jueves 21/10/21
TRIBUNALES

El fiscal pide 7 años a un padre e hijo por abusar de una mujer tras invitarla a comer

Sala de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria
Sala de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria

El fiscal ha solicitado una pena de siete años de prisión para cada uno de los dos acusados, padre e hijo, de abusar sexualmente de una mujer a la que habían invitado a casa a comer.

Además, el ministerio público interesa una multa de 10.800 euros para el primero y de 5.400 euros para el segundo, por quebrantamiento de condena -orden de alejamiento de la víctima, a la que tendrán que indemnizar con 20.000- tras estos hechos.

Serán enjuiciados el miércoles 29 de septiembre a las 9:30 horas en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad.

Según la Fiscalía, la víctima, que había consumido alcohol, cocaína y pastillas, se empezó a encontrar indispuesta, momento en que ambos acusados la invitaron a tumbarse en una cama para que descansara. Entonces, el padre le ofreció una pastilla que, según le dijo él a ella, era paracetamol. Tras tomársela, se quedó dormida. Estando así, y en estado de "semiinconsciencia" por los tóxicos previamente ingeridos -situación que era "patente" y que los dos procesados habían evidenciado- ambos se aprovecharon de estas circunstancias para mantener relaciones sexuales con la víctima.

LA VÍCTIMA SE DESPERTÓ FUGAZMENTE PERO FUE INCAPAZ DE REACCIONAR

De acuerdo con el escrito del ministerio fiscal, el hijo se colocó sobre ella y la penetró vaginal y rectalmente. Ella se despertó "fugazmente" y le pidió que no lo hiciera, pero el joven hizo "caso omiso de los ruegos de la mujer". A continuación, el padre entregó otra pastilla a la víctima, si bien ésta no recuerda si la tomó, y acto seguido la penetró también vaginal y rectalmente.

Pese a su estado semiinconsciente, la mujer preguntó al hombre que qué estaba haciendo, pero "fruto del efecto de los tóxicos y el alcohol consumido, que mermaban significativamente sus facultades psicofísicas, fue incapaz de reaccionar".

Tras los hechos, le fue detectada una vaginosis bacteriana por un germen de transmisión sexual, "que presumiblemente le trasmitieron los dos procesados". La mujer presentó denuncia y como consecuencia del inicio del procedimiento judicial se impuso a los acusados la prohibición cautelar de acercarse y comunicarse con ella. Pero ambos acudieron a un bar cercano a su vivienda en una ocasión, y el padre otra vez más.

DELITO DE ABUSOS Y QUEBRANTAMIENTO DE CONDENA

Los hechos constituyen para la Fiscalía un delito de abusos sexuales, cuya autoría corresponde a los procesados, y dos de quebrantamiento de condena, uno atribuido al hijo y ambos al padre.

Así, la pena solicitada para el padre asciende a siete años de prisión y 10.800 euros de multa, y para el hijo, a otros siete años de prisión y 5.400 euros de multa.

Además, el ministerio fiscal entiende que debe imponerse la prohibición de acercarse y comunicar con la mujer durante diez años, y pide que sean sustituidas las penas de prisión por la expulsión del país durante el mismo periodo.

Finalmente, en concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía considera que ambos deben indemnizar a la mujer en 20.000 euros por los daños morales que le han causado.

Comentarios