lunes. 26.09.2022

Más allá de sus encantos naturales, Cantabria se ha convertido en un destino gastronómico de primer orden. Sus numerosos restaurantes con Estrella Michelin (con Cenador de Amós y sus tres estrellas a la cabeza) comparten la pasión por la buena comida con muchos y muy variados restaurantes en la región. Y sin duda, uno de los platos estrella siempre son las rabas. La forma de prepararlas es bastante sencilla (calamar rebozado), pero es difícil encontrar dos restaurantes que las hagan exactamente iguales: en tiras, en aros, incluyendo los rejos, añadiendo cebolla… Por eso os proponemos un recorrido por las mejores rabas de los establecimientos de Cantabria.

Comenzamos el recorrido por Santander. Son varios los restaurantes cuyas rabas son famosas. Por ejemplo, la cadena formada por La Radio, La Prensa y El Rinconcito, donde se sirven con un poco de cebolla. Hay que señalar que estas rabas son de peludín, el cefalópodo más utilizado para este plato. El tamaño y el sabor de las raciones son ya un referente en la ciudad.

Las rabas son una de las especialidades del Restaurante Cañadío. Servidas con corte grueso, con un rebozado crujiente que permite disfrutarlas tanto en la mesa como en barra o terraza, siendo el plato idóneo como entrante o, simplemente, de picoteo antes de sentarnos a la mesa. Muy cerca de Cañadío está Casa Ajero, un clásico para salir de pinchos que, por supuesto, también ofrece unas raciones de rabas únicas.

El Tívoli también se encuentra cerca de esta conocida zona de ocio de Santander. El secreto de las rabas de este bar, además de su crujiente rebozado, es el modo en que prepara los rejos.

La Vermutería Solórzano, ubicada en la calle Peña Herbosa, es otro de esos establecimientos que se asocian rápidamente a este plato. Calamar fresco, corte a la contra y poco hechas. Esta combinación le da a sus rabas una jugosidad única. Y cerca de este establecimiento, en Puertochico, encontramos el Restaurante Del Puerto, uno de los establecimientos de referencia en la cocina santanderina que, como no podía ser de otro modo, también nos permite degustar rabas. En este caso, además de las rabas ‘tradicionales’, podemos encontrar rabas de magano.

Rabas

Ubicado en San Román, el restaurante La Tucho suele ser uno de los primeros lugares que vienen a la mente al pensar en las rabas, que se caracterizan por una materia prima de gran calidad, un corte grueso y un rebozado suave.

Otro de los lugares tradicionales donde disfrutar de una buena ración de rabas en Santander es en El Faro, el local ubicado junto al Faro de Cabo Mayor, uno de los lugares icónicos que visitar en la capital cántabra. Con un paisaje salvaje a nuestro alrededor, podemos degustar unas rabas de peludín de corte recto y su característico rebozado.

Terminamos nuestro recorrido por Santander con dos establecimientos más. Por un lado, La Bombi, muy próximo a Puertochico. Es uno de los mejores restaurantes de la capital cántabra, y evidentemente, sus rabas tienen una fama que va más allá de los límites de la ciudad. Hechas de calamar, destacan por su fritura, su pequeño tamaño y un característico sabor.

Por otro, Las Olas, ubicado frente a la playa de La Maruca. Su ración de rabas, de rebozado suave y servidas con la tradicional rodaja de limón, se puede disfrutar con vistas al mar antes de dar paso a algunos de sus pescados y arroces.

Pero no solo Santander ofrece este delicioso manjar que cada año atrae a miles de visitantes a nuestra región. Por ejemplo, el Mesón Puente Viejo, en Boo de Piélagos, nos ofrece unas rabas que solo reciben halagos de todos aquellos que las prueban. Con un rebozado crujiente y cortadas en trozos pequeños, son el complemento ideal tanto para abrir el apetito como para pasar una tarde con amigos y familiares. En Piélagos también encontramos El Hostal, en este caso en Oruña. Este establecimiento ofrece una carta elaborada y de calidad en la que no podían faltar unas rabas doradas, con un rebozado suave y de corte fino.

Un municipio marinero como San Vicente de la Barquera también cuenta con numerosos locales donde disfrutar de este plato. Por poner dos ejemplos, el restaurante Puente La Maza tiene para muchos las mejores rabas de calamar, siendo parada obligada además por la calidad de sus platos; y Las Redes, cuyas rabas presentan un corte fino y rebozado oscuro.

La lista de restaurantes puede hacerse interminable, y posiblemente en las preferencias particulares de cada uno haya establecimientos que no se encuentren en las de los demás. Os dejamos a continuación algunos más como La Dársena, en Suances, ofrecen unas rabas diferentes. De rebozado suave y uniforme, las sirve en anillos, a diferencia de muchos otros locales, en los que las tiras y los rejos suelen ser protagonistas.

También destaca Peñón CQ, ubicado en la playa de San Juan de la Canal, en Soto de la Marina. Podemos disfrutar de sus increíbles vistas mientras degustamos unas rabas crujientes y de un tamaño idóneo para llevarse a la boca casi sin tener que cortarlas.

Finalmente, el Bar Villasante, en Ramales de la Victoria, nos ofrece una variada carta en la que no faltan, obviamente, unas rabas de corte fino, recto, con un rebozado crujiente y desigual.

Comentarios