domingo. 03.07.2022
EDUCACIÓN

Los padres de los colegios concertados apuntan a una “motivación laboral más que pedagógica” en el nuevo calendario

Concapa Cantabria se muestra desconfiada de la verdadera utilidad pedagógica del cambio que ha promovido el Gobierno.

CEAPA alerta que el resto de autonomías copiarán este calendario.

Colegio San Agustín de Santander
Los padres de la educación concertada dudan del beneficio didáctico del cambio del horario escolar

La Confederación de Padres de Familia y Padres de Alumnos de colegios concertados de Cantabria (Concapa) ha puesto en duda el aprovechamiento pedagógico que el Gobierno regional defiende con el nuevo calendario escolar que implantará durante el próximo curso, y que este miércoles la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha criticado al considerar que solo responde a “motivaciones laborales” del profesorado.

Según ha declarado a este diario la presidenta de Concapa Cantabria, Mónica Haro, “creemos que hay una motivación laboral más que pedagógica”, y aunque es posible que finalmente el nuevo reparto de festivos y días lectivos beneficie a los alumnos, es algo que “está por ver”. “Nos preocupan mucho los bajones de rendimiento de nuestros hijos”, ha asegurado en referencia a los periodos semanales en los que no habrá clase.

Por ello, y como le han transmitido al propio consejero de Educación, Ramón Ruiz, en un encuentro mantenido este martes, “solicitamos que se adopten medidas para el menor impacto para los estudiantes”, pues consideran que los periodos no lectivos “son paradas que o se gestionan bien o pueden provocar problemas”. En cualquier caso, y como ha revelado, en febrero se realizará una evaluación de este cambio de calendario, y se llevará a cabo en el marco del Consejo Escolar, donde sí estarán todos los padres.

“Pedagógicamente tenemos dudas, y desde luego la conciliación la complican aún más”, ha afirmado Mónica Haro​

Asimismo, Haro ha reiterado la “sorpresa y enfado” que experimentaron los padres de alumnos de la educación concertada cuando se enteraron del cambio de horario para el curso 2016-2017, decisión que siempre se había tomado en el Consejo Escolar, “con aportaciones de las familias”, y que este año se ha adoptado fuera de ese marco.

“Cuando nos lo quisieron explicar nos dijeron que consideraban este calendario como laboral”, ha asegurado la presidenta de Concapa Cantabria, por lo que la Consejería no tenía necesidad de consultar con los padres. Ante el revuelo generado el departamento de Ramón Ruiz “cambió el discurso”, apelando desde entonces a cuestiones puramente didácticas.

“Pedagógicamente tenemos dudas, y desde luego la conciliación la complican aún más”, ha afirmado Mónica Haro, quien ha explicado que ahora es responsabilidad de los padres y de los centros concertados llegar a un entendimiento para lograr la conciliación en esas semanas de descanso, para lo que ya están hablando con CEFE y CERE, las patronales de colegios concertados no religiosos y religiosos respectivamente.

Respecto a las palabras de Ruiz en referencia a la falta de comunicación con Concapa, la presidenta de la confederación regional ha achacado a un problema en la transmisión de la petición del encuentro. “Habíamos pedido cita a la Consejería, y esperábamos que nos dieran una”, ha afirmado Haro, quien ha recordado además que, una vez Ruiz se reunió con FAPA, volvieron a pedir la cita, que finalmente se mantuvo este martes, por lo que no considera que haya habido mala fe.

Mayor ataque a la educación pública

Por su parte, CEAPA ha alertado de que el cambio de calendario escolar en Cantabria "ha corrido como la pólvora" por el resto de comunidades autónomas y teme que el curso que vienen se sumen a esta iniciativa, que, a su juicio, sólo responde a "motivaciones laborales" del profesorado y no pedagógicas.

En una rueda de prensa para valorar el curso académico 2015-2016, que acaba dentro de 15 días en la mayoría de las comunidades, el presidente de esta organización de padres mayoritaria en la enseñanza pública, Jesús Salido, ha lamentado que el acuerdo "unilateral" del Ejecutivo cántabro con los sindicatos será imitado en otros sitios, como ocurrió en su día con la jornada continua, que, según ha dicho, ha supuesto el "mayor ataque a la educación pública".

"Lo de Cantabria es un revulsivo para el resto de autonomías", ha aseverado Salido

"Lo de Cantabria es un revulsivo para el resto de autonomías", ha aseverado Salido, para añadir que hasta ahora sólo había habido un intento similar en Asturias por parte de los sindicatos, pero que no salió adelante por la presión del resto de la comunidad educativa, principalmente de las organizaciones de padres.

A este respecto, la vicepresidenta de CEAPA, Elena González, ha afirmado que "pedagógicamente no está demostrado que el calendario aprobado por Cantabria sea mejor para el alumno" y ha añadido que antes habría que hablar de "tiempos escolares", de los 175 días lectivos que en principio eran un mínimo y se han convertido en un máximo en todas las comunidades autónomas.

Para el presidente de esta organización de padres, una semana de vacaciones cada dos meses no responde una necesidad pedagógica, "máxime cuando durante esos días a los niños se les va a cargar de deberes para que se los lleve a casa". "El descanso, no va a ser para los niños", ha apostillado.

Salido ha dicho que el paso de tres evaluaciones a cuatro, tal y como están configuradas en la mayoría de los centros, que "sólo sirven para ver quien aprueba o suspende", tampoco va a beneficiar al alumnado, que va a tener que hacer "más exámenes".

Una posibilidad para el presidente de CEAPA es "aumentar los días lectivos", pues los contenidos curriculares son "tan extensos" que no da tiempo a impartirlos, o que se produzca un cambio en la metodología de enseñanza de manera que se enseñe por competencias y se establezca una evaluación continua.

Durante la rueda de prensa, los responsables de CEAPA han anunciado el lanzamiento este jueves de una campaña en las redes sociales contra los deberes, con motivo del inminente comienzo de las vacaciones escolares, para que los profesores no manden tareas "extracurriculares" a sus alumnos y respeten su descanso en verano.

Según han explicado, esta iniciativa contará con varios lemas, aunque sólo han enunciado uno de ellos -'Se puede educar de otra manera. Se debe educar de otra manera'- y cuyo objetivo, según han indicado, es intensificar esta reivindicación también el curso que viene porque "va en contra de la igualdad de oportunidades" de los alumnos.

Deberes

Los responsables de CEAPA han anunciado el lanzamiento este jueves de una campaña en las redes sociales contra los deberes

"El tema de los deberes es un debate social. No llegan muchísimas quejas de las familias por los problemas que les genera. Además, las vacaciones de verano deben ser tiempo libre y de ocio para toda la comunidad educativa y no sólo para una parte de ella", ha dicho Salido, que ha advertido de la "penalización" que sufren los alumnos que no completan estas tareas.

En su batalla contra los deberes, CEAPA ha registrado una solicitud de información en el Ministerio de Educación sobre la obligatoriedad de la realización de actividades curriculares fuera del horario escolar por los alumnos y en la que apela a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención de los Derechos del Niño, tratados europeos, la Carta de derechos fundamentales de la UE o la Constitución Española.

"Los centros de enseñanza no pueden exigir ninguna tarea más allá del horario escolar y fuera de las horas lectivas, puesto que la competencia que la ley les reconoce respecto al derecho a la educación infantil y juvenil finaliza en el mismo momento en el que se cumple la estancia en el centro educativo", concluye este documento dirigido al "futuro ministro de Educación".

Buena medida

Por su parte, Ramón Ruiz ha respondido a otra de las críticas que se han producido este miércoles al cambio de calendario escolar, y que ha llegado desde el PP. Al consejero de Educación de Cantabria no le "extraña" que los ‘populares’ pidan la "paralización", y cree que si el principal partido de la oposición pide esto es porque se trata de una "buena medida".

"Que el Partido Popular pida la paralización quiere decir que acabamos de tomar una buena medida para el sistema educativo", ha sentenciado el también titular de Cultura y Deporte, quien ha apuntado al respecto que la formación que lidera Ignacio Diego, expresidente cántabro, "no ha tomado ni quiere que se tome ninguna medida positiva en la educación de Cantabria".

Al consejero de Educación no le "extraña" que los ‘populares’ pidan la "paralización", y cree que si el principal partido de la oposición pide esto es porque se trata de una "buena medida"

Las críticas del PP cántabro sobre el nuevo calendario escolar apuntan a que es una "mala copia" del europeo y pide los estudios previos. Los 'populares' también censuran el "sectarismo, la precipitación, la prepotencia y la falta de consenso" en la gestión por parte de Ruiz.

Pero éste ha replicado criticando el "nivel de demagogia y caradura" del PP al afirmar que los servicios extraescolares y de comedor son "obligatorios" dentro del calendario escolar. A este respecto, el socialista ha reprochado a los anteriores dirigentes del Ejecutivo autonómico y, por tanto, de la Consejería de Educación, que no hicieran "nada", con el "mismo" calendario escolar, de 175 días lectivos, en los veranos de 2012, 2013, 2014 y 2015 y en las vacaciones correspondientes.

Así, a juicio de Ruiz, hasta que el nuevo Gobierno PRC-PSOE no ha "tomado riendas de la educación, no ha habido actividad" en el ámbito extraescolar, en colaboración con los ayuntamientos y las AMPAS, las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos, en los centros.

De todas formas, el titular de la Consejería ha precisado que ésta "se debe preocupar de lo especifico suyo", es decir, del "bienestar físico y emocional" de los alumnos y de su "aprendizaje". Al hilo, ha aseverado que la medida del calendario escolar se ha adoptado de forma "meditada" y ha insistido en que es "beneficiosa" para los alumnos.

Mientras, en materia de conciliación, Ramón Ruiz ha precisado que la Consejería colaborará "en lo que podamos colaborar", porque como ha recordado "no es tarea del sistema educativo".

Además, y para finalizar, el consejero ha reprochado a la diputada del PP Mercedes Toribio el que haya manifestado, este miércoles en rueda de prensa, que su partido tiene que pedir al Gobierno documentos y estudios para saber si están "acertando" con esta medida, así como el hecho de que no haya "entrado al fondo del asunto" porque lo "desconoce".

Con ello, el socialista ha lamentado el "poco interés" que a su juicio tiene el Partido Popular en materia de educación, por lo que además de la "demagogia" les ha afeado su "ignorancia".

Sobre el calendario escolar, ha recordado que se ha aprobado en una mesa sectorial docente, que es la que "aprueba y decide" sobre asuntos como éste. Y ha recalcado que el nuevo constará de 175 días lectivos, es decir, que tiene "igual" diseño que el calendario "habitual". "No hay ni un día más de vacaciones", ha vuelto a recalcar Ramón Ruiz.

Comentarios