se prolongará a lo largo de todo este año y el próximo, "como mínimo".

1,3 millones de euros de ayudas

La medida, decretada por la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación tras conocer los resultados de un estudio del Instituto de Hidráulica (IH) de Cantabria, afecta a unos 70 mariscadores de Santander y su Bahía, y a un total de 110 en toda la región.

De los de la capital y su entorno, más de 50 se han apuntado al paro, y el resto probablemente lo haga a partir de marzo, una vez que termine la campaña de la angula -acaba en febrero- y que "no está yendo muy bien", ha apostillado Álvarez.

A esta opción, con la que los mariscadores perciben "la mitad" de lo que suelen ganar, se añade la de posibles ayudas prometidas por el departamento que dirige Jesús Oria, y para las que no hay una cantidad concreta, pues son difíciles de cuantificar, y con las que en todo caso se percibiría "menos de la mitad" de lo que ganan los mariscadores.

No obstante, desde el sector apuntan a un mínimo de 6.000 euros por mariscador y año, lo que elevaría el montante necesario para los mariscadores cántabros afectados durante los dos años de paro biológico previsto por encima de los 1,3 millones de euros.

Así las cosas, "lo que más compensa es regenerar la Bahía" de Santander de almejas, algo en lo que van a trabajar todos los mariscadores, tanto los que se apunten al paro como quienes se acojan a las ayudas previstas. "No queremos ayudas. Queremos trabajar", sentencia Álvarez.

Finalmente, ha indicado que el sector está pendiente de una reunión solicitada al consejero de Pesca, y para la que todavía no tienen fecha.

Parada biológica

Además del acuerdo adoptado en Santander, Mogro y San Vicente, en las Marismas de Santoña se está trabajando con el sector para establecer los términos en los que se podría fijar un paro de similares características.

La Consejería, ante la "grave situación" que está atravesando el sector marisquero en la región, ha definido un paquete de medidas "necesarias" para su recuperación, que van desde la repoblación y restauración de los bancos de almeja en Cantabria hasta el establecimiento de un paro biológico para este recurso, "el peor parado", según indican los resultados del estudio del IH Cantabria.

También se anunciaron desde el Ejecutivo otras medidas para compensar dicha 'parada', como las citadas ayudas económicas y actuaciones con el sector, que incluyen trabajos en los páramos y la promoción de sus productos.

Comentarios